Plebiscito en Chile para presionar al gobierno

  • Rodrigo Bustamante
  • Chile
Camila Vallejo, lider estudiantil
Pie de foto,

El objetivo de los impulsores del plebiscito es obtener una participación mayoritaria para presionar a Piñera.

Cuando el movimiento estudiantil en Chile ya suma cinco meses exigiendo un cambio en el sistema educacional, sus líderes decidieron convocar a un plebiscito nacional que dé a conocer el parecer ciudadano ante las demandas de escolares y universitarios.

La iniciativa popular se realizará este 7 y 8 de octubre. Y aunque no tiene un respaldo legal o constitucional, el objetivo de sus impulsores es obtener una participación mayoritaria que sirva como una forma de presionar al presidente Sebastián Piñera.

"Esto es inédito y pensamos que va a ejercer mucha presión a la autoridad, para que tome en cuenta en sus decisiones la lucha que está dando el movimiento por la educación pública", le dijo a BBC Mundo el presidente del Colegio de Profesores, Jaime Gajardo.

La consulta apunta a tres demandas clave que se realizan desde la primera marcha por las calles de Santiago a fines de abril: educación pública gratuita y de calidad, desmunicipalización de escuelas y liceos, y fin del lucro en el sistema escolar y universitario.

Pese a que en el 5 de octubre de 1988 fue la forma democrática en que Chile logró sacar a Augusto Pinochet del poder tras un régimen militar que finalmente duró 17 años, la Constitución del país no contempla los plebiscitos como herramienta para dirimir inquietudes ciudadanas.

Nueva forma de manifestarse

Cuando el ambiente está tenso luego que la mesa de trabajo entre el gobierno y el movimiento estudiantil fracasara el miércoles, ante la negativa del Ministerio de Educación a analizar la propuesta de una educación gratuita, el plebiscito aparece como una nueva forma de manifestación.

"Más allá de los resultados, lo que buscamos es la participación de la ciudadanía, que la gente se exprese. Es una movilización, es como una marcha pero hecha de otra forma", explicó Gajardo.

El plebiscito llega tras una jornada del jueves marcada por los enfrentamientos e incidentes entre encapuchados y carabineros (policía), luego que las autoridades de Santiago no autorizaran una nueva marcha estudiantil por la principal avenida de la ciudad.

También surge días después que el gobierno de Sebastián Piñera despachara un proyecto de ley que refuerza el orden público, y que tipifica como delito las tomas violentas de colegios o universidades, o las manifestaciones callejeras que generen disturbios.

Ante esto, el líder del Movimiento por la consulta y los derechos ciudadanos, Edgardo Condeza, destacó a BBC Mundo que la primera consulta nacional en los últimos 23 años es "un hecho histórico", vaticinando que "va a haber una gran participación".

Condeza lidera desde 1987 una iniciativa para tratar de instaurar esta medida, y el evento del fin de semana es a su juicio "la respuesta a lo que los cuatro presidentes de la Concertación y hoy Sebastián Piñera no han querido instalar, la ley del plebiscito convocado por los ciudadanos".

Una amenaza

El senador Hernán Larraín, del partido afín al gobierno Unión Demócrata Independiente (UDI), cree que las organizaciones sociales tienen el derecho a realizar esta actividad, aunque aclara que no es algo oficial y por lo tanto tendrá muy poca influencia más allá de una nueva medida de presión hacia Piñera.

"Probablemente pueden estar buscando ese camino para presionar, para influir, pero nosotros tenemos una democracia y tenemos que fortalecerla y no debilitarla. Pienso que este es un camino que de cierto modo la debilita porque empieza a desconfiar de la institucionalidad vigente", señaló a BBC Mundo.

El integrante de la comisión de Legislación, Constitución y Justicia del Senado recalcó que es una buena forma para escuchar lo que piensa una parte de la ciudadanía, aun cuando el gobierno tiene un norte claro y ya se lo ha hecho saber a los estudiantes al rechazar la gratuidad total del sistema.

El "plebiscito nacional por la educación" se efectuará con mesas de votación en las principales ciudades del país y estará a cargo de diversas organizaciones sociales a través de voluntarios. Pueden participar todos los mayores de 14 años y para sufragar sólo se necesita el carnet de identidad.

También se puede opinar a través de la página web www.votociudadano.cl, donde incluso pueden participar los chilenos que se encuentran fuera del país.

Los organizadores se declararán satisfechos si es que "cientos de miles" participan de la convocatoria según comentó Jaime Gajardo, mientras que Condeza confía en que los resultados serán representativos porque, además de los registros para evitar adulteraciones, "es una actividad ciudadana, democrática, respetuosa, tranquila".