Luz verde a la construcción en Chile del mayor telescopio óptico del mundo

E-ELT Derechos de autor de la imagen BBC World Service

Ya es un hecho: el Telescopio Europeo Extremadamente Grande (E-ELT, por sus siglas en inglés) tendrá un espejo primario que medirá casi 40 metros de diámetro y será construido en la cima del Cerro Armazones, en el norte de Chile.

Los Estados miembros del Observatorio Europeo Austral (ESO) dieron su apoyo al proyecto este lunes en una reunión que se llevó a cabo en Garching, Alemania.

Sin embargo, aún no han dispuesto la totalidad del costo de financiación que es de 1.083 millones de euros (unos $1.350 millones). Eso podría ocurrir antes de diciembre, en la próxima reunión del consejo.

Para entonces, Brasil debería haberse convertido en el miembro número 15 del ESO, lo que significaría una división aún más amplia de los costos del E-ELT y lo haría más accesible para todas las naciones.

El telescopio, que deberá estar listo para su uso en 2022, será uno de los principales centros astronómicos del siglo XXI y vendrá a complementar otros enormes observatorios que permitirán ver el cielo con distintas ondas de luz.

Respuestas

El E-ELT podrá detectar objetos en el infrarrojo visible y cercano. Su espejo principal medirá 39,3 metros, más de cuatro veces el ancho de los mejores telescopios ópticos actuales (las antenas de radiotelescopios son aún más grandes).

Se espera que su sensibilidad y resolución permitan capturar imágenes de los planetas rocosos que se encuentran fuera de nuestro sistema solar.

El observatorio también debería ser capaz de proporcionar respuestas sobre la naturaleza de los agujeros negros, la formación de galaxias, la misteriosa "materia oscura" que impregna el universo y la aún más misteriosa "energía oscura" que parece estar moviendo al cosmos a un ritmo acelerado.

Lea: Las preguntas sin respuesta del Sistema Solar

En la reunión de Garching, seis países (Austria, la República Checa, Alemania, Holanda, Suecia y Suiza) estaban en condiciones de declarar su pleno apoyo para continuar con el proyecto; otros cuatro (Bélgica, Finlandia, Italia y el Reino Unido) se declararon a la espera del apoyo de sus gobiernos y los cuatro restantes (Dinamarca, Francia, Portugal, España) dijeron que continuarían trabajando para alcanzar la aprobación plena.

En esta etapa, el compromiso de las dos terceras partes de los miembros es suficiente para permitir que la ESO proceda con el proyecto.

"Hemos estado trabajando para este momento durante mucho tiempo. Gracias a esta decisión, ahora solo restan poco años para comenzar a usar este telescopio", le dijo a la BBC la profesora Isobel Hook, la científica de la Universidad de Oxford encargada del proyecto del E-ELT en Reino Unido.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption La aridez del desierto de Atacama, en Chile, reduce la agitación de la luz de las estrellas.

"Este nuevo telescopio nos dará imágenes mucho más nítidas y permitirá corregir las turbulencias atmosféricas. Además, posee un área mucho más amplia de recopilación que cualquier otro aparato actual. Esa combinación de nitidez con el área de recolección es lo que lo convertirá en un instrumento muy poderoso".

El telescopio se ubicará en el Cerro Armazones, una montaña que está a sólo 20 kilómetros de Cerro Paranal, en Chile, en donde ESO opera en la actualidad el Very Large Telescope (VLT, o en español, telescopio muy grande), un conjunto de telescopios ópticos interconectados que poseen cuatro unidades con espejos primarios de 8,2 metros.

Al igual que Paranal, Armazones posee condiciones de observación casi perfectas por lo menos 320 noches al año, cuando el cielo está despejado.

La famosa aridez del desierto de Atacama en Chile hace que la cantidad de vapor de agua en el cielo sea muy limitada, lo que reduce aún más la agitación de la luz de las estrellas a su paso por la atmósfera de la Tierra.

Grandes preguntas

Una de las primeras tareas será construir una base plana para el telescopio en la parte superior de la montaña, del tamaño de un estadio de fútbol.

Antes de que ese trabajo se lleve a cabo, se necesitará edificar un camino en las faldas del Cerro Armazones para que los pesados equipos de excavación puedan llegar al lugar. Su financiación ya fue aprobada en la reunión del consejo el pasado mes de diciembre.

El profesor Gerry Gilmore, de la Universidad de Cambridge, jugó un papel clave en las fases iniciales de la definición del E-ELT, reuniendo varias ideas en un solo proyecto.

"Todos sabemos cuáles son las grandes preguntas que tenemos: '¿Qué es el tiempo ¿Qué es la existencia? ¿Qué es la realidad ¿Hay vida allá afuera?' Y también sabemos que necesitamos una tecnología que responda a esas preguntas. Por lo tanto, ver que esta tecnología se agrupa en el E-ELT -bajo el liderazgo europeo- es simplemente maravilloso", aseguró Gilmore a la BBC.

Contenido relacionado