Fiat regresa a EE.UU. con su modelo 500

Fiat 500 Derechos de autor de la imagen BBC World Service
Image caption Fiat vuelve a Estados Unidos luego de una ausencia de 27 años.

En el frío invierno de Michigan, Carl Galeana se prepara para traer un poco del soleado glamour de Italia a una zona que casi siempre ha sido monótona en términos automovilísticos.

Durante las últimas semanas, su concesionario de 12.000 metros cuadrados ubicado en los suburbios de Detroit ha cambiado por completo.

A pesar de que aún luce como un edificio convencional, la antigua estructura de General Motors Saturn pronto estará equipada con una colorida variedad de modelos Fiat 500, con áreas de servicio en la parte de atrás.

"Debería estar funcionando a mediados de febrero", dice Galeana mientras realiza una inspección al edificio que tendrá paredes de vidrio y un cartel con letras mayúsculas que dirá FIAT.

Construyendo las bases

La llegada de Fiat a Warren, Michigan, ha sido bien acogida por los habitantes de la ciudad, sobre todo porque allí, uno de cada diez es de origen italiano, explica Galeana.

"Son muy apasionados por la marca", dice sonriendo.

Sin embargo, es probable que esa pasión no se traduzca de inmediato en las ventas.

Durante el primer año, Galeana espera vender entre 250 y 300 carros, que reconoce "no son una gran cantidad".

Pero es un comienzo.

"Estamos entrando en este mercado después de una ausencia de 27 años", señala Sergio Marchionne, presidente ejecutivo de Fiat y su socio Chrysler.

Así que antes de que las ventas puedan empezar a subir, la marca debe ser reconocida.

Otros modelos

Derechos de autor de la imagen BBC World Service
Image caption Según expertos, el mercado global de vehículos se está enfocando cada vez más en los modelos europeos.

En principio, el trabajo de los pequeños modelos 500 será reintroducir la marca Fiat en Estados Unidos.

"Es muy parecido al Mini", asegura Galeana, refiriéndose al diseño retro de ambos autos.

Además, añade Marchione, "el carro representa valores íconos de Italia".

La esperanza, entonces, es que pronto puedan venderse de 60.000 a 65.000 vehículos Fiat 500 al año.

Y poco a poco, mientras las expectativas de los clientes aumentan, otros modelos de Fiat se incorporarán el año que viene o el siguiente.

Con el sello europeo

El retorno de Fiat a EE.UU. ocurre en medio de la preocupación generada por el aumento de los precios de la gasolina a casi US$4 por galón, y la creciente demanda de autos pequeños y de menor consumo, no sólo en EE.UU., sino en todo el mundo.

"El mercado global de vehículos se está enfocando cada vez más en los modelos europeos", señala Callum MacRae, analista de la industria del motor PricewaterhouseCoopers.

"Los fabricantes europeos son expertos en tecnología de motores", asegura.

Esto podría beneficiar a Fiat si logra transmitir el mensaje de que la "economía de combustible está integrada en su marca", reconoce Marchionne.

"Sin embargo, es mucho más que eso. Yo no creo que dependa tanto de los precios del combustible", insiste.

"Comprar un Fiat 500 es una elección de estilo de vida", dice Marchionne.

Lo que no queda claro es si ese estilo de vida se ajustará a los estadounidenses.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.