"Al César lo que es del César...": el Vaticano pagará impuestos

San Pedro del Vaticano Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Cerca del 20% de las propiedades registradas en Italia están al nombre del Vaticano.

El Vaticano podría enfrentarse a un multimillonario pago de impuestos anual si prospera el plan del gobierno italiano de eliminar algunos privilegios impositivos que ha disfrutado la Iglesia.

El primer ministro italiano Mario Monti anunció que en el futuro el Vaticano tendrá que pagar impuestos por sus propiedades no religiosas, que antes gozaban de una exención impositiva.

La institución tiene unas 110.000 propiedades registradas a su nombre, cerca del 20% de las que existen en Italia y equivalentes a US$ 11.940 millones.

Entre esas propiedades se incluyen centros comerciales y residencias privadas.

En diciembre pasado, el gobierno italiano reactivó un impuesto a la propiedad que debe pagar todo dueño de terrenos o edificaciones, pero del que está exento hasta ahora el Vaticano.

Los planes de Monti podrían hacer que los administradores de la Iglesia tengan que aportarle al fisco unos US$945 millones, según datos obtenidos de los diferentes gobiernos municipales que se verían beneficiados por el eventual cambio de reglas.

Austeridad para todos

En medio de la crisis económica, un creciente número de italianos se opone a que ciertos sectores disfruten privilegios, al punto que tras la adopción del reciente paquete de medidas de austeridad, más de 130.000 ciudadanos firmaron una petición para revocarle la exención impositiva a la iglesia católica.

Y más aún cuando las cifras oficiales publicadas esta semana mostraron que el país ha entrado oficialmente en recesión, tras experimentar dos trimestres consecutivos con crecimiento económico negativo.

Según las normas establecidas en 2005, los grupos y organizaciones vinculados a la iglesia no son catalogados como entes comerciales y por tanto no deben pagar tributos por las propiedades que posean.

Pero ahora, según un informe publicado por el diario Il Corriere della Sera de Milán, las autoridades harán una evaluación de qué porción de esas instalaciones son usadas para actividades religiosas para proceder luego a gravarlas adecuadamente.

Así, mientras un templo seguirá sin generar impuestos, una organización vinculada a la iglesia que opere un hostal para jóvenes tendrá que pagarlos.

Contenido relacionado