Madrid y el "boom" de los autores latinos de la crisis

Nani, caricaturista colombiana Derechos de autor de la imagen other
Image caption Nni ha publicado diez libros de humor gráfico.

Han salido de diferentes crisis para llegar a otra, la de España. Pese a ello, para los autores latinoamericanos Madrid es una Meca editorial del mundo hispano a la que se sueña llegar.

La capital española no es el París mitificado del "boom" latinoamericano pero sus calles hierven de escritores y creadores que trabajan a destajo apoyados en su tesón y en las nuevas tecnologías.

Muchos de ellos no superan los 40 años y llevan entre cinco y 12 años en España.

Suelen ganar concursos literarios en ayuntamientos de toda la península y, cada vez más, premios como el prestigioso Alfaguara de novela, entregado recientemente al colombiano Juan Gabriel Vásquez por su obra: "El ruido de las cosas al caer".

El éxito en muchos casos está empantanado por la crisis, la supervivencia y las todavía férreas estructuras editoriales.

Cuatro autores latinos afincados en Madrid le cuentan a BBC Mundo sus estrategias para abrir camino.

"Mi historia es un milagro"

El día que el Rey Juan Carlos le entregó el Premio Rey de España por una serie de crónicas sobre la inmigración, el periodista y escritor peruano Martín Mucha regresó a su niñez, a los áridos enjambres de chabolas donde creció en Lima.

"Mi historia en España ha sido un milagro, tras un milagro, aunque sé que no es lo normal. Con la crisis las editoriales son menos permeables, más difíciles de convencer y eso se nota en la desazón de muchos escritores", comenta.

Actualmente trabaja como redactor en el diario El Mundo y acaba de publicar su novela "Tus ojos en una ciudad gris", un retrato de una Lima "dividida en gente con sueños y gente que no podrá cumplirlos".

"Madrid sigue siendo la gran metrópoli literaria y cultural de los que hablamos castellano. Si tienes éxito con una novela casi que lo tendrás en América Latina. Es la misma historia de un futbolista que sueña llegar al Real Madrid o al Barcelona, a pesar de que existan industrias editoriales muy fuertes como la mexicana", detalla Mucha.

"La ventaja de los latinos es que estamos preparados para las crisis, a inflaciones de varios ceros. Sobre eso casi que cualquier cosa es mejor", agrega.

"Internet es el camino para publicar"

Vive en La Latina, en el cruce de bares y balcones coloridos más bullicioso de Madrid.

"Me interesa poco París, la tenemos mitificada y no tiene noche. Prefiero Madrid, con sus calles estrechas, su tosquedad y su noche larga", comenta la poetisa chilena Violeta Medina. Allí ha escrito sus libros de poemas "Juegos de humedad", "Pentagramas" y "Piel de vidrio".

Derechos de autor de la imagen other
Image caption Sánchez señala que hay mucha dispersión de escritores.

Su poesía se mezcla con el performance, con las artes visuales y las nuevas tecnologías.

"Creo que Internet es la herramienta de nuestro tiempo para publicar. El mundo editorial sigue anquilosado, cerrado, se publica al amiguete de turno. En mi caso me he salvado pero sé lo difícil que es", detalla Violeta y luego agrega que ha tardado dos años en convencer a una editorial para publicar una antología de poesía bengalí, inexistente en castellano.

"La crisis está sirviendo de revulsivo. En España funcionan muchas cosas vía subvenciones. Ahora que muchos proyectos se han quedado desnudos están surgiendo propuestas interesantes. En el mundo editorial quizás pensamos que todos podemos escribir y el papel no aguanta tanto. Por eso veo a Internet como el camino", comenta.

Violeta compagina la poesía y los perfomances como jefe de prensa de diversos proyectos.

"Hay que buscarse la vida en otros sitios"

Magola es una mujer sin pelos en la lengua que suele dejar en ridículo al machismo.

La caricaturista colombiana Nani Mosquera creó el personaje en Bogotá pero en España se expandió: sus viñetas se han paseado por medios como Interviú o el diario La Razón y ahora en varios medios de América Latina.

Derechos de autor de la imagen other
Image caption Mucha recibió el premio Rey de España por una serie de crónicas sobre la inmigración.

"Salí de Colombia en la crisis de 1998. Ya había estado en España y había sentido cómo los autores de cómic eran muy valorados. Con mi esposo y mi hijo decidimos arriesgarnos. Crecimos con la bonanza, pude incursionar en países como México, Brasil, Estados Unidos, gracias a que estaba en España. Ahora, con la crisis, todo va muy lento", explica.

El año pasado para la celebración de los 15 años de Magola, la autora tenía previsto un libro con Ediciones B de Barcelona.

"Finalmente no se pudo a través de ellos sino de su filial en Colombia. Se han recortado muchos presupuestos y hay que buscarse la vida en otros sitios, especialmente en América Latina. La gran ventaja es el lenguaje", detalla.

Nani ha publicado diez libros de humor gráfico y lleva una línea de ropa interior con sus personajes.

"En España hay crisis, en América Latina traumas"

"Tenemos nociones diferentes de crisis. España vive una crisis económica importante pero no tiene nada que ver con nuestros traumas sociales. Cuando llegas a una ciudad como Madrid donde el transporte público funciona, donde no corres el riesgo de que te vayan a matar, estamos reflexionando sobre cosas distintas", comenta el escritor venezolano Eduardo Sánchez, ganador del premio Iberoamericano de Literatura Arturo Uslar Pietri con la obra "Blue Label".

Lleva tres años en Madrid, explorando las bibliotecas y rincones de la ciudad que se le antojan terriblemente cómodos.

"La inseguidad y el caos vehicular pesan mucho en Caracas, llegar a la Biblioteca Nacional es muy díficil. A eso hay que sumarle la situación política: se ha cerrado el Ateneo, muchas librerías. He huído de todo eso aunque siga escribiendo de Venezuela", detalla el autor.

En breve presentará su segunda novela "Transilvania unplugged".

La crisis española, no obstante, aprieta. "Hay mucha competencia. Las editoriales españolas me critican la jerga local de los libros. He administrado el dinero del premio por unos meses pero siempre he ido buscando artículos para corregir. En cualquier caso la comunidad de latinos es bastante solidaria. Existe una especie de red de escritores en crisis", explica.

"La gente que escribe ahora no tiene una pose de vanguardia, no hay un concepto de somos, más bien hay mucha dispersión de escritores y de temas, mucha experimentación. Por eso no creo que Madrid sea la nueva París, la del 'boom'. Tampoco creo que ahora mismo haya una capital cultural si acaso Internet, la comunidad virtual", subraya el escritor.

Contenido relacionado