Brasil y Panamá, los más optimistas de A. Latina sobre el futuro económico

Obrero brasileño sonriente Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption El 51% de los brasileños cree que su economía mejorará en los próximos años.

Panamá y Brasil son los países más optimistas de América Latina, con un 52% y un 51% de los ciudadanos, respectivamente, que consideran que en los próximos 12 meses se vivirán tiempos "buenos" o "mayoritariamente buenos".

Esa es una de las conclusiones de una encuesta realizada por el Servicio Mundial de la BBC en 25 países que revela que la actitud de los consumidores está fuertemente determinada por las perspectivas económicas de su nación.

A los encuestados se les preguntó si esperaban "buenos" o "malos" tiempos en la economía de su país en el próximo año y en los cinco venideros.

En general, el sentimiento en la región es bueno pese a las diferencias por países, con un 38% de los ciudadanos que esperan buenos tiempos para la economía en los próximos meses, frente al 17% que cree que habrá dificultades.

Dentro de los países de la región que participaron en la encuesta, en el extremo contrario a Brasil y Panamá está Chile, donde sólo el 22% de la población se declara optimista en cuanto a las perspectiva de crecimiento económico.

En el medio de estas dos tendencias están los peruanos (el 45% espera buenos tiempos económicos el próximo año frente al 5% que cree que habrá dificultades), los mexicanos (34%) y los ecuatorianos (22%).

En el caso de México, llama la atención el fuerte incremento de las personas que consideran que la economía mejorará (el 34%) frente al 11% que tenía la misma opinión en 2010.

A largo plazo (en los próximos cinco años), las tendencias son similares. Los brasileños continúan siendo los que mejor ven el futuro económico de su país (un 60%), seguidos de los panameños y peruanos (50% en ambos casos), mientras que los chilenos siguen siendo los más pesimistas (sólo el 21% creen que en los próximos 5 años la situación mejorará).

La sonrisa de los países emergentes

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Los movimientos de los indignados son un reflejo de la frustración ciudadana en los países desarrollados.

En términos generales, el informe revela que en el mundo rico los consumidores se muestran más pesimistas, mientras que en las economías emergentes los ciudadanos se confiesan mucho más optimistas.

Los resultados de este sondeo reflejan la desigual recuperación tras la recesión económica mundial.

Por ejemplo, la población de Japón, Francia y Gran Bretaña ve el futuro particularmente sombrío y el porcentaje de los que creen que llegan mejores tiempos en esos tres países fue de un solo dígito, mientras que más de la mitad de la población es pesimista al respecto.

En términos generales, en los países ricos, las personas pesimistas superan a las optimistas.

La única excepción a este patrón fue Alemania, donde el 36% de los ciudadanos tiene una visión positiva del futuro, muy por delante de los que miran con recelo al futuro.

En los países emergentes y en términos generales, los optimistas superan a los pesimistas.

Los nigerianos son los que tienen una visión más positiva del próximo año (más del 70%) y resultados similares se obtuvieron en Kenia y Egipto.

Pero también hay una excepción y es Pakistán, donde los pesimistas superan por poco a los optimistas.

Más incertidumbre en la "zona euro"

Para el analista de Asuntos Económicos de la BBC Andrew Walker, la diferencia en las actitudes refleja en términos generales el desempeño reciente de la economía: un fuerte crecimiento en muchas economías emergentes, frente a la lentitud en el mundo rico.

"También es compatible con la mayoría de las previsiones que sugieren un peligro cada vez mayor de que, al menos en algunas economías desarrolladas, vuelvan a caer en recesión", apuntó.

La encuesta fue llevada a cabo por la empresa Globescan que entrevistó a más de 25.000 personas entre julio y septiembre de este año.

Desde entonces, en la región donde se centran los principales problemas económicos en la actualidad -la zona euro- la incertidumbre se ha profundizado.

Contenido relacionado