Haití y el reto de qué hacer con Duvalier

Jean Claude Duvalier
Image caption "Baby Doc" llegó en un vuelo procedente de Francia donde había estado viviendo en el exilio.

Mientras la comunidad internacional expresa su sorpresa ante la llegada a Haití del ex gobernante de facto Jean Claude Duvalier, organizaciones defensoras de los derechos humanos hacen un llamado para que la justicia de ese país lo enjuicie por los delitos que se le imputan.

Tras 25 años en el exilio, "Baby Doc", como se le conoce a Duvalier, regresó a un país devastado por el terremoto de hace un año e inestable en lo social y en lo político.

Lea: El ex presidente Duvalier regresó al país

Es precisamente la incertidumbre en que se encuentra inmersa la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, la que algunos analistas apuntan como la motivación del ex presidente para regresar.

"Es muy probable que quiera aprovechar esta última crisis política haitiana para presentarse como alternativa o intentar lavar sus antecedentes criminales", le dijo a BBC Mundo José Miguel Vivanco, director para América de la organización no gubernamental Human Rights Watch.

Lea: Haití: suspenden la segunda vuelta electoral

Grupos defensores de los derechos humanos exhortan al gobierno y al sistema judicial haitianos a que asuman el desafío de desempolvar las investigaciones que existen en ese país sobre los casos de corrupción y las atrocidades que afirman ocurrieron durante su mandato (1971-1986), la mayoría cometidas por su milicia privada, conocida como los Tonton Macoutes.

Así mismo, piden que las autoridades asuman el reto de escuchar los testimonios de quienes aseguran haber sido víctimas o testigos.

Grupos de derechos humanos estiman que durante los regímenes de facto de Francois Duvalier "Papa Doc" y su hijo Jean Claude, murieron entre 20.000 y 30.000 personas a consecuencia de la represión.

"Las violaciones de derechos humanos generalizadas y sistemáticas perpetradas en Haití durante el régimen de Duvalier equivalen a crímenes contra la humanidad. Haití tiene la obligación de procesarlo, tanto a él como a cualquier otra persona responsable de estos crímenes", dijo Javier Zúñiga, asesor especial de Amnistía Internacional.

Activistas como Vivanco reconocen que no será una tarea fácil, pero hacen un llamado para que las "frágiles" instituciones haitianas "reaccionen".

Lea: Radiografía de Haití

"Eso significa: arrestar, procesar y ojalá, dentro de un plazo razonable, condenar al ex dictador Duvalier por miles de atrocidades cometidas durante 15 años y, al mismo tiempo, por el robo y la corrupción que sufrió Haití durante el gobierno de Duvalier".

Desde el principio

Image caption Duvalier fue expulsado del poder por una revuelta popular.

En Haití, según explicó Vivanco, no existe ninguna causa abierta contra el ex gobernante de facto.

En la década de los 90, un grupo conformado por personas que se definieron como víctimas de Duvalier intentó llevarlo a juicio en Francia, pero el procedimiento fracasó.

"No pudo concluir exitosamente porque la legislación francesa, que castiga crímenes de lesa humanidad, no se puede aplicar retroactivamente a delitos que se cometieron antes de 1994", indicó Vivanco.

Aunque algunos pueden ver el regreso de Duvalier como un factor que contribuya a la inestabilidad política del país, otros ven su retorno de otra manera.

"Su presencia, a pesar de la intimidación que pueda causar en muchos, facilitaría las investigaciones de esos hechos (…) Hay acuerdos y tratados internacionales que obligan no sólo al gobierno haitiano, sino a la comunidad internacional a hacer causa común frente a un personaje como Duvalier", señaló Vivanco.

Para Amnistía Internacional, es una ocasión perfecta para que las autoridades haitianas rompan el círculo vicioso de impunidad que ha existido por décadas en el país.

"No poner a los responsables a disposición judicial sólo conducirá a que se cometan más abusos contra los derechos humanos", indicó Zúñiga.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.