Pastor Maldonado: la revolución que se parece a la F1

Pastro Maldonado
Image caption Maldonado no oculta sus simpatías con un gobierno que lo ha respaldado.

El piloto de 25 años Pastor Maldonado, está calentando ya los motores con el objetivo de hacer historia en 2011 por sí mismo y para el deporte venezolano.

Por primera vez desde 1984, ese país tiene un representante en la máxima categoría del automovilismo mundial, la Fórmula 1, gracias a un contrato con la escudería Williams, que logró tras su coronación en la GP2.

Lea también: Pastor Maldonado reemplaza a Nico Hulkenberg en Williams

Para compartir este logro con los venezolanos, ofrecerá una exhibición en Caracas la próxima semana al volante de un Williams, temporada 2010. "El de 2011 no ha nacido", dijo este jueves en una rueda de prensa en una de las sedes la empresa estatal venezolana, Petróleos de Venezuela (Pdvsa)

El presidente Hugo Chávez está invitado al evento, aunque no está confirmada todavía su asistencia. Maldonado no oculta su simpatía por el jefe del Estado venezolano y por un gobierno que le ha dado su apoyo.

Según algunas publicaciones especializadas, la Williams recibiría de Pdvsa unos US$36.000.000 anuales durante el próximo lustro por concepto de patrocinio. El piloto y su equipo no confirman ni niegan esta versión, de la que dicen hablarán dentro de un cronograma de anuncios futuros.

En todo caso, asegura que no hay contradicción entre practicar un deporte de muchos millones y declararse afecto a una revolución socialista.

"No hay conflicto. La revolución está muy cerca del automovilimo, porque tenemos muchas revoluciones en los motores de los carros", responde, con una broma, a una pregunta de BBC Mundo.

Lea también: El piloto favorito de Chávez llega a la F1

Ricos y famosos

Maldonado hubiera podido pasar de incógnito en el encuentro con la prensa, como cualquier joven venezolano, si su rostro no fuera ya lo suficientemente famoso.

Vistiendo jeans a la moda, un poco rotos y desteñidos; nítidos zapatos deportivos de marca, una camisa a cuadros que asoma bajo la chaqueta tricolor del ministerio del Deporte, y la gorra de Pdvsa, nada parece develar en él la extravagancia que se asocia al deporte de motor.

Lo que sí tiene desde ya es la atención de un ejambre de periodistas nacionales e internacionales, que esperan pacientemente para hacerle una pregunta, tomarse una foto con él o hasta pedirle un autógrafo. Entre ellos se cuela BBC Mundo.

"Los ricos y famosos son los que van a ver el show. Nosotros (los pilotos) somos los que hacemos el espectáculo, los que hacemos el trabajo, que es deportivo. Queremos lograr no sólo ser los mejores en el béisbol y otros deportes. Llegó la hora en la Fórmula 1", dice, consultado sobre si ya ha probado esa vida de diamantes y glamour que le parece prometida.

Image caption Periodistas y seguidores esperaron por su autógrafo.

"El pueblo está muy contento con todo esto. No me siento como héroe, quizás como un ejemplo a seguir. Quizás ayudaré a que otros pilotos a mis espaldas lleguen también a competir a este nivel. La idea es tenerlo como Brasil", explica.

Maldonado señala que el automovilismo "involucra tecnología, y eso es lo que hace la diferencia en cuanto a costos y precios". Pero en lo que a él respecta, se trata "de un deporte como cualquier otro".

Orgullo y preparación

"Representar a Venezuela es un honor (...) Doy gracias a Dios de poder hacerlo. Venezuela está creciendo mucho en el deporte (atletismo, natación, béisbol), estamos trabajando muy duro y seguimos cosechando victorias", añade, para luego acotar que aunque el automovilismo no es un deporte de masas, tiene muchos seguidores en el país.

En cuanto a su propia preparación, Maldonado asegura que está dedicado a ella al ciento por ciento.

Dice que los circuitos que conoce mejor son los de Europa, pero que "los otros no serán un problema, gracias a la tecnología, pues con los simuladores uno se prepara muy bien". Entre sus preferidos menciona a Mónaco, Monza y Turquía. Califica de "un honor" correr junto a Rubens Barrichello, "el piloto más experimentado de la Fórmula 1", mientras que él es "un novato, con toda la vida para aprender".

Señala que "la constancia, la determinación y las ganas de trabajar" serán lo que le permitirá destacar. Y es que, de momento, dice no tener espacio para otro sueño. Nada de familia, futura esposa o hijos por ahora. Aunque admite que tiene novia.

Para Maldonado, quien nació y creció en una familia vinculada con el deporte, la F1 ha sido un anhelo desde los 7 años, cuando dice haberse subido un automóvil para nunca más bajar.

"Ahora hay que correr. Antes era un sueño. Ahora es un objetivo. Si veía a Shumacher y a otros como ídolos, ahora son contrincantes", precisa.

¿Lograr un título será una tarea de años? "Estoy consciente de que no es fácil. Pero voy con todo", indica. Y asegura que para ello tiene "buen nivel".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.