UE: Irlanda se convertirá en el segundo país rescatado en seis meses

La bandera de la UE reflejada en una ventana en Dublín.
Image caption Los analistas señalan que para la UE debe ser perturbador que el rescate griego de mayo no haya evitado el contagio.

Irlanda se convertirá en el segundo país de la zona euro, tras Grecia, que recibirá este año ayuda económica internacional para evitar caer en la bancarrota.

Su gobierno y los ministros de Economía de la Unión Europea se pusieron de acuerdo sobre un paquete de rescate financiero, según confirmó el primer ministro Brian Cowen.

Agregó que el monto y los términos de la ayuda serán negociados en los próximos días con la UE y el Fondo Monetario Internacional.

El ministro de Economía irlandés, Brian Lenihan, dijo que la ayuda no superará los US$136.000 millones.

En mayo, la UE y el FMI pusieron a disposición de Grecia un paquete de ayudas financieras por valor de US$150.000 millones.

Gavin Hewit, editor de asuntos europeos de la BBC, señaló que la gran pregunta ahora es si, después de dos rescates en la UE en menos de un año, es inevitable que se produzca una sucesión de crisis.

Portugal, también aquejado de un alto déficit podría ser el próximo en solicitar ayuda, según los analistas.

Lea: Problemas para el euro

Plan de austeridad simultáneo

Image caption El gobierno quiere reducir el déficit, que se espera que alcance el 32% del PIB a fines de este año, hasta el 3%.

Irlanda, el país que fue conocido en los últimos años como el "Tigre Celta" por su fuerte crecimiento económico, basado en un bajo impuesto de sociedades, sufrió una burbuja inmobiliaria que dejó a los bancos del país con grandes deudas.

Para evitar la bancarrota de los bancos, el gobierno les facilitó una ingente cantidad de dinero público, lo que causó un gigantesco déficit al Estado.

Simultáneo al rescate europeo, el gobierno pondrá en marcha un plan de austeridad de cuatro años que tendrá entre sus objetivos la reforma del sector bancario, que ya había sido nacionalizado en gran parte.

Cowen explicó que el objetivo es reducir el tamaño de los bancos irlandeses.

El gobierno quiere reducir el déficit público, que se espera que alcance el 32% del PIB a fines de este año, hasta el 3% del PIB.

El primer ministro añadió que el impuesto a la renta de las empresas, que en Irlanda es mucho más bajo que en el resto de la UE, no será elevado, a pesar de que algunos países europeos habían puesto esta condición porque creen que supone una ventaja desleal para Irlanda y, además, le impide recaudar fondos en el momento que más lo necesita su economía.

Lea: ¿Paraíso fiscal?

Miedo al contagio

El Comisario de Economía europeo, Olli Rehn, declaró a la prensa en Bruselas que Irlanda tendrá acceso a una línea de creditos durante tres años.

Explicó que la asistencia a Irlanda contribuirá a preservar la estabilidad en la eurozona, el grupo de 16 países que comparte el euro como divisa.

Los analistas señalan que para los ministros europeos de Economía debe ser perturbador que el paquete de ayuda concedido a Grecia no haya servido para evitar que la crisis de la deuda se haya extendido a Irlanda.

"El motivo que lleva a los países europeos a aportar fondos a su socio irlandés es el miedo a resultar contagiados", explicó el editor de asuntos europeos de la BBC.

"El problema irlandés podría extenderse a otros países de la eurozona, como Portugal, que al ver cómo se eleva el precio al que toman dinero prestado en los mercados internacionales, se verían obligados también a aceptar un rescate".

Por su parte, otro de los expertos en asuntos europeos de la BBC, Jonty Bloom, valoró como un signo de la crisis a la que se enfrenta Irlanda, y otros países europeos altamente endeudados, que el plan de rescate haya sido anunciado en las últimas horas del domingo, antes de que las bolsas abrieran el lunes, sin que se hayan concretado aún muchos de los detalles principales del plan.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.