El reto de borrar a un sacerdote abusador

Marcial Maciel, fundador de los Legionarios de Cristo
Image caption Maciel llevó una doble vida y procreó tres hijos.

Por instrucciones del Vaticano, las fotografías de Marcial Maciel deberán ser retiradas de todos los edificios propiedad de los Legionarios de Cristo, la orden religiosa fundada por el sacerdote mexicano en 1941.

La medida -así como la decisión de prohibir la venta de los escritos personales de Maciel en las editoriales, centros u obras de la congregación- es parte de una serie de reformas impulsadas por Roma para "purificar" a los Legionarios, luego de que se confirmara que su fundador, fallecido en 2008, había estado abusando sexualmente de menores desde la década de 1950.

Lea también: Ordenan cambios en Legionarios de Cristo

El actual director de la Legión de Cristo, Álvaro Corcuera, señaló sin embargo que quien lo desee podrá conservar fotografías de Maciel o leer sus escritos "de manera privada".

Y es que por más que sea cierto eso de que "ojos que no ven, corazón que no siente", la idea de que se puede borrar completamente de la historia a las figuras caídas en desgracia parece pertenecer a otros tiempos.

El ejemplo de Stalin

Efectivamente, cuando se piensa en el problema de las "fotos incómodas", es difícil no pensar de inmediato en la antigua Unión Soviética.

Image caption Stalin mandó a borrar de las fotos oficiales a sus rivales. Años más tarde, fueron removidas sus estatuas.

Bajo el gobierno de Josef Stalin el estado comunista popularizó la práctica de eliminar de las fotos oficiales a los antiguos camaradas del líder soviético en la medida que estos iban cayendo en desgracia.

Y todo un equipo de censores también trabajaba para borrar de los archivos fotográficos a los "enemigos del sistema" eliminados en la vida real por las fuerzas de seguridad.

La práctica se extendió a varios estados de Europa oriental. Aunque esto no significa que esta era exclusiva de los países comunistas.

Pero incluso hace 80 años, y bajo regímenes totalitarios, la tarea de reescribir la historia no tenía el éxito garantizado.

"Usando herramientas de retoque o manchas de tinta, los censores fotográficos trabajaban en silencio", se explica la introducción a una exposición sobre las manipulaciones de fotografías en la época de Stalin organizada por el Newseum, un museo dedicado al periodismo y las noticias ubicado en Washington D.C.

"Pero a pesar de su poder, al final fracasaron", se afirma en la presentación de la muestra, en la que pueden observarse las imágenes originales al lado de las versiones manipuladas.

Internet y su larga memoria

Hoy por hoy, en la era de Internet, todo parece indicar que un esfuerzo similar estaría más que condenado al fracaso.

Y es que como explica el experto en tecnología de BBC Mundo, David Cuen, "es casi imposible borrar la información que ya existe en la red".

"La fragmentación de sitios que alojan contenido e información es tan amplia que sería una labor titánica ir uno por uno y asegurar que borraste bit por bit lo que está en el ciberespacio".

"Internet es el medio en el que es más fácil grabar huellas digitales y más difícil borrarlas".

Esa no es, en cualquier caso, la intención declarada del Vaticano.

Según la página web de los Legionarios de Cristo, las autoridades eclesiásticas sólo esperan que las "Disposiciones sobre la persona del fundador" ayuden "a todos los legionarios y miembros del movimiento Regnum Christi a centrarse en la persona de Cristo".

Y así, las nuevas instrucciones -que también aplican al movimiento apostólico laico Regnum Christi, también fundado por el mexicano- establecen que las fechas relativas a la persona de Maciel como nacimiento, bautismo, onomástico y ordenación sacerdotal ya no serán objeto de festejos.

La única excepción será el día del aniversario de su muerte, designado como un día dedicado especialmente a la oración para los Legionarios.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.