Paraguay: ¿Busca o no busca la reelección Lugo?

Seguidores de Fernando Lugo Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Hasta ahora el presidente Lugo no ha dado señales claras de querer seguir gobernando.

Este lunes, simpatizantes del presidente de Paraguay, Fernando Lugo, entregaron al Congreso un petitorio que contendría más de 90.000 firmas a favor de que se modifique la Constitución para permitir la reelección del mandatario.

La Carta Magna aprobada en 1992, vigente en el país, prohíbe expresamente la reelección presidencial.

Los partidarios de Lugo quieren que el Congreso incluya el pedido de enmienda en el referéndum que se realizará en el país el próximo 9 de octubre para decidir si los paraguayos en el exterior pueden votar en los próximos comicios generales de 2013.

La campaña para lograr la reelección de Lugo fue lanzada por el Frente Guasu (que significa Frente Amplio, en guaraní), una agrupación formada en 2010 que aglutina a los partidos de izquierda de la gobernante Alianza Patriótica para el Cambio (APC).

Sin embargo el presidente Lugo -principal referente del Frente Guasu- hasta ahora no ha dado señales claras de querer seguir gobernando.

"Fernando Lugo no quiere la reelección", aseguró recientemente el jefe de Estado. No obstante, aclaró que "si hay un movimiento grande, masivo, incluyente, podría recapacitar".

En el pasado, Lugo se mostró muy crítico con los intentos de su antecesor, Nicanor Duarte Frutos, del Partido Colorado, por cambiar la Constitución para mantenerse en el poder.

Confusión legal

La iniciativa por lograr la reelección del presidente ha generado polémica en varios sectores del país.

Para algunos, el intento de modificar la Constitución a través de una enmienda es ilegal.

Así lo expresó el Colegio de Abogados del Paraguay, que consideró que el proyecto viola el artículo 290 de la Carta Magna.

Dicho artículo afirma que "no se utilizará el procedimiento de la enmienda, sino el de la reforma, para aquellas disposiciones que afecten el modo de elección, la composición, la duración de mandatos o las atribuciones de cualquiera de los poderes del Estado".

Sin embargo, el mismo apartado estipula que podrán realizarse enmiendas "a iniciativa de la cuarta parte de los legisladores de cualquiera de las Cámaras del Congreso, del Presidente de la República o de 30 mil electores, en petición firmada".

Por ello, los sectores que lanzaron esta medida consideran que es válida.

En contra

Pero más allá de la confusión legal, la iniciativa para lograr la reelección de Lugo también es objetada por la mayoría de los sectores políticos.

El opositor Partido Colorado está en contra y lanzó una campaña de recolección de firmas en rechazo a la enmienda constitucional.

Pero también una parte del oficialismo critica el plan.

El vicepresidente de Paraguay, Federico Franco, del Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA) -el principal aliado de Lugo- dijo públicamente que se opone a una reforma que garantice la continuidad del mandatario.

"Lugo tiene la obligación moral de acompañar al candidato liberal para las próximas elecciones del 2013", señaló a la prensa local.

El periodista y analista político paraguayo Eduardo Arce dijo a BBC Mundo que esta controversia muestra la fractura que existe en la alianza oficialista entre los partidos de izquierda (agrupados en el Frente Guasu) y el sector liberal -más de derecha- que responde a Franco.

No obstante, Arce aclaró que Lugo cuenta con el respaldo del sector más grande del PLRA, liderado por el presidente del partido, Blas Llano.

El periodista también aseguró que una gran parte de la sociedad está de acuerdo con que un presidente pueda ser reelegido por un mandato, algo que confirmó a BBC Mundo en declaraciones anteriores el abogado constitucionalista y ex miembro de la Corte Suprema paraguaya, Luis Lescano Claude.

¿Posibilidades de éxito?

¿Logrará esta iniciativa reformar la Constitución para que Lugo tenga un segundo mandato?

Para Arce es muy improbable.

"Primero, la Justicia tiene que decidir que es legal hacerlo a través de una enmienda. Y después, tiene que ser aprobado por el Congreso, donde los partidarios de Lugo son minoría", afirmó.

Los plazos tampoco favorecen los planes reeleccionistas: para que se incluya el tema en el referéndum de octubre, el Congreso tendrá que decidir sobre el asunto antes de agosto.

Contenido relacionado