El Super Bowl augura buenos tiempos financieros

Una señal de Wall Street Derechos de autor de la imagen AFP

Mientras que los economistas en Estados Unidos y los asesores de Barack Obama se rompen la cabeza para predecir el rumbo que tomará la economía de ese país en 2011, para algunos la respuesta está en el Super Bowl (o Super Tazón), que se jugará este domingo.

Y es que la final del torneo profesional del fútbol americano se ha convertido para muchos en una bola de cristal capaz de predecir cómo se desenvolverá el mercado bursátil.

Lea: El poder tecnológico del fútbol americano

A través de los años, se ha popularizado un sistema de previsión del mercado que establece que si uno de los equipos originales de la Liga de Fútbol Nacional (NFL, por sus siglas en inglés) gana la final del fútbol americano, la bolsa de valores subirá ese año.

Pero, si el equipo triunfador tiene su origen en la Liga de Fútbol Americano (AFL, que se fusionó con la NFL en 1970), la bolsa caerá.

"Por esa razón, el partido del domingo es especialmente interesante y bueno para Wall Street", le explicó a BBC Mundo el profesor de Finanzas de la Universidad Washington y Lee, George Kester.

"Tenemos a dos de los equipos originales de la NFL jugando el Super Bowl: los Empacadores de Green Bay (Green Bay Packers) y los Acereros de Pittsburg (Pittsburg Steelers). Independientemente de quién gane, el indicador del mercado del Super Bowl predice que este año la bolsa subirá", señaló el experto.

¿Ciencia o coincidencia?

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption El Super Bowl mueve millones de dólares en cuestión de días.

Kester es contundente al afirmar que el Super Bowl Stock Market Predictor (como se conoce en inglés) carece de una base científica. "En realidad es pura coincidencia y algo divertido para comentar", señaló.

Pero aún si la rigurosidad metódica no acompaña a este indicador, las estadísticas parecen estar a su favor.

"El encuentro de dos equipos 'originales' de la NFL en la final se ha dado nueve veces en los 44 años de historia del Super Bowl: 1971, 1975, 1976, 1979, 1980, 1996, 2007, 2009 y 2010. En esos nueve años, el mercado de valores (de Nueva York) siempre subió", explica Kester.

Y, de acuerdo con el experto, las bolsas cayeron en promedio 3,61% en los años en que los equipos de la AFL ganaron el título.

En un artículo publicado en The Journal of Finance, en 1990, los investigadores Thomas M. Krueger y William F. Kennedy demostraron que el indicador Super Bowl había sido correcto 91% veces, entre 1967 y 1988.

Aunque, según Kester, si se toma en cuenta la final de 2010, la precisión del indicador es de 77,3%.

Una de las publicaciones líderes en el área financiera, The Wall Street Journal, se hizo eco de la teoría este año: "(El indicador) funcionó el año pasado cuando los Santos de Nueva Orleáns (New Orleans Saints), un equipo original de la NFL, ganó el gran partido: el índice industrial Dow Jones creció 11% durante el año", escribió.

Aunque la mayoría de los economistas ven con escepticismo el indicador del Super Bowl, sí hay evidencia de que contiendas deportivas como los mundiales de fútbol influyen en las actividades bursátiles.

Lea: Mundial 2010: ¿negocio del campeón o del organizador?

El otro fútbol

Los investigadores Guy Kaplanski, de la Universidad Bar Ilan de Tel Aviv, y Haim Levy, de la Universidad Hebrea de Jerusalén, analizaron 12 mundiales de fútbol y encontraron que el mercado de valores estadounidense cayó por debajo de la tasa promedio de retornos durante el mes de la competición, en comparación con los otros días del año.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Los expertos aseguran que los corredores de bolsa no son tan racionales como muchos creen.

La explicación de esa caída está dada, según los autores del estudio, por un factor meramente irracional.

"Cuando estamos felices o tristes, percibimos el riesgo de diferente manera (…) Si estamos de mal humor o si estamos enfermos, vemos el riesgo de invertir en la bolsa más grande de lo que en realidad es", le dijo Levy a BBC Mundo.

De acuerdo con esta investigación, la bolsa estadounidense siente el impacto de las tristezas mundialistas del resto del planeta por ser uno de los centros financieros más importantes del mundo.

"Alrededor del 35% de las transacciones en el mercado de valores de Estados Unidos son hechas por extranjeros. Si soy italiano, y estoy decepcionado porque mi equipo perdió en el Mundial y no quiero comprar acciones, tampoco voy a querer comprar acciones en Nueva York", explicó Levy.

A medida de que el Mundial avanza, más equipos son eliminados, más gente se desilusiona y, por ende, más corredores de bolsa evitan invertir en el mercado de valores. "Se trata de un efecto que se acumula por treinta días en la bolsa", aseveró el experto.

Un factor sentimental

Un estudio del Instituto de Tecnología de Massachussets (Massachussets Institute of Technology, por sus siglas en inglés), publicado en 2006, explica que el mercado bursátil de un país cae aproximadamente 0,49 puntos porcentuales el día siguiente a la eliminación de su selección nacional del Mundial de Fútbol.

Los autores de la investigación llegaron a esa conclusión tras analizar los resultados de 1.162 partidos de fútbol disputados por 39 países, entre 1973 y 2004, en el marco de torneos como el Mundial, la Eurocopa, la Copa América y la Copa Asiática.

"El efecto (de la eliminación de los equipos sobre las bolsas) es más fuerte en los países donde el fútbol es muy importante como Inglaterra, Francia, Alemania, Italia, España, Argentina y Brasil", le indicó a BBC Mundo uno de los autores del estudio, Alex Edmans.

La explicación, como lo corroboraron Kaplansky y Levy, está en los sentimientos.

"Las personas están afectadas por las emociones (...) La pregunta que queríamos responder es si los mercados están guiados por los fundamentos (económicos) o por las emociones. Demostramos que algo que no debería afectar los lineamientos de una compañía, tiene un substancial impacto en el mercado. La gente no es racional, la gente no es capaz de separar sus emociones", indicó Edmans, quien actualmente es profesor de la Universidad de Pensilvania.

Para aquellos que creen que un partido de fútbol no es más que dos grupos de hombres corriendo detrás de un balón, los expertos les recuerdan que las emociones que emanan de las justas deportivas se transfieren en la vida cotidiana muchas veces sin advertirlo.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.