Euro 2012: el recuerdo del "partido de la muerte"

Estadio Start, en Kiev, escenario del "partido de la muerte"
Image caption Los "ocupantes" perdieron 5 a 3 frente al combinado local.

El estadio Olímpico de Kiev es una sede adecuada para la final de la Euro 2012 este domingo, pero apenas a un kilómetro y medio de allí, en esta ciudad repleta de hermosas iglesias, hay una cancha mucho más íntima.

El estadio Zenit tiene una grada de concreto hundida donde los bancos de madera inclinan a los espectadores hacia el campo y una tribunal azul, cuya pintura está descascarada.

La clave para este histórico lugar se encuentra sobre las columnas en la entrada al estadio: con las palabras "START". En este pedazo de terreno tuvo lugar, en 1942, uno de los partidos más inusuales.

Muchas personas habrán visto la película "Fuga a la victoria" (Escape to Victory, Estados Unidos, 1981), protagonizada por Michael Caine y Sylvester Stallone. Trata sobre un grupo de prisioneros de guerra que jugaron al fútbol contra sus captores alemanes, sólo para darse cuenta que eran parte de una maniobra de propaganda nazi.

La inspiración para la cinta vino de un partido disputado en el estadio Zenit en agosto de 1942 en una Kiev ocupada entre un equipo militar alemán, Falkelf, y un conjunto llamado FC Start, compuesto mayormente por jugadores del Dínamo Kiev.

Terminó siendo conocido como "el partido de la muerte" y lo que empezó como una forma para que los alemanes mostraran su superioridad, al final fue distorsionado por el Estado soviético para satisfacer sus propias necesidades bajo el régimen comunista.

Dos partes

El fútbol y la historia siempre han sido mis pasiones y, particularmente, en esta parte del mundo.

Mi abuelo paterno nació en Ucrania y leí el excelente libro de Andy Dougan sobre lo que ocurrió con ese grupo de jugadores de Kiev durante la ocupación nazi, pero mientras más hurgaba en el pasado, quedaba más claro que la historia que los comunistas promocionaron después de la guerra no era la verdad. Nuestros entrevistados dejaron esto bien claro.

El Museo Nacional de la Historia de la Gran Guerra Patria en Kiev fue construido para celebrar la victoria soviética sobre los nazis. La estatua de la Madre Patria, de 100 metros de altura, impone respeto sobre un museo fascinante: almacena auténticos uniformes alemanes, cascos, armas y un póster original que promocionaba "el partido de la muerte" del 9 de agosto de 1942.

Dos mil quinientas personas, entre soldados y público local, presenciaron el partido en una calurosa tarde. Hablé con Oleg, quien tenía 11 años ese día: me muestra fotografías y recortes del FC Start. Recuerda con orgullo la victoria por 5 a 3 contra los ocupantes, quienes los habían catalogado de "untermenschen" (subhumanos).

Image caption Estatua a la entrada del estadio en la que un jugador ucraniano derrota al símbolo del águila del Tercer Reich.

Cuatro de los miembros del equipo Start fueron asesinados tiempo después por los nazis. Uno de ellos, Nikolai Korokykh, había sido antes de la guerra un agente de seguridad soviético. Su hija Yevgenia me mostró una fotografía de su padre, un hombre apuesto que fue torturado hasta la muerte.

Tal fue la presión para caer en el cuento comunista tras la guerra que uno de los jugadores que sobrevivió, Mikhail Putistin, aparentemente se convirtió en un alcohólico.

La historia ha sido contada algunas veces, pero en general los cineastas no pusieron en entredicho la versión soviética de los eventos.

Con los ojos del mundo futbolístico puestos en Ucrania, había una oportunidad para acercarse a la verdad.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.