EE.UU. y el alcance de la nueva amenaza de ataque

policía armado vigila en el bajo manhattan Derechos de autor de la imagen Getty

Cuando el gobierno de EE.UU. advierte que tiene una información "creíble, específica pero no confirmada" sobre un posible atentado en Nueva York y Washington, ¿a qué se refiere? ¿Qué tan importante es la información?

Hasta ahora parece serlo suficiente como para hacerla del conocimiento público, pese al previsible nerviosismo que generaría.

También como para que la secretaria de Estado, Hillary Clinton, se refiriera a eso este viernes cuando habló en un evento conmemorativo de los atentados del 11 de septiembre de 2001 en la Bolsa de valores de Nueva York, a pocas cuadras de la Zona Cero donde hace diez años se erigían las Torres Gemelas.

Lo que se sabe es que la CIA (Agencia Central de Inteligencia) recibió el dato de que tres o cuatro personas habrían llegado a territorio estadounidense con las intenciones de poner autos con explosivos en Nueva York o Washington.

La advertencia oficial, sobre todo a pocos días del décimo aniversario del derribo del World Trade Center, genera aprehensión, dispara malos recuerdos, pero sobre todo, llama la atención de la población, lo que parece ser al final la intención oficial.

Creíble y específica

En el argot de las agencias de inteligencia una información es "creíble" cuando proviene de una fuente confiable y es "específica" cuando tiene detalles tangibles.

La clave en este caso es la condición de "no confirmada", lo que tiene en estos momentos a todas la organizaciones que trabajan en inteligencia y en lucha contra el terrorismo tratado de verificar los datos originales.

"Eso probablemente significa que todavía no han obtenido información de una segunda fuente que lo corrobore", explica el corresponsal de la BBC en Washington Adam Brooks.

Sin embargo, Brooks apunta que las selección de palabras y el tono discursivo usado evidenciarían que alguien en la llamada comunidad de inteligencia estadounidense está extremadamente preocupado.

En este caso, la preocupación surge porque los documentos que se incautaron en la operación durante la que se dio muerte a Osama bin Laden, indicarían planes del líder de al-Qaeda de realizar nuevos ataques justo en ocasión del aniversario del 11-S.

En el mundo de la seguridad se entiende que una de las mejores herramientas para la defensa contra intentos extremistas es la vigilancia ciudadana.

Por eso, Clinton explicó que la decisión de hacer pública la información sobre la amenaza "intenta enlistar a millones y millones de neoyorquinos y estadounidenses para que sean los ojos y los oídos de la vigilancia".

Efecto embudo

Luego de los atentados del 11-S muchos acusaron a las agencias de inteligencia estadounidenses, que entonces trabajaban con una menor coordinación, de haber tenido en sus manos datos que, de haber compartido entre ellas y con el público, habrían permitido develar el plan extremista.

"No hubo efecto embudo de la información como en 2001", escribió en un artículo publicado por el diario The Washington Post este viernes el analista David Ignatius.

"Esta vez al país entero se le está pidiendo que una los puntos. Esta repentina diseminación de información en tiempo real puede poner a la gente nerviosa, pero Obama estuvo en lo correcto en compartir al información rápidamente para que la gente pueda estar atenta".

En la doble estrategia de alertar y tranquilizar en las que se han empeñado en las últimas horas los altos jerarcas del gobierno, el vicepresidente Joe Biden dijo el viernes en una entrevista con uno de los principales canales de televisión que la población debe "estar vigilante, muy vigilante".

"Sigan su vida con normalidad. Pero estén vigilantes. Reporten, reporten cualquier cosa que les luzca sospechosa", insistió Biden.

La vida sigue

Derechos de autor de la imagen AP
Image caption El Alcalde Michael Bloomberg pide a la ciudadanía estar alerta pero "seguir con su vida"

Pese a la situación de alerta, los eventos de la conmemoración del 11-S no han sido reprogramados, ni los altos funcionarios estadounidenses cambiarán sus planes para este fin de semana.

"Tienes que seguir con tu vida. Esta ciudad es resistente", dijo en una rueda de prensa el alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, quien este viernes tomó el metro, como todos los días, para llegar a su oficina.

El presidente Barack Obama visitará la Zona Cero, así como el Pentágono y Shanksville, en Pensilvania, los otros dos lugares donde se estrellaron los aviones secuestrados aquel día.

Como dijo a la BBC el comisionado de policía de Nueva York, Raymond Kelly, la vigilancia será redoblada, particularmente en los sitios considerados neurálgicos, como puentes, túneles y zonas de grandes concentraciones de público.

"No hay duda de que Nueva York es más segura hoy de lo que era hace 10 años, pero no hay garantías. Estamos haciendo todo lo posible por proteger la ciudad, pero es un mundo peligroso", dijo Kelly.

Contenido relacionado