México: crece el debate sobre un cambio de rumbo

Protesta en México contra la violencia. Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Críticos de la militarización plantaron cruces este jueves frente al Congreso.

El presidente de México, Felipe Calderón, presenta este viernes su informe anual de gobierno en medio de una creciente ansiedad por la situación de orden público a una semana del brutal ataque contra un casino en la ciudad de Monterrey.

El ataque, que dejó 52 víctimas, fue calificado por muchos como un "parteaguas" en la historia del sangriento conflicto del narcotráfico en México.

Y más allá del duelo y la conmoción inicial, lo que provocó el ataque fue un renovado y acalorado debate sobre la estrategia de seguridad del gobierno y los posibles nuevos rumbos que está tomando el conflicto, que ya ha dejado casi 40.000 víctimas.

Son cambios que, según algunos, podrían marcar una nueva fase en el conflicto que podría incluir un debate sobre la despenalización de las drogas o una tregua con los grupos criminales como posibles formas de detener la violencia.

También, una nueva visión que podría hacer que la "guerra contra las drogas" se transforme en una "guerra contra el terrorismo".

El presidente Calderón mismo no dudó en usar la palabra terrorismo para describir el ataque.

Pocas horas después del incendio en el Casino Royale de Monterrey, Calderón lo describió como un "aberrante acto de terror y barbarie", y luego describió a los autores como "verdaderos terroristas".

Lea: El ataque al casino marca un antes y un después

Tregua

Derechos de autor de la imagen AP
Image caption El ataque al casino no fue un acto de terrorismo, según algunos observadores.

Pero no todos en México concuerdan con esa definición, como José Narro, rector de la Universidad Autónoma de México (UNAM).

"Lo que vimos en Monterrey no tiene que ver con ninguna ideología; eso tiene que ver sólo y únicamente con un acto criminal, profundamente criminal", dijo Narro en declaraciones a la prensa local.

Además, muchos en México rechazan el uso de la palabra terrorismo ya que -aseguran- no existe aún evidencia de que el único y principal propósito del ataque era asesinar personas inocentes.

Asegura que el incendio intencional del casino era probablemente una intimidación a sus dueños que se transformó en una tragedia cuando los clientes y personal del casino se vieron atrapados dentro del edificio en llamas.

De hecho, según funcionarios locales, los cinco miembros de los "Zetas" que han sido arrestados y han confesado que participaron en el ataque aseguraron que la acción "se fue de las manos" y que no tenían como objetivo asesinar a civiles.

El ataque en Monterrey también despertó un llamado del predecesor de Calderón, Vicente Fox, a que el gobierno considere acordar un cese al fuego con los carteles, quizás la primera vez que una personalidad política de relevancia lo plantea abiertamente como una posibilidad.

Fox, que como Calderón pertenece al Partido Acción Nacional, afirmó que se debería "llamar a un grupo de enlace de expertos en el tema, en el contexto internacional, que convoque a los grupos violentos a una tregua y valorar la conveniencia de una ley de amnistía".

El gobierno de Calderón rechazó categóricamente la idea y se comprometió a seguir luchando contra los carteles de la droga a través de las fuerzas de seguridad y por la vía de la justicia.

Lea: Nueva etapa en la violencia... la misma estrategia

Legalización

Derechos de autor de la imagen AP
Image caption El gobierno de Felipe Calderón rechaza categóricamente la idea de una tregua con los narcos.

Durante su discurso, horas después del ataque en Monterrey, el presidente Calderón, como lo ha hecho en innumerables ocasiones en el pasado, culpó al consumo de drogas en Estados Unidos como la causa de raíz del problema de seguridad en México. Mientras los estadounidenses continúen consumiendo drogas -argumentó- el derrame de sangre en México será cada vez más difícil de detener.

Y después, dijo: "Si (los estadounidenses) están decididos y resignados a consumir drogas, busquen, entonces, alternativas de mercado que cancelen las estratosféricas ganancias de los criminales, o establezcan puntos de acceso claros, distintos a la frontera con México. Pero esa situación ya no puede seguir así".

¿Estaba el presidente Calderón sugiriendo que Estados Unidos debería eventualmente considerar la legalización de las drogas?

Algunos analistas dicen que no quedan dudas que se estaba refiriendo a la despenalización como una posible estrategia, una a la que el presidente Calderón se ha opuesto fervientemente en el pasado.

"La única 'alternativa de mercado' que no genera esas ganancias es la despenalización", asegura a BBC Mundo Luis de la Barreda Solórzano, un experto en seguridad.

"No se pueden interpretar como otra cosa", afirma.

Funcionarios del gobierno mexicano consultados por BBC Mundo se negaron a comentar o explicar en más detalle esa frase del discurso de Calderón.

Juan Ignacio Zavala, un columnista cercano al gobierno de Calderón, afirmó que la frase no debe ser interpretada como un cambio radical en la política del gobierno.

"Yo lo veo como una manifestación de que Estados Unidos debe tomar una determinación sobre su combate al consumo", le dijo a BBC Mundo.

Descartando que un llamado a la legalización pueda ser un posible próximo paso, Zavala asegura que "lo que se vio en Monterrey no tiene que ver con drogas".

Lo que sí parece haber logrado el ataque en Monterrey es poner todas las opciones en la mesa de debate sobre la crisis de seguridad en México.

Y esa discusión -muchos en México aseguran- será un tema clave y polémico en las campañas para las elecciones de julio próximo.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.