Perú / elecciones: los que creen en sus candidatos

Votantes de Keiko Fujimori en el asentamiento humano Susana Higuchi Derechos de autor de la imagen bbc
Image caption Votantes fujimoristas confían en que su candidata resolverá sus problemas.

Le llaman la elección del rechazo y del voto en contra. Pero este domingo no todos los peruanos van a votar con un gesto de disconformidad. Millones irán a defender a candidatos, o promesas, en los que de verdad creen.

En una elección en la que tanto Keiko Fujimori como Ollanta Humala cuentan con escasa credibilidad entre el electorado, también hay quienes confían en los aspirantes a la Presidencia de Perú.

En el distrito de Ventanilla, a unos 35 kilómetros al noroeste de Lima –en la provincia del Callao–, el nombre de dos de los varios asentamientos humanos lo dice todo: Kenji Fujimori y Susana Higuchi, el hijo y la exesposa del expresidente Alberto Fujimori, dos barrios creados en los noventa.

Esta es zona fuerte de la candidata de Fuerza 2011: acá casi no hay votantes de Humala, dicen los pobladores del humilde asentamiento Susana Higuchi.

Desde la ruta por la que se llega a la población, las casas sólo muestran una propaganda: grandes inscripciones en pintura naranja, el color de Fuerza 2011.

Y ni un cartel en apoyo a Humala.

Recostada contra un poste de luz en la puerta de su hogar, porque electricidad sí tienen a diferencia de otros servicios, Ilda Aliaga –una ama de casa en los cuarenta– lleva una camiseta con la inscripción: "El pueblo necesita progreso".

"No al retroceso", dice la parte de atrás de la prenda. La "O" de retroceso, en rojo, enseña la aversión hacia Humala.

"¿'El Chino' cómo era?"

El progreso para los habitantes de este asentamiento no pasa por mantener la senda del crecimiento económico, ni atraer inversiones ni dejar intactos los tratados de libre comercio.

Buscan cosas más simples. "Espero que si gana Keiko mejoren los servicios, tener agua potable, saneamiento y que asfalten un poco los caminos", dice Aliaga, quien recuerda quién fue el único presidente que visitó la zona.

"Por más que haya robado, el único que se preocupó por nosotros fue 'El Chino'", dice por el padre de su candidata, el expresidente Fujimori, condenado a 25 años de cárcel por violaciones a los derechos humanos.

Aliaga rememora la época en que con Fujimori en el gobierno venían las dádivas, "nos traían cosas, regalos", el asistencialismo estatal fujimorista al cual muchos peruanos ansían volver.

"¿'El Chino' cómo era? ¿Gobernaba pa' los ricos?", le pregunta Sandra Trucios, de 24 años, a su vecina.

"'El Chino' gobernaba pa' todos'", le dice para zanjar la cuestión.

"Los niños viven en el polvo y se enferman", agrega Sabrina Salcedo –de 28 años, madre de una hija de tres años, Kiara– remarcando el interés por encontrar soluciones a problemas básicos.

Trucios se ha pasado casi toda su vida en el asentamiento Higuchi, creado 18 años atrás.

Ella no sólo cree que Fujimori se va a ocupar de sus necesidades, y que les va a otorgar los tan ansiados títulos de propiedad, también dice que le llegó el turno a una mujer.

Asegura que ya pasaron demasiados hombres por el gobierno: "Ahora que gobierne una de nosotras".

"Nos conviene Humala"

Image caption Para Efraín Grajeda, Humala combatirá mejor la delincuencia.

En la otra punta de la ciudad, 25 kilómetros al sur de la capital, se levanta Villa El Salvador, uno de los asentamientos con mayor tasa de delitos de Lima.

No sorprende que sus habitantes tengan una cosa en mente a la hora de votar: quién le hará frente a la delincuencia.

"Nos conviene Humala para que se acabe el pandillaje, es el mayor problema acá. Keiko no lo va solucionar", dice Daniel Vargas, vendedor de jugos.

A media cuadra, Efraín Grajeda, de 42 años, atiende un puesto de venta de frutas. Al igual que Vargas ya votó por Humala en 2006 y lo volverá a hacer este domingo.

También confía en él para hacerle frente a los delitos. "Fue militar, sabe cómo hacerlo, es el mejor para combatir la delincuencia", asegura.

Ninguno habla de las supuestas propuestas radicales de Humala, ni hacen referencia a una eventual injerencia del presidente venezolano Hugo Chávez. Tampoco hablan de izquierda ni nacionalismo.

Quieren que el gas no sea tan caro, por eso, la promesa del candidato de Gana Perú de reducir su precio les sienta bien.

En la propaganda electoral humalista que se ve por esta zona, no sólo se hace referencia al gas, también se habla del aumento del salario mínimo, que se encuentra en 600 soles (US$215) y Humala propone llevarlo hasta 750 soles (US$270).

Acá el discurso está dirigido al bolsillo.

"Humala representa el cambio, así no se puede seguir. Además, si gana Keiko es el regreso del 'Chino'", dice Grajeda.

Aunque tiene sus dudas, confía en su candidato: "Ojalá que cumpla, que cumpla sus promesas. Creo que lo va a hacer".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.