En México, hasta el presidente es un guía turístico

Media playback is unsupported on your device

En México, el turismo es, tras el petróleo y las remesas, la tercera fuente de ingresos del país y supone cada año un 9% de la economía nacional. Por eso el gobierno está dispuesto a casi todo con tal de aumentar el número de visitantes. Incluso, lanzar a su presidente por un barranco.

Las imágenes del mandatario Felipe Calderón descendiendo en tirolesa una montaña de Jalisco, haciendo rappel en una cueva de San Luis Potosí o buceando en un cenote de Yucatán forman parte del documental "Mexico: The Royal Tour" (El Tour Real).

En él, Calderón ejerce de anfitrión y guía turístico para mostrar "el México real, el que no sale en los titulares de prensa", según reza la promoción del programa.

Rodado a lo largo del año en diferentes atractivos turísticos mexicanos, se emitirá en septiembre en la televisión pública de Estados Unidos (PBS) y luego se verá en otras cadenas del país.

Calderón es el último gobernante en sumarse a una serie en la que también han aparecido los primeros ministros de Nueva Zelanda y Jamaica, el rey de Jordania y el ex presidente de Perú Alejandro Toledo.

En el país andino, la participación de Toledo levantó hace siete años una polvareda política por los costes que supuso el programa al estado peruano, que rondaron los US$300.000.

En México, el gobierno aún no aclaró si participó económicamente en la producción, si esta fue patrocinada por alguna empresa privada o cuánto tiempo restó la grabación a la agenda del presidente.

"El Indiana Jones mexicano"

Aunque aún no se estrenó el programa, ya han surgido algunas voces que cuestionan la eficacia que un espacio como este puede tener a la hora de incrementar el turismo extranjero.

Según explica el periodista mexicano Jorge Zepeda Patterson en su blog, "no tiene nada de criticable que el presidente promueva el turismo extranjero, la pregunta es por qué no hace lo mismo cuando visita otros países, en sus encuentros con Obama o Sarkozy".

El interés del presidente, según el director del portal Sinembargo.com.mx, pasa más bien por "verse reflejado como el Indiana Jones mexicano, capaz de combatir al narco con una mano, mientras que con la otra puede machetear, 'rapelear', trepar pirámides, bucear…".

"Este tipo de programas no suelen tener un impacto directo para el turismo, sino más bien para la imagen del presidente, que se presenta como un mandatario deportista en un país con fama de sedentario y burocrático", explica por su parte Fausto Pretelin Muñoz de Cote, profesor de mercadotecnia internacional.

"Lo verán miles de personas en Estados Unidos y puede que ayude a cambiar la imagen que esa audiencia tenga de México. Pero tener 40.000 muertos en el país no se arregla con un programa de televisión", le dice a BBC Mundo este académico del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM).

Playas, no balaceras

Derechos de autor de la imagen video
Image caption El turismo es la tercera fuente de ingresos de México.

En efecto, cambiar la percepción que el público estadounidense tiene de México es una de las grandes prioridades de un gobierno sumergido en el combate al crimen organizado desde hace 5 años.

Las autoridades de promoción turística se han lanzado a una ofensiva de conquista del mercado norteamericano basado en presentar un México que nada tiene que ver con las noticias sobre balaceras o decapitados. La aparición de Calderón en "The Royal Tour" forma parte de esa estrategia, reconoce el gobierno.

EE.UU. representa el 60 % del negocio turístico en México. Sólo en 2010, seis millones de turistas estadounidenses volaron hacia México, el principal destino para los turistas del país vecino.

Pero mientras el número de visitantes procedentes de otras partes del mundo no para de crecer —en el primer semestre de 2011, el turismo internacional aumentó en un 3.3%—, la llegada de estadounidenses se ha reducido en un 6% con respecto a 2010.

Según el gubernamental Consejo de Promoción Turística, detrás de ese descenso se encuentra el panorama de incertidumbre económica en EE.UU..

Los estadounidenses se quedan más en casa y gastan menos en el extranjero, asegura el director adjunto del Consejo, Rodolfo López Negrete. Pero no sólo se trata de una cuestión económica.

"El que conoce México sigue viniendo, pero el que nunca nos visitó podría plantearse ir a otros destinos locales, como Florida, probablemente por la distorsión de los medios americanos y por la distorsión de algunas alertas de viaje (sobre seguridad)" emitidas por Washington, le dice a BBC Mundo.

Relaciones Públicas

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Las autoridades mexicanas creen que la cobertura de la prensa internacional está demasiado centrada en la violencia.

La "distorsión" que a menudo mencionan las autoridades mexicanas se refiere a la cobertura que la prensa internacional realiza sobre la actualidad mexicana, demasiado centrada en la violencia y en la lucha contra el narco pero falta de noticias positivas, según el gobierno.

Para ganar la batalla de la percepción, México está recurriendo a una intensa campaña de promoción turística, pero también de relaciones públicas a través de la contratación de agencias especializadas y la exposición en los medios.

La secretaria (ministra) de Turismo, Gloria Guevara, acaba de concluir una gira de ocho días por las principales ciudades de EE.UU. para "vender" a aerolíneas, agencias de viajes y periodistas que su país es un destino seguro y atractivo para el negocio.

Y en los últimos tres meses, ella o el representante de la promoción mexicana en el exterior han aparecido en hasta 100 entrevistas en medios estadounidenses, donde nunca falta el tema de la seguridad.

"Por mucho tiempo dejamos que los medios norteamericanos establecieran el contenido de lo que está pasando en México. Y ahora estamos cambiando esas reglas, puntualizando y poniendo las cosas en contexto: los episodios de violencia no tienen conexión con el turismo, no se dan en los destinos de turismo ni tampoco contra los visitantes", sostiene López Negrete.

En el marco del Año del Turismo en México se han comprometido en torno a los US$95 millones para promocionar la oferta turística de México en el exterior.

El 80% de ese dinero ya se está gastando en EE.UU.. Ante el clima de inestabilidad económica y las noticias sobre crimen que le llegan a potenciales turistas al otro lado de la frontera, no parece que esto vaya a cambiar en el corto plazo.

México explora otros nichos de visitantes para diversificar su turismo y reducir su dependencia, como Rusia o Brasil. Pero según López Negrete, "hoy más que nunca hay que invertir en los EE.UU.".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.