España: cuando las redes sociales vigilan a la policía

  • Juanjo Robledo
  • BBC Mundo, Madrid
Enfrentamientos entre la policía y los manifestantes en Madrid (foto de archivo)

Fuente de la imagen, AP

Pie de foto,

Las imágenes subidas a las redes sociales son para los agentes una cacería de brujas, para los afectados un freno al abuso.

Es el Gran Hermano al revés: los ciudadanos desenfundan sus teléfonos, graban a las autoridades y luego lo cuelgan en Internet.

Los videos de supuestos excesos policiales contra manifestantes laicos en la visita del Papa a Madrid, no sólo han derivado en una investigación sino que han puesto el ojo de las redes sociales sobre un trabajo complejo.

Para los agentes es una cacería de brujas, para los afectados un freno al abuso.

"Es parte del fenómeno Web 2.0. La información ha estado controlada por quienes controlan los canales. ¿Qué ha pasado? La gente ahora tiene la posibilidad de producir y distribuir información.

"Una de las funciones de la comunicación es vigilar el entorno, todo el mundo está vigilando. En ese sentido la policía está mal acostumbrada", comenta a BBC Mundo Miguel Sobrino Blanco, director del Doctorado de Comunicación, Cambio Social y Desarrollo de la Universidad Complutense de Madrid.

En uno de los vídeos se ve cómo un agente, sin causa aparente, golpea a una joven en la cabeza y acto seguido un compañero le da un porrazo a un fotógrafo. Asimismo en otra grabación un policía golpea varias veces a un hombre que lleva una bicicleta a pesar de que éste no se muestra agresivo.

Videos como estos han provocado que tanto la Policía como el Ministerio del Interior -que en un principio había justificado la actuación policial- abrieran sendas investigaciones sobre lo sucedido.

"Un video se convierte en una herramienta de denuncia contra el exceso, algo que podemos verlo en casos como el de Libia donde a pesar del control férreo de la información, la gente ha sacado sus móviles para grabar lo que pasa", agrega el experto.

Policías indignados

La Policía, por su parte, se siente acorralada no sólo por las grabaciones sino por lo que consideran una información sesgada que les califica de desmesurados.

Quizás por ello en la última intervención algunos de sus miembros sacaron sus propias cámaras para grabar a los manifestantes.

"Hasta el momento no ha salido una sola imagen de la marcha laica agrediendo a los jóvenes del Papa, pateándolos o escupiéndoles cuando no estaban haciendo nada. No interesa.

"La joven que sale en uno de los videos era una de las que zarandeaba a los menores. No justificamos al agente que la golpea pero también somos humanos", señala a BBC Mundo Alfredo Perdiguero, secretario de comunicación de la Unión Federal de Policía (UFP).

¿Quién tiene la razón? O, como subraya Sobrino, ¿quién tiene el video completo?

"Al segmentar la información se corre el mismo riesgo de descontextualización y manipulación que padecen los medios clásicos. Cuando ya se tiene el video completo es tarde porque no tiene el mismo impacto", detalla el experto.

Varios medios españoles abrieron sus portadas con los videos de los excesos policiales.

En Facebook han causado revuelo y se promueven páginas como "Identificar y difundir al policía de la agresión de la joven" en la que se muestran primeros planos del agente.

El juego del gato y el ratón

Antes de las Jornadas Mundiales de la Juventud el sindicato de policía había manifestado su indignación en un comunicado en el que detallaba provocaciones e insultos por parte de simpatizantes del movimiento de indignados 15M.

Los agentes blindaron la Puerta del Sol para evitar un nuevo campamento.

"Queremos organizar un plante para que la ciudadanía sepa que los policías tenemos un rango de autoridad que también debe respetarse", comenta Perdiguero.

De esas persecuciones, no obstante, se han ido publicando vídeos, fotografías y testimonios de heridos que señalan a la policía como responsable.

"No se puede mentir con las redes sociales. Tarde o temprano la información sale por algún lado.

"Ahora bien, un aspecto que apenas se toca es la conciencia y el debate interno del 15M sobre personas violentas que se han infiltrado en el movimiento. ¿Qué se hace cuando alguien se sobrepasa con la policía?", subraya Sobrino.

En las marchas antiPapa, el 15M y la plataforma Democracia Real Ya (de la cual surgió el 15M) se desmarcaron aunque varios de sus simpatizantes participaron.

"En estas marchas siempre hay momentos de tensión. Los conflictos se han producido una vez terminadas las protestas, algo significativo y que es necesario separar para no alimentar la brecha de laicos y católicos de España.

"En ese terreno siempre hay un juego entre el gato y el ratón. Cualquier generalización sobre buenos y malos no conduce a nada", comenta a BBC Mundo José María Román, presidente de la Fundación Ciudadanía y Valores.