Larry King: el rey se jubila

Entrevista a Bill Clinton en 2007 en "Larry King Live".
Image caption King convertía el estudio de CNN en el salón de su casa y en ese ambiente acogedor, recibió a candidatos a la Casa Blanca, actores, deportistas y cantantes de moda.

Toda personalidad que se haya mantenido en la televisión por mucho tiempo se expone al peligro de caer caricaturizado por el público y la prensa y eso es lo que muchos dicen que le estaba pasando a Larry King, el legendario entrevistador de CNN, que este jueves dijo adiós a su programa después de 25 años.

Es fácil reducir a King al tipo con tirantes de colores y voz de gravilla, el entrevistador que descaradamente pasaba de la seriedad al periodismo rosa, a menudo en el mismo programa.

("Gracias por su análisis senador Dole... ¡y a continuación, Celine Dion!).

Pero lo cierto es que este presentador de 77 años ha dejado una huella duradera en el panorama de los medios de comunicación de Estados Unidos.

King ha hecho más de 50.000 entrevistas en toda su carrera, primero en la radio, y desde 1985 en su programa nocturno de CNN, "Larry King Live", por el que han pasado más de 6.000 invitados.

King convertía el estudio de CNN en el salón de su casa y en ese ambiente acogedor, recibió a candidatos a la Casa Blanca, actores, deportistas y cantantes de moda.

Su último programa ha incluido una serie de mensajes de despedida de personajes de la vida cultural y política estadounidense, entre ellos el presidente Barack Obama.

El periodista británico Piers Morgan, de 45 años, le reemplazará a partir del próximo mes de enero.

Lea: un británico sustituirá a King

CNN en el mapa

Image caption Larry King ha sido criticado por ser manso con sus entrevistados.

Para muchos, a King puede atribuirse el haber instalado a CNN dentro del universo de medios de comunicación con proyección mundial.

Obviamente no lo hizo solo, pero el popular presentador consiguió entrevistas que se convertían en noticia de alcance desde que comenzó con su programa.

Según el periodista de la BBC en Estados Unidos, Rome Hartman, una figura que ayudó a ese proceso fue el candidato presidencial Ross Perot, quien anunció en 1992 su postulación a la Casa Blanca en el show de King.

El diminuto industrial de Dallas volvió al programa en varias ocasiones durante los meses de campaña y fue entonces cuando se cimentó el papel de King en la escena nacional.

El entrevistador manso

Larry King es conocido por ser manso con sus entrevistados. Se le ha criticado que no recurriera a preguntas difíciles e impertinentes, y que cuando recurría a ellas lo hicera de manera extremadamente cuidadosa o inocua.

Esto tuvo dos consecuencias. Por un lado, todo el mundo, en especial los políticos, quería ser entrevistado por Larry King en el convencimiento de que tendría una pasantía fácil y beneficiosa en términos de fama al día siguiente.

Y, en segundo lugar, obligó a su competidores de otros canales a limarle las asperezas a sus propias entrevistas.

Hoy en día, los políticos estadounidenses eligen a sus entrevistadores, y esto es un legado de Larry King.

Así, no hay candidato a la Casa Blanca que no haya aparecido en su show.

Aunque fue líder durante mucho tiempo entre los canales de noticias de la televisión por cable en Estados Unidos, en su último año se ha situado tercero, por detrás del programa de Sean Hannity, en Fox News y del de Rachel Maddow, en MSNBC.

Su audiencia media ha sido de 700.000, muchos menos que el máximo de 1.640.000 televidentes que alcanzó en 1998.

Anunció su retirada en junio y decidió ponerle muy alto el listón a sus competidores: ¿quién entrevista a Vladimir Putin, Garth Brooks, Tony Blair y Jon Bon Jovi, en el espacio de una semana o dos?

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.