Estados Unidos: más obesidad de lo que se creía

Obeso en la calle Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption ¿Cómo se debería calcular la obesidad?

El problema de la obesidad en Estados Unidos podría ser mucho peor de lo que se pensaba previamente, según investigadores.

Dicen que usar el Índice de masa corporal (BMI, por sus siglas en inglés) para determinar la obesidad era subestimar el asunto.

Su estudio, publicado en la revista Plos One, indica que hasta 39% de quienes no están actualmente clasificados como obesos realmente lo son.

Los autores afirman que "podríamos estar mucho más rezagados de lo que creíamos" en la lucha contra la obesidad.

El BMI es un cálculo simple que combina la estatura y el peso de una persona para dar una calificación que puede usarse para diagnosticar la obesidad. Alguien que tenga un BMI de 30 o más es clasificado como obeso.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. dicen que por lo menos uno de cada tres estadounidenses es obeso.

¿Muchos más?

Otras formas de diagnosticar la obesidad incluyen ver cuánto del cuerpo es grasa. Un porcentaje de grasa de 25% o más para los hombres o 30% o más para las mujeres es el umbral de la obesidad.

Uno de los investigadores, el Dr. Eric Braverman, expresó: "el índice de masa corporal es una medición insensible de la obesidad, propensa a un subdiagnóstico, mientras que las medidas directas de la grasa son superiores, porque muestran la distribución de la grasa corporal".

Derechos de autor de la imagen SPL
Image caption El Índice de masa corporal parece no ser suficiente para medir la obesidad.

El equipo de la Escuela de Medicina de la Universidad de Nueva York y el Colegio Médico Weill Cornell, también revisó los registros de 1.393 personas que se midieron el BMI y la grasa corporal.

Sus datos mostraban que la mayor parte del tiempo las dos mediciones llegaban a la misma conclusión. Sin embargo, dijeron que 539 personas en el estudio -el 39%- no fueron etiquetadas como obesas según el BMI, pero su porcentaje de grasa sugería que lo eran.

Señalaron que la disparidad era más grande en las mujeres y empeoraba cuando miraban a grupos de mujeres de mayor edad.

"La mayor pérdida de masa muscular en las mujeres de más edad exacerba la mala clasificación del BMI", acotaron.

Ahora proponen cambiar el umbral para la obesidad: "Un punto de corte más apropiado para la obesidad con BMI es 24 para mujeres y 28 para hombres".

Un BMI de 24 está clasificado actualmente como un peso "normal".

"Según nuestros cortes, 64.1% o unas 99,8 millones de mujeres estadounidenses son obesas", afirmaron.

No es la primera vez que el BMI es cuestionado. Un estudio de la Universidad de Leicester indica que hace falta ajustar los BMI según el origen étnico.

El año pasado en una columna de la BBC, la experta en nutrición Margaret Ashwell defendió el uso de una proporción de cintura a estatura para determinar la obesidad.

Dijo: "Es una preocupación real que usar solamente el BMI para la detección pueda pasar por alto a gente que está en riesgo de obesidad central y también podría alarmar a aquellos cuyo riesgo no es tan grande como aparece por su BMI".

Contenido relacionado