El escudo antimisiles de la OTAN está operativo

Derechos de autor de la imagen AP
Image caption El sistema anti misiles balísticos de la OTAN tiene como principal objetivo la defensa de un posible ataque de Irán.

El escudo antimisiles europeo está "listo y operativo", según se anunció este domingo en la cumbre que la Organización del Tratado del Atlántico Norte, OTAN, que se realiza en Chicago.

El secretario general de la alianza Anders Fogh Rasmussen informó que técnicamente el sistema esta en "capacidad operativa interina".

Significa que la primera fase del controvertido plan para defender el territorio de la OTAN contra un ataque de misiles balísticos está ya en capacidad de repeler eventuales ataques.

Pero el sistema despierta críticas entre quienes se preguntan si el sistema funcionará o los que cuestionan si existe una amenaza real al territorio.

Otros temen que enturbie las relaciones de las potencias occidentales con Rusia, sin que traiga un beneficio estratégico real.

La OTAN ha seguido la evolución de la tecnología de misiles balísticos con preocupación, y si existe una amenaza real puede resumirse en una sola palabra: Irán.

Theodore Postol, del Instituto Tecnológico de Massachussetss, cree que la potencial amenaza iraní ha sido sobredimensionada.

"La amenaza fundamental de Irán a largo plazo es a través de armas nucleares. Pero por ahora el país no tiene la bomba. Un misil balístico sin arma nuclear es como un terrorista sin explosivos", afirma.

Más equipamiento

Los líderes de la OTAN miran al programa nuclear de Irán y están convencidos de que el escudo representa una política prudente.

El sistema se basa en una red de satélites de vigilancia de Estados Unidos, un poderoso radar con base en Turquía y al menos un buque de guerra, en el Mediterráneo, capaz de derribar misiles.

Algunos de los miembros de la organización ofrecen elementos que ya existen en sus planes de defensa aérea, como los misiles Patriot en Alemania y los Países Bajos, para reforzar el sistema.

Sean Kay, experto en la alianza atlántica, cree que el enfoque de la administración Obama en cuanto a defensa de misiles en Europa, que conforma la base del plan de la OTAN, es tanto prudente como inteligente. Pero también opina que tiene un significado político más amplio.

"La defensa de misiles es un importante paso hacia los fundamentos de defensa colectiva de la OTAN, que todos los aliados deberían apreciar", señala Kay.

La cuestión rusa

Pero los planes tienen también críticos. Moscú ya ha señalado su oposición al sistema, con algunos generales llegando a amenazar con el despliegue de misiles nucleares contra los misiles de defensa de la OTAN en Rumanía y Polonia.

Pero, ¿cuánta razón tiene Rusia?

Dmitri Trenin, director del centro Carnegie en Moscú, es uno de los observadores estratégicos más respetados del país afirma que "Rusia ve el plan de misiles balísticos estadounidense como un plan global".

El problema, cree, es que "la defensa estratégica influye al plan estratégico ofensivo, devaluando el valor disuasorio del propio arsenal nuclear ruso".

Derechos de autor de la imagen William Rakip
Image caption Rusia teme que el plan degrade la capacidad disuasoria de su arsenal.

Trenin acepta que el potencial impacto del futuro sistema en Europa podría ser inicialmente insignificante, pero opina que "Moscú quiere tanto garantías formales como la posibilidad de entender los parámetros del sistema, para tener la seguridad de que los Estados Unidos no tienen la intención de degradar el poder disuasorio ruso y que el sistema no tiene capacidad contra los misiles estratégicos rusos. La negativa de Washington a proveer cualquiera de los dos hace que Moscú sospeche".

El profesor Kay dice que Rusia ha amenazado con anterioridad los planes de la OTAN.

"En mi opinión, han llevado a cabo una exitosa estrategia a lo largo de los años en la que, tras adoptar una posición extrema para desacelerar los planes de la OTAN, proceden a realizar concesiones. El problema ahora es que no se obtiene nada positivo con esa dinámica".

Dmitri Trenin comparte esta opinón. Asegura que las amenazas rusas están dirigidas a "dejar claro a la opinión pública europea sobre los peligros de que no se llegue a un acuerdo con Rusia con respecto al sistema defensivo de misiles."

Opina además que Rusia actuará con cautela, pero insiste en que "el fracaso de comprometer a Rusia en el sistema de defensa de misiles sería un grave error diplomático para Washington y sus aliados. Tenemos un par de años, creo, para llegar a un acuerdo."

Contenido relacionado