Peligra en Chile la única especie de anfibio donde los machos se preñan

Científicos en Chile buscan salvar a una rana con adaptaciones espectaculares, la única especie de anfibio en el mundo donde el macho se "embaraza" y "vomita" a sus crías.

La ranita de Darwin (Rhinoderma darwinii), lleva ese nombre porque "fue descubierta por Charles Darwin en su viaje alrededor del mundo en el HMS Beagle, cuando desembarcó en las costas de Lemuy en la Isla de Chiloé en Diciembre de 1834", explicó a BBC Mundo el doctor en Medicina de la Conservación Claudio Soto-Azat, profesor de la Facultad de Ecología y Recursos Naturales de la Universidad Andrés Bello.

Pie de foto,

Rana incubadora gastrica (Rheobatrachus silus) de Australia. Esta especie se extinguió en la década de los 80, y era la única que hacía algo similar a la ranita de Darwin.

"La especie está en peligro de extinción debido a la severa destrucción de su hábitat, principalmente a causa del reemplazo del bosque nativo por plantaciones de pinos y eucaliptus para la producción de papel y madera. Chile se ha transformado en el principal productor de celulosa en Sudamérica y uno de los mas importantes en el mundo".

Soto-Azat viene estudiando la especie desde hace varios años y más recientemente inició con la Universidad de Concepción un programa de rescate y reproducción en cautiverio para salvar a la especie de una nueva amenaza, la ceniza producida por la erupción del volcán Caulle-Puyehue.

Para el científico chileno, si bien la especie está catalogada como vulnerable en la lista de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, esa categoría debe revisarse.

"Yo personalmente creo que la clasificación está errónea y estamos proponiendo en una publicación que la especie debe ser considerada al menos como 'En peligro de extinción'".

Machos preñados

Una de las características más distintivas de la ranita de Darwin es su forma de reproducción. "En el reino animal los únicos animales que hacen algo parecido son los caballitos de mar, el macho también tiene un saco o bolsa donde incorpora a sus crías".

Soto-Azat explicó a BBC Mundo el impresionante ciclo de reproducción.

"Los machos cantan, tratan de llamar la atención de las hembras y las hembras responden y en la época reproductiva ocurre el amplexo o abrazo, que es el equivalente en los mamíferos a la cópula".

"Básicamente en los anfibios el macho abraza a la hembra y cuando ocurre eso la hembra se estimula y elimina huevos y el macho libera espermatozoides y la fertilización ocurre de forma externa".

El abrazo actúa como un estímulo sexual para la expulsión de huevos y la eyaculación del macho.

Los huevos son fertilizados y quedan generalmente en suelo del bosque protegidos por musgos u hojarasca. "La hembra se va y el macho cuida los huevos, se mantiene sobre ellos o cerca de ellos y siempre está pendiente de que no haya ningún peligro".

Como a las dos semanas "los embriones dentro del huevo empiezan a crecer y hacen sus primeros movimientos. Esto actúa como reflejo para que el macho diga, 'es el momento para que me coma los huevos' justo cuando el renacuajo está listo para eclosionar. Entonces las larvas empiezan empiezan su desarrollo en un saco bucal o vocal, que es una divergencia de la boca".

"Es un saco que tiene una abertura pequeña que se conecta con la boca y que solamente está protegido por la piel de la rana y allí los renacuajos viven por un periodo de seis a ocho semanas".

Durante ese período el macho segrega una sustancia especial que nutre a las larvas y después de ese periodo ocurre la metamorfosis, "el paso de larva a juvenil, es decir, pierden la forma similar a la de los peces para convertirse en pequeñas ranitas . Apenas ocurre la metamorfosis, el juvenil comienza su vida libre. No se sabe cómo, el macho sabe que es el momento y regurgita o vomita a las larvas".

Territoriales

Pie de foto,

El macho lleva las larvas en su saco vocal de seis a ocho semanas.

La ranita de Darwin presenta características únicas en muchos sentidos.

Su canto es muy característico, señaló Soto-Azat. "Se parece al piar de un pollo. Para la gente que no conoce la especie es probable que se confundan y crean que se trata de un pajarito o un pollito".

Otra característica notable es su carácter territorial. "Son ranitas muy chicas, miden cerca de tres centímetros de longitud, pero son muy territoriales. Si uno ve una rana al lado de un árbol y va al otro año y al año siguiente existe una alta posibilidad de encontrar a la misma rana exactamente en el mismo lugar".

"También desde el punto de vista anatómico, esta especie tiene un sistema de mimetismo espectacular, las ranas son idénticas a las hojas de bambú comunes en la zona sur de Chile".

Ceniza

Soto-Azat viene estudiando la ranita de Darwin desde 2008 en todo el centro y sur de Chile y a este trabajo se ha sumado ahora la labor de rescate en el Parque Nacional Puyehue, cerca de la ciudad de Osorno, debido a las grandes cantidades de ceniza que se acumularon en la zona.

“Hemos salvado ranitas desde la erupción del Volcán Caulle-Puyehue, para evitar su extinción local y salvar el material genético que representa aquella población".

La erupción comenzó en mayo del 2011 y se extendió hasta mayo de 2012.

"El volcán hoy día tiene mucha menos actividad. Las lluvias han limpiado la ceniza que se acumula en la superficie del bosque". Pero aún no se sabe con certeza el impacto en las poblaciones de anfibios.

En colaboración con la Universidad de Concepción, Soto Azat inició un programa de rescate en el Parque Nacional Puyehue, en la décima región.

"A priori la ceniza ha tenido un efecto importante. Nosotros teníamos estimada la abundancia de las ranitas de Darwin y había una población bien saludable en el Parque Nacional Puyehue. Pero una vez que empieza la erupción la población comienza a desaparecer. Pero esto es a priori, necesitamos tener un plazo de tiempo más grande evaluar con mayor certeza si las cenizas provocaron una declinación de las poblaciones".

Ancestro

La ceniza es una amenaza más para los anfibios, junto a otras como el hongo quitridio, que esta diezmando poblaciones en América Central y otros sitios. Se estima que una de cada tres especies está en peligro de extinción.

Para Soto-Azat, es importante recordar que "los anfibios son muy importantes para las personas, porque mantienen los ecosistemas equilibrados. Si los anfibios no existieran las plagas de insectos sería mucho más frecuentes, con sus efectos en la agricultrua o mosquitos que transmiten enfermedades fatales".

El especialista señala que los anfibios son muy susceptibles al agua contaminada porque tienen una piel permeable. "Si en un ambiente desaparecen los anfibios, esto debe servir como un indicador de que ese ambiente puede estar contaminado", y además, "de la piel de los anfibios se han obtenido sustancias con acción potente antiviral o antimicrobiana, que pueden ser la base de nuevos y efectivos medicamentos para el ser humano".

El científico chileno recuerda que "las ranas llevan más tiempo en la Tierra que nosotros los mamíferos. Hay cerca de 7.000 especies de anfibios, nosotros los mamíferos no somos mas de 5.000".

"Todos los mamíferos provenimos además de un ancestro anfibio. Son los primeros organismos que descienden de los peces que colonizan el ambiente terrestre. Han estado en la Tierra tantos años que algunas especies como la ranita de Darwin han desarrollado adaptaciones impresionantes".

"No corresponde que los seres humanos por un afán de crecer y destruir los ambientes naturales seamos los responsables de decidir que una especie tan maravillosa como la ranita de Darwin y muchas otras desaparezcan por la acción del hombre".