Israel pierde amigos

Benjamin Netanyahu Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, declaró que continuaba válido el acuerdo de paz con Egipto.

Tras el ataque a la embajada israelí en Cairo y la protección anunciada por Turquía a futuros envíos de ayuda a la Franja de Gaza, Israel enfrenta la necesidad de equilibrar una respuesta adecuada frente a estos dos aliados desafectos.

El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, se apresuró a decir que el tratado de paz con Egipto mantenía su validez: "Israel continuará ateniéndose al acuerdo de paz con Egipto," señaló.

El viernes en la noche, decenas de manifestantes habían irrumpido en la embajada israelí, después de protestar en la plaza Tahir, de El Cairo.

Tres personas murieron en el enfrentamiento con las fuerzas de seguridad.

Un total de 80 israelíes, entre personal de la embajada, familiares y personal de seguridad, debió abandonar Egipto en el primer vuelo disponible.

El sentimiento antiisraelí había despertado luego de un incidente en que cinco policías egipcios murieron a manos de fuerzas israelíes que perseguían a extremistas que habían dado muerte a ocho ciudadanos de Israel.

Ésta es la nueva situación que enfrenta Israel con respecto a Egipto, uno de los dos países árabes que mantiene una embajada israelí (el otro es Jordania): bajo el régimen del expresidente Hosni Mubarak hubo tres décadas en que este tipo de despliegue de violencia contra Israel no habría sido tolerado, señala la corresponsal de la BBC en Cairo, Betahny Bell.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Tras tres décadas de gobierno de Mubarak, el sentimiento antiisraelí salió a las calles de El Cairo.

Tanto Israel como el gobierno militar de Egipto coinciden en tener ante sí una tarea similar, al tiempo que trabajan en conjunto para sostener el acuerdo de paz.

Según analistas, Israel necesita responder con firmeza, pero no descarrilar los esfuerzos de entendimiento con los militares egipcios, mientras que Egipto tiene que dar respuesta a las airadas demandas de sus ciudadanos y, al mismo tiempo, salvaguardar sus compromisos estratégicos.

El problema que enfrentan ambos es este nuevo actor en la ecuación de las relaciones bilaterales: la expresión popular egipcia volcada a las calles.

No en vano, el exembajador israelí en Cairo, Zvi Mazel, reconoció que no hay ninguna persona en el gobierno militar que tenga una conexión con ese movimiento

"El gobierno militar interino es débil e incapaz de establecer un diálogo con los egipcios".

Flotillas protegidas

La crisis de la embajada israelí en Cairo se produjo un día después de que se intensificaran los roces diplomáticos de Israel con un antiguo aliado: Turquía.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption El primer ministro turco, Recep Tayiip Erdogan, dio a conocer protección armada para futuros embarques de ayuda turca a Gaza.

El jueves, el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, amenazó con enviar barcos de guerra para proteger a naves turcas que, en el futuro, intenten romper el bloqueo naval que Israel mantiene contra la Franja de Gaza.

Al respecto, Israel dijo haber considerado varias opciones frente a un eventual emporamiento de las relaciones diplomáticas, pero, por el momento, no ha tomado medidas.

Israel y Turquía se hallan enfrascados en una ácida disputa luego de que, en mayo del año pasado, comandos navales israelíes abordaran una flotilla de seis barcos que llevaba ayuda a Gaza.

En el operativo, murieron nueve ciudadanos turcos.

La semana pasada vio profundizarse la crisis, cuando Turquía expulsó al embajador israelí y cortó todo vínculo militar y de compraventa de armamento.

Llamado a la calma

Estados Unidos ha saltado a la palestra para ayudar a su aliado más cercano, Israel, en esta situación de apuro.

Junto con cooperar para evacuar al personal de la embajada israelí en Cairo, Estados Unidos exhortó a Egipto a salvaguardar la seguridad de todas las embajadas extranjeras en su territorio y reafirmó que tanto Israel como Egipto eran sus "aliados y socios clave."

En cuanto a Turquía, Washington intenta calmar ánimos y un vocero del Departamento de Estado expresó que "estamos exhortando a cada lado a abstenerse de iniciativas que puedar resultar provocadoras".

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Los palestinos se preparan a instalar su asiento en Naciones Unidas a fines de septiembre.

Sin embargo, septiembre no será un mes apacible para las relaciones de Israel, ya que, a fines de este mes, los palestinos intentan llevar a Naciones Unidas una iniciativa para integrarse como estado miembro de la organización supranacional.

Lo que los palestinos aún están por dar a conocer es si postularán al Consejo de Seguridad para lograr ser miembros plenos o si buscarán el reconocimiento de la Asamblea General como estado no miembro.

Israel se opone a las dos alternativas, pero una probable mayoría de respaldo a los palestinos en la Asamblea General, podría hallar a una Israel, para entonces, con menos amigos.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.