Carne de caballo, el negocio tabú que florece en Argentina

Carne Derechos de autor de la imagen AP
Image caption La carne de caballo argentina se vende principalmente a Rusia, Holanda, Francia, Italia, Japón, Bélgica y Alemania.

Los argentinos son famosos por ser uno de los pueblos más carnívoros del mundo. Además de vacas, en los últimos años ha crecido el consumo de otros animales, como el pollo, el cerdo y el cordero. Pero la afición de los argentinos por la carne tiene sus límites.

La mayoría rechaza el consumo de algunos animales que se comen popularmente en otras partes del mundo. A nadie se le ocurriría, por ejemplo, pedir perro o gato en una "parrilla" argentina, como sí podría consumirse en algunos restaurantes asiáticos.

Los argentinos tampoco comen ranas o caracoles, considerados manjares en algunas partes de Europa. Y a muchos repugnaría la idea de comer carne de caballo, otro alimento codiciado en algunas ciudades europeas.

Lo paradójico de este último caso es que si bien el consumo de carne equina es considerado un tabú en muchas partes del país, lo cierto es que Argentina es uno de los principales productores mundiales del producto.

Por muchos años, el país ha liderado la exportación mundial de esta carne.

El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria de Argentina (Senasa) informó a BBC Mundo que en 2010 el país exportó 23.880 toneladas de carne equina, generando más de US$75 millones.

¿Adónde va la carne?

La carne de caballo argentina se vende principalmente a Rusia, Holanda, Francia, Italia, Japón, Bélgica y Alemania.

El mercado ruso es, por lejos, el más grande: absorbe más de la mitad de la producción argentina.

Los aficionados a este tipo de carne aseguran que es más saludable, ya que tiene menos colesterol que la carne vacuna, posee un alto contenido de hierro y está libre de aftosa.

Se estima que en 2009, se comercializaron 145.000 toneladas de carne equina en todo el mundo.

Ver: Caballos de carrera sacrificados por la crisis

De la prohibición al negocio

En Argentina, la producción de carne de caballo comenzó a tomar vuelo a partir de 1995, año en el que se promulgó una ley que reguló la actividad.

Antes de eso, la faena de caballos para consumo doméstico estuvo prohibida por muchos años.

Y es que en el país, famoso por su tradición de campo, el caballo es considerado un noble compañero del hombre y no una fuente de alimento.

No obstante, el comercio en torno a este animal es histórico: ya en el siglo XIX se exportaban las cerdas de su cola a África y su cuero a Europa. La grasa de los caballos era utilizada para elaborar velas y jabones.

A partir del siglo XX se empezó a usar la carne de caballo para fabricar embutidos y conservas.

Y hoy el negocio continúa: en 2010 fueron sacrificados más de 150.000 equinos en Argentina para satisfacer la demanda desde el exterior, según datos aportados a BBC Mundo por la Dirección Nacional de Inocuidad y Calidad Agroalimentaria del Senasa.

De acuerdo con ese organismo, el país cuenta con 1.900.000 caballos registrados.

Un negocio marginal

Pero a pesar de ser un líder mundial en la exportación de carne de caballo, lo cierto es que para Argentina, este negocio representa una fracción mínima de su comercio exterior.

"Si bien los US$75 millones que generó la venta de carne de caballo en 2010 fueron una cifra importante, es un monto pequeño al lado de los US$1047 millones que aportó la carne vacuna, y los US$17.284 millones que ingresaron por la soja", dijo a BBC Mundo el economista Mauricio Claverí, de la consultora Abeceb.com.

No obstante, el experto resaltó el hecho de que un negocio que es marginal en Argentina representa cerca del 7% de las ventas de carne vacuna, un producto que dio fama al país en todo el mundo.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.