Apoyo de Obama al matrimonio gay: ¿riesgo calculado?

Media playback is unsupported on your device

Presionado para dar a conocer su posición, el presidente de EE.UU., Barack Obama, ofreció por primera vez este miércoles su respaldo público al matrimonio entre personas del mismo sexo, aumentando la relevancia del tema de cara a las elecciones de noviembre.

Hasta ahora Obama se había limitado a señalar que sus puntos de vista estaban "evolucionando", pero luego de que el vicepresidente Joe Biden y la secretaria de Educación, Arne Duncan, dieron su apoyo al matrimonio gay, el mandatario finalmente decidió asumir una postura firme sobre el controvertido asunto.

Su pronunciamiento fue recibido con beneplácito por grupos defensores de los derechos de los homosexuales y lesbianas. Consultada por BBC Mundo, la Fundación Estadounidense para la Igualdad de Derechos (AFER por sus siglas en inglés) señaló que "se trataba de un día de orgullo para todos los estadounidenses".

"Para los millones de jóvenes gay y lesbianas estadounidenses en todo el país, las palabras del presidente dan una verdadera esperanza de que serán las primera generación que crezca con la libertad de buscar el sueño americano. El matrimonio - la promesa de amor, compañía y familia - es básico para la consecución de ese sueño". señaló la AFER.

Sin embargo, las palabras de Obama, ofrecidas en una entrevista aparentemente organizada a última hora con la cadena ABC, se produjeron un día después que los votantes del estado de Carolina del Norte aprobaron una enmienda constitucional que, en efecto, prohíbe las uniones civiles del mismo sexo.

De hecho, en la práctica el apoyo de Obama tiene un peso más bien simbólico ya que en EE.UU. un total de 31 estados han prohibido los matrimonios del mismo sexo a través de leyes o enmiendas constitucionales y sólo nueve estados las han aprobado.

Momento "deliberado"

Image caption Obama es el primer presidente de EE.UU. que apoya el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Para el editor de temas norteamericanos de la BBC, Mark Mardell, la posición de Obama hará que aumenten las críticas de quienes lo consideran como "un diablo disfrazado" que está destruyendo las estructuras de la sociedad estadunidense.

Sin embargo Mardell apunta que no necesariamente se trate de algo que vaya a perjudicar su campaña, ya que las personas de tendencia conservadora no votarán de todos modos por él.

Pero sí hay partidarios naturales de Obama, como los cristianos evangélicos afroamericanos que no estarán de acuerdo con su posición. Mardell resalta que para ese grupo Obama mencionó explícitamente su propia fe religiosa.

"Cuando pensamos en nuestra fe, lo que está en la raíz de nuestro pensamiento no es sólo Cristo sacrificándose en nuestro nombre, sino también la Regla de Oro: tratar a los demás de la forma como nos gustaría ser tratados", afirmó el mandatario.

En ese sentido Mardell señala que, sin dudar que Obama haya tenido que pensar mucho y por largo tiempo sus palabras, pareciera que escogió deliberadamente el momento de pronunciarlas.

"Estoy seguro que la campaña miro este tema una y otra vez. Sospecho que calcularon que esto encenderá a los liberales y hará que sea más probable que salgan a votar", señaló Mardell.

Opinión dividida

Image caption Una encuesta de Gallup sugirió el martes que el 50% de los estadounidenses estaban a favor de legalizar el matrimonio gay, mientras que un 48% indicó que se opondrían a una medida así.

Además de grupos afroamericanos también muchos católicos latinoamericanos que se inclinarían por Obama rechazan el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Sin embargo, en los últimos años ha habido menos oposición general del público en EE.UU. a las uniones entre personas del mismo sexo. Una encuesta de Gallup sugirió el martes que el 50% de los estadounidenses estaban a favor de legalizar el matrimonio gay -una proporción algo menor que el año pasado- mientras que un 48% indicó que se opondrían a una medida así.

Por su parte, el precandidato presidencial republicano, Mitt Romney, reiteró su rechazo al matrimonio gay.

"No estoy a favor del matrimonio entre personas del mismo género y no estoy a favor de uniones civiles, si son idénticas a un matrimonio aunque con distinto nombre".

Las posiciones de Romney y Obama ya quedaron aclaradas. Falta ver la verdadera influencia que tendrá el tema en la campaña electoral y el veredicto final de los votantes.

Contenido relacionado