¿Por qué hay tantos jefes irlandeses en las aerolíneas?

La influencia de la nación celta se extiende a otras aerolíneas de todo el mundo. ¿Por qué?

Derechos de autor de la imagen Other
Image caption Willie Walsh y Michael O'Leary.

Al igual que los griegos con el transporte marítimo, los irlandeses tienen una presencia en el negocio de las aerolíneas que supera con creces el tamaño de su país.

No sólo están Willie Walsh, director ejecutivo de International Airlines Group, Michael O'Leary, director de Ryanair, y el presidente de la aerolínea australiana Qantas, Alan Joyce.

Y hay más irlandeses que ocupan –u ocuparon recientemente- cargos directivos en compañías aéreas de Brunei, Singapur y México y en otras empresas de aviación internacional.

En un discurso de 2009, Joyce reconoció el lugar notable que los irlandeses ocupan en el negocio.

''Tiene que haber algo en el agua, o en la Guinness (la famosa cerveza negra irlandesa)'', bromeó Joyce,''porque no hay duda de que hay una conexión muy especial entre los irlandeses y la aviación''.

Y agregó: "El negocio de la aviación mundial está lleno -pero no demasiado- de ejecutivos de aviación irlandeses como Willie Walsh, Dermot Mannion (vicepresidente de Royal Brunei Airlines), Michael O'Leary y Conor McCarthy''.

Semilla

Pero ¿cómo es que hay tantos irlandeses ocupando puestos de liderazgo en la aviación?

La semilla se sembró hace 75 años, dice Conor McCarthy, cofundador de AirAsia y quien ayudó a poner en marcha la aerolínea mexicana VivaAerobus.

Ahora dirige Dublin Aerospace, empresa que revisa aviones y trenes de aterrizaje de aerolíneas de todo el mundo.

"Cuando el transporte aéreo se inició formalmente, en la década de 1930, el gobierno irlandés, aunque era pobre, tuvo la suficiente visión de futuro de poner en marcha una línea aérea nacional", le dice a la BBC.

"Así que cuando empresas de la talla de British Airways –en ese entonces, BOAC- y Air France comenzaron a operar, los irlandeses ya estaban en ello. No fue como lo que ocurrió con la era industrial, que nos sorprendió siendo un país agrícola. Estuvimos allí desde el principio. Al ser una isla, reconocimos muy pronto la necesidad de viajes aéreos", agrega.

Los sucesivos gobiernos del partido Fianna Fáil en la década de 1930 consideraron a la industria de la aviación como algo muy positivo, como una manera de romper la dependencia de Irlanda con el Reino Unido, señala el analista de aviación Antoin Daltun.

"Se le veía como a una provincia remota del Reino Unido, en lugar de un Estado o una isla en sí misma.

"Y con la diáspora irlandesa en Estados Unidos, era increíble cómo, en la década de 1930, el gobierno irlandés era tan entusiasta respecto a las operaciones transatlánticas (que finalmente se iniciaron en la década de 1950) en una época en la que a las personas que cruzaban el Atlántico no le daban seguro de vida porque quizás no lograban llegar a la otra orilla", cuenta.

Los irlandeses, dice Daltun, se concentraron en el negocio de la aviación civil, mientras que otras naciones le daban más importancia a las fuerzas aéreas militares que a las líneas aéreas.

"La idea era que Aer Lingus (aerolínea privada irlandesa, anteriormente la aerolínea de bandera de la República de Irlanda) pudiera ser un motor técnico de la economía y que fuese autosuficiente: sería una mini British Airways".

Esta estrategia creó puestos de trabajo y tuvo una primera ola de éxito que vio a varios irlandeses partir al extranjero en la década de 1970: a Zambia, a ALM (la aerolínea de las Antillas Holandesas) y a East Africa Airawys en África oriental, explica el analista.

Cuna de competencia

Aer Lingus se convirtió en un campo de entrenamiento para mucha gente que llegó a puestos de responsabilidad en todo el mundo, señala McCarthy, quien fue él mismo un aprendiz en esa empresa a los 16 años

Joyce comenzó su carrera allí y Willie Walsh fue un piloto de prácticas en Aer Lingus a los 17 años. Era una empresa que le ofrecía a los empleados muchas oportunidades para moverse y ampliar sus habilidades, recuerda.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Ryanair es una de las principales aerolíneas de bajo costo.

"Todos tuvimos oportunidades fantásticas y era un gran comienzo para cualquiera".

Tony Ryan es otro graduado de Aer Lingus quien llegó a crear la aerolínea de bajo costo Ryanair. Su ascenso hizo de Irlanda una cuna de la competencia, cree McCarthy, y Aer Lingus tuvo que competir con Ryanair mucho antes que otras compañías aéreas europeas, lo cual perfeccionó las habilidades de gestión y reducción de costos de gerentes como Willie Walsh.

Siobhan Creaton, periodista del Irish Times y autora de "Ryanair: Cómo una pequeña aerolínea irlandesa conquistó Europa", dice que el dominio de Irlanda también se puede remontar a otra creación de Tony Ryan, Guinness Peat Aviation, una empresa de venta y arrendamiento de aviones fundada en 1975 que llegó a valer US$4.000 millones.

"Guinness Peat Aviation Industry creció hasta convertirse en la segunda compañía de arrendamiento de aviones más grande del mundo y trajo consigo mucho talento. Eso provocó un gran interés en la aviación. Para cualquiera que estuviera en la universidad en la década de 1970, era la industria más sexy ya que era una industria vibrante".

Todavía hay mucho talento y experiencia en Irlanda, dice Creaton, y ésta sigue siendo una parte fundamental de la economía irlandesa, a pesar de los problemas económicos.

También hay una razón más general de por qué los irlandeses son buenos frente a las líneas aéreas, dice el señor McCarthy: es porque las usan muy a menudo.

El país tiene una larga historia de emigración y gran parte de la diáspora se estableció en el extranjero, lo que la convierte en una de las naciones con mayor frecuencia de vuelos del mundo.

Sin embargo, los irlandeses no se salen con la suya en todo. En 2009, Aer Lingus nombró un nuevo presidente ejecutivo, Christoph Mueller, que es alemán.

Contenido relacionado