Se entierra una tijera en el ojo y logra sobrevivir

Radiografía Derechos de autor de la imagen AP
Image caption Uno de los mangos de la tijera llegó hasta su cuello.

Para el estadounidense Leroy Luetscher la jornada del 30 de julio de este año transcurría con normalidad, mientras podaba las plantas del patio de su casa en el estado de Arizona.

Todo hasta que una tijera de podar cayó al suelo y se clavó en el jardín.

Al momento de recogerla, el hombre de 86 años perdió el equilibrio y cayó sobre la herramienta.

Uno de los mangos de la tijera entró debajo de su globo ocular derecho hasta su cuello, mientras el otro descansaba apoyado en su rostro.

Dolor

Tras el accidente, se las arregló para caminar de vuelta hacia el interior de la vivienda y pedirle ayuda a su pareja.

"No sabía si mi ojo seguía allí", dijo Luetscher. "No había sentido tanto dolor en mi vida".

Luetscher fue trasladado en ambulancia al Centro Médico Universitario de Tucson, en donde fue atendido por tres especialistas: la cirujana Julie Wynne, el especialista en oculoplastia Lynn Polonski y el cirujano vascular Kay Goshima.

"No podíamos creer lo que veíamos", dijo Wynne. "La mitad de la tijera colgaba en su rostro, mientras que el otro mango estaba dentro de él, sobre su arteria carótida externa".

Derechos de autor de la imagen AP
Image caption Luetscher dijo que nunca antes había experimentado tanto dolor.

"Nos preguntábamos cómo había sido posible que eso ocurriera. Entre los tres decidimos que éramos capaces de remover la tijera de manera segura y reconstruir la base de su órbita con metal, para salvar su ojo", explicó Polonski.

El equipo de médicos realizó una incisión por debajo del labio superior derecho de Luetscher y el seno paranasal. Eso permitió aflojar el mango de la tijera de manera manual.

"Una vez que logramos aflojarla, salió con bastante facilidad", explicaron los especialistas.

Las únicas lesiones que continúan después de la cirugía son la inflamación y un poco de visión doble en el ojo afectado, según lo explicó el Centro Médico Universitario de Tucson en un comunicado de prensa.

"Estamos muy contentos de que no haya perdido ninguna de sus estructuras vitales", concluyó Polonski.

Contenido relacionado