El tsunami del milenio

Casa arrastrada por el tsunami. Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Las olas del último tsunami alcanzaron una altura de hasta 10 metros y avanzaron cuatro kilómetros tierra adentro.

Un tsunami tan potente como el que el viernes arrasó la costa del noreste de Japón solo se produce una vez cada 1.000 años, según uno de los sismólogos más prominentes, Roger Musson.

En concreto, Musson dijo que hay rasgos parecidos entre el terremoto y tsunami de la semana pasada y otro que se produjo en la costa de Sendai en el año 869.

No es extraño que se produzcan tsunamis en las aguas de Japón. En los últimos dos siglos, otros terremotos con epicentro en el océano Pacífico también enviaron grandes columnas de agua sobre las costas japonesas.

Pero el tsunami "Jogan" del año 869 impulsó el agua hasta cuatro kilómetros tierra adentro, según descubrió hace 10 años un equipo de científicos japoneses.

Estos científicos concluyeron que tsunamis tan gigantescos solo se producen en la región una vez cada 1.000 años. Musson, que encabeza el Servicio Geológico Británico, apuntó que el tsunami del viernes es comparable a aquel del año 869.

Vea: Japón, antes y después del terremoto

Olas gigantescas

Derechos de autor de la imagen BBC World Service
Image caption El tsunami del viernes arrasó la costa noreste de Japón.

Las olas del último tsunami alcanzaron una altura de hasta 10 metros. Aún no se ha determinado hasta qué distancia penetraron, pero está claro que fueron varios kilómetros.

El sismólogo británico le dijo a la BBC que aunque la región fue escenario de otros grandes terremotos en 1933 y en los años noventa del siglo XIX, las estadísticas señalan que por cada terremoto de magnitud 9 se producen diez de magnitud 8 y cien de magnitud 7.

Sin embargo, otros investigadores contactados por la BBC fueron más cautos a la hora de establecer conclusiones sobre la frecuencia de un tsunami gigantesco, debido a la gran actividad sísmica de esta región.

Hace diez años, un equipo dirigido por el profesor Koji Minouta, de la Universidad Tohoku, analizó sedimentos en las costas de Sendai y Soma, en el noreste del país, que conservaban restos del gran tsunami del año 869.

Concluyeron que el tsunami medieval fue probablemente generado por un terremoto de magnitud 8,3 con epicentro en el océano.

También dijeron haber encontrado evidencias de que dos tsunamis de la escala del de "Jogan" se habían producido con anterioridad, lo que les llevó a concluir que en los últimos 3.000 años se habían producido tres tsunamis gigantescos.

Contenido relacionado