Los nuevos mandamientos para jóvenes y adolescentes

Dibujo de Moisés. Derechos de autor de la imagen getty
Image caption El concurso llamaba a agregarle mandamientos para jóvenes a las tablas de un Moisés de la era digital.

La Universidad de York, en el Reino Unido, tuvo la idea de invitar a niños y jóvenes de edades que fluctúan entre 5 y 16 años a participar activamente en la conmemoración de los cuatro siglos de la Biblia del Rey Jaime.

Esta Biblia, al decir del periodista de la BBC Melvyn Bragg, influenció el inglés y su literatura más que cualquier otro libro.

La tarea encomendada a estos jóvenes y adolescentes consistía en aportar algunos nuevos mandamientos que pudieran ser incluidos en las modernas tablas de un Moisés de la era digital.

Como todo mandamiento que se respete, las proposiciones se dividieron entre lo que había que hacer y lo que no.

Gula, lujuria y reciclaje

En una sociedad en la que comer en exceso y la creciente obesidad se han transformado en una seria preocupación, a nadie podrá extrañar que un joven apuntara como mandamiento el "no comerás comida chatarra".

En la edad en que el impulso sexual se manifiesta con plena fuerza, un adolescente propuso que ningún menor de edad podía tener relaciones sexuales, lo que podrá extrañar a más de uno.

Entre lo que se debe hacer está la obligación de reciclar todos aquellos materiales que se pueden reutilizar y la obligación de vivir de manera ecológica y en consonancia con la naturaleza.

Cabe recordar que cuando Moisés bajó del monte Sinaí con las Tablas de la Ley, encontró a su pueblo rindiendo culto al becerro de oro, un dios de su propia fabricación que se había adueñado del corazón de los israelitas en ausencia de su líder.

Para evitar repetir el error de Moisés que, en su furia, rompió las Tablas de la Ley contra una roca, uno de los ganadores de la competencia propone una solución duradera: que los nuevos mandamientos vengan impresos en los billetes de banco.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.