El veto a la bandera de Malvinas/Falklands, golpe a la flota... española

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption El gobierno británico no reconoce que exista controversia sobre la soberanía de las islas.

El veto a los barcos con bandera de Malvinas/Falklands decretado por Mercosur es el último episodio en la controversia por la soberanía de las islas que mantienen Argentina y Reino Unido.

Sólo que esta vez, el fuego diplomático de Buenos Aires, más que en Londres, se sentirá en la flota pesquera española.

Según confirmó a BBC Mundo la oficina de aduanas de Port Stanley (Puerto Argentino), la bandera de las Malvinas/Falklands la llevan menos de 30 embarcaciones, entre las que hay 20 pesqueros, todos -menos uno- de origen español.

"Malvinas no es una causa argentina, es una causa global, porque en Malvinas se están llevando los recursos petroleros y pesqueros", dijo la presidenta argentina, Cristina Fernández.

"Si fuéramos palestinos, la Unión Europea se habría levantado en armas", le dijo a la BBC el presidente de la Cámara de Comercio de las Malvinas/Falklands, Roger Spink.

Londres reaccionó expresando "preocupación" por lo que considera "el último intento argentino para aislar al pueblo de las islas y dañar su calidad de vida".

"No está claro el impacto en la práctica, si lo tiene, de una declaración que es un reflejo del lenguaje usado por UNASUR en 2010", dijo un portavoz de la cancillería británica.

Nada de ir a Brasil

"No tenemos nada contra Inglaterra, pero mucho a favor de Argentina", dijo el presidente uruguayo, Jose Mújica, quien además aclaró que la decisión "implica, por el momento, considerar que el territorio es una posición colonial inglesa en nuestra América y en consecuencia, no puede reconocerse su bandera".

La iniciativa uruguaya fue suscrita en Montevideo al completo por el bloque que forman Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, con Venezuela en proceso de incorporación.

Según Jorge Castro, analista de Relaciones Internacionales argentino, la decisión es "un elemento más de sanción a todos los que reconozcan de una u otra manera la soberanía británica sobre las islas".

En términos más prácticos, la consecuencia más inmediata es la supresión de la "alternativa brasileña" al anuncio uruguayo.

Cuando la semana pasada Mújica adelantó el veto a los barcos con bandera de las islas, la flota miró a Brasil para sus tareas de abasto y descarga que hasta ahora se hacen en Montevideo.

Los puertos sudamericanos son vitales para la flota pesquera en la zona porque las instalaciones de las islas son muy pequeñas.

Golpe a España

Ahora bien, la mayoría de los pescadores con bandera de Malvinas son fletados por sociedades con sede en las islas, fundadas bajo leyes británicas, aunque generalmente con el aporte de capital español.

Según Jaime Rodrigo de Larrucea, profesor de Derecho Marítimo de la Universidad Politécnica de Cataluña (Barcelona), la adopción de la bandera de Malvinas va más allá de las típicas ventajas fiscales y económicas.

"Pabellones de conveniencia hay muchos. Los que adoptan la bandera de Malvinas es para acceder a los caladeros más ricos".

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption La flota española en las Malvinas es de unos 40 barcos, de los que la mitad opera bajo bandera del archipiélago.

Y es que, de acuerdo con el experto, las aguas del archipiélago son muy ricas. "Un cambio de pabellón podría implicar la pérdida del acceso a los mejores caladeros, que están reservados para los barcos con bandera del archipiélago".

"Los españoles tienen pescadores repartidos por todo el mundo. La industria va perdiendo tamaño. Pescar en Somalia es muy peligroso, ahora al cierre del banco sahariano se suma la decisión de Mercosur para añadir más presión al sector".

La flota pesquera ya se vio afectada por la decisión de Argentina de prohibir en 2009 la navegación por sus aguas de todas las embarcaciones procedentes del archipiélago.

Eso, que para algunos es una violación de la normativa internacional del derecho de paso inocente, ya obliga a hacer un rodeo para llegar a Montevideo que añade una jornada a la navegación.

Ubicadas a unas 400 millas náuticas de la costa argentina, las islas fueron ocupadas por los británicos en 1833.

Los sudamericanos han llevado su reclamo a la ONU y otras instancias, incluso en 1982 la cuestión desembocó en una guerra que duró dos meses y medio hasta que los argentinos se rindieron.

Murieron más de 600 soldados argentinos y alrededor de 250 británicos.

Contenido relacionado