Malta dice "Sí" al divorcio

Centro de votación en Malta Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Una vez se tramite la ley de Malta sólo quedarán Filipinas y el Vaticano con el divorcio prohibido.

Malta ha dicho "Sí" a la legalización del divorcio, según reconoció el primer ministro, Lawrence Gonzi.

Alrededor del 52% de los votantes del único país miembro de la Unión Europea en que estaba prohibido el divorcio se pronunciaron a favor de permitir la disolución legal del matrimonio en un referéndum celebrado el sábado.

"Pese a que el resultado no es el que deseaba, ahora nuestro deber es respetar el deseo de la mayoría", dijo Gonzi en un discurso televisado.

Gonzi, que hizo campaña contra la introducción del divorcio, dijo que ahora corresponde al parlamento elaborar una ley que permita poner fin al matrimonio.

La Iglesia Católica, que es muy influyente en Malta, donde el 95% se confiesa católico, también había hecho una fuerte campaña a favor del "No".

"Nueva era"

El líder del movimiento a favor del "Sí", Jeffrey Pullicino Orlando, del oficialista Partido Nacionalista, dijo que el resultado era significativo.

"Trae a Malta una nueva era en la que la Iglesia y el Estado estarán separados", dijo Orlando en declaraciones a la Agencia Efe.

Una vez sea aprobada la ley del divorcio en Malta, quedará Filipinas como el único país del mundo en el que no es legal el divorcio, aparte del Vaticano.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Más de un 95% de los habitantes de Malta se declara católico.

Chile había sido el último país en sumarse a la lista, después de un fuerte debate público en 2004.

Los votantes de Malta respondieron a la pregunta de si el parlamento debería introducir una nueva ley que permitiera a las parejas obtener el divorcio después de cuatro años de separación.

Previamente, las parejas podrían solicitar una separación legal a través de los tribunales o tratar de que la propia Iglesia concediera la nulidad, un complejo proceso que puede demorar hasta nueve años.

Una tercera opción era divorciarse en el exterior, lo que después debía ser validado en Malta.

El debate

Los activistas que se oponen al divorcio sostienen que la particular situación de la isla permite que sus matrimonios sean más sólidos, ya que las parejas no tienen la alternativa de poder poner fin legalmente a su unión.

También señalan que eso ayuda a que la sociedad de Malta sea una de las más unidas del mundo.

Pero aquellos a favor afirman que ya hay muchísimas separaciones en Malta y que estas personas se les debe permitir casarse, si lo desean.

Según el líder de la oposición laborista, Joseph Muscat -quien está personalmente a favor del divorcio- cada semana Malta aprueba un divorcio en el extranjero. Además, diariamente se registran dos separaciones legales ante los tribunales de ese país.

Durante mucho tiempo, el divorcio ha sido un tema de debate en la isla, pero con al menos el 95% de católicos en una población de más de 400.000 personas, hasta ahora el divorcio nunca había superado las fuertes creencias religiosas de la Iglesia, los políticos y del propio público.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.