Walmart se salvó de la mayor demanda por sexismo de la historia

Walmart Derechos de autor de la imagen Getty
Image caption Quienes quieran continuar demandando a la cadena de tiendas deberán hacerlo de manera individual.

La Corte Suprema de Estados Unidos rechazó este lunes la mayor demanda colectiva por sexismo de la historia en contra de la cadena de tiendas Walmart, al explicar que la acción judicial no cumplía con los requisitos requeridos.

La acción, que fue presentada en nombre de 1,6 millones de mujeres que alegaban discriminación sexual en el trabajo, hubiese resultado en el pago de miles de millones de dólares en compensaciones.

Sin embargo, la corte concluyó que no era posible juntar las quejas de empleadas de 3.400 tiendas, de modo que quienes deseen continuar con las denuncias deberán hacerlo a título individual.

Según el juez Antonin Scalia, quien escribió el veredicto de 27 páginas, "la evidencia de que exista una política generalizada de discriminación que aplique en todas sus tiendas y a todas sus empleadas es inexistente".

A pesar del veredicto, Paul Adams -corresponsal de la BBC en Washington- aclara que ello no significa que no existan pruebas más específicas de discriminación.

"Cuatro de los jueces más liberales, tres de ellos mujeres, señalaron que es posible que algunos directivos de la empresa favorezcan al sexo masculino y contribuyan a los estereotipos de género", dice Adams.

"El daño que esto pudiera causar a las finanzas y la reputación de Walmart, sin embargo, no puede compararse al de una demanda colectiva", agrega el corresponsal.

La mejor prueba de ello es que las acciones de la cadena de tiendas en la Bolsa de Nueva York aumentaron inmediatamente después de conocerse la noticia.

¿Por qué?

El caso comenzó en 2001, cuando seis empleadas demandaron a la compañía por discriminación.

La mujer que promovió la primera denuncia fue Betty Dukes, recepcionista de una tienda de Walmart ubicada en Pittsburg, California, tras alegar que la empresa la había discriminado tanto en el sueldo como en las posibilidades de ascenso por ser mujer.

Once días después de que Dukes presentase su querella se le sumaron otras cinco mujeres, convirtiendo la demanda en un caso de discriminación por género en toda la compañía.

Christine Kwapnowski es otra de las demandantes. Ella sostiene que fue ignorada en cuanto a promoción y mejor sueldo, favoreciendo a sus colegas masculinos.

Derechos de autor de la imagen AP
Image caption Cinco de las demandantes en marzo de 2011: Stephanie Odle, Betty Dukes, Deborah Gunter, Christine Kwapnoski y Edith Arena.

"Pregunté qué era lo que tenía que hacer para que me promovieran y mi gerente dijo que 'debería arreglarme y quitarle las telarañas a mi maquillaje", declaró hace unos meses a la BBC.

El rechazo de la demanda colectiva deja a cada mujer con la opción única de iniciar una querella individual contra Walmart, una de las empresas más grandes del mundo.

"Nos complace el dictamen, creemos que el tribunal tomó la decisión correcta", señaló en un comunicado la vicepresidenta de Walmart, Gisel Ruiz, quien resaltó que la empresa lleva a cabo políticas enérgicas contra la discriminación.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.