El ataque a Malvinas/Falklands "sorprendió" a Thatcher

Soldados
Image caption Thatcher dijo que el ataque argentino la había tomado por sorpresa.

La invasión de las islas Malvinas o Flaklands en abril de 1982 por parte de Argentina tomó a la entonces primera ministra británica, Margaret Thatcher, por sorpresa, según revelan documentos oficiales que acaban de difundirse.

Thatcher sólo consideró probable que el ataque se produjese, tras recibir informes de inteligencia dos días antes del desembarco argentino.

Una serie de documentos desclasificados, como lo establecen los reglamentos británicos al cumplirse 30 años de su elaboración, muestran que a la primera ministra le preocupaba bastante la recuperación de las islas.

Según el historiador Peter John Hennessy, estos documentos figuran entre los "más reveladores" de los que se han desclasificado en las tres últimas décadas.

"Habían pasado sólo tres meses del final de la guerra, de modo que son muy vívidos. El conflicto aún recorre las venas".

En octubre de 1982, pocos meses después de acabado la guerra, Thatcher compareció a puerta cerrada ante el Falkland Islands Review Committee (Comité de Análisis de las Islas Malvinas) que presidía el funcionario y filósofo Oliver Franks.

Vea también: Imágenes de la guerra por las Malvinas/Falklands

La transcripción de ese dramático testimonio acaba de ser publicada por primera vez: "Nunca, nunca esperé que Argentina invadiese las Falklands/Malvinas frontalmente. Era algo estúpido, tal y cómo se desarrollaron los hechos, algo estúpido incluso plantearse hacerlo", sostuvo ante el comité.

Reino Unido había hecho algunos planes de contingencia el mes antes del ataque argentino.

El 26 de marzo de 1982, funcionarios del Ministerio de Defensa se presentaron ante Thatcher con un plan para impedir una invasión a gran escala.

Una frase le llamó especialmente la atención y la anotó en su diario: "Es más, si se enfrenta a la ocupación argentina a su llegada, no hay certeza de que esa fuerza pueda retomar la dependencia".

"Pueden imaginar que fue como un cuchillo clavado en mi corazón", escribió Thatcher.

"Absurdo y ridículo"

No obstante, en su declaración oral, resaltó que consideraba el ataque improbable: "Vuelvo a recalcar que pensé que sería absurdo y ridículo que invadieran las Malvinas / Falklands y que no pensé que fuera a suceder. Sin embargo, uno debe tener siempre planes de contingencia y poco después ocurrió el incidente de Georgia del Sur".

Lea también: La guerra de Malvinas/Falklands empezó en otro lado

Image caption Los documentos han sido desclasificados después de 30 años.

El panorama cambió el 31 de marzo de 1982 cuando a Thatcher le mostraron información de inteligencia que sugería que la acción argentina era inminente y lo describió como el peor momento de su vida.

"Aquella noche nadie podía decirme si seríamos capaces de retomar el control de las Falklands/Malvinas, nadie. No sabíamos, no sabíamos", dijo Thatcher después ante el comité.

El canciller británico de aquel momento, Lord Carrington, declaró ante el Comité Franks donde también defendió la idea de que Argentina no iba a atacar a las Malvinas/Falklands.

"He sido acusado y fui acusado violentamente después del 2 de abril en la Cámara de los Comunes, en la prensa y en otros lugares de haber ignorado deliberadamente señales, declaraciones y evidencias. Puedo decir francamente que no hice nada de de eso... simplemente no había (señales de invasión)", afirmó entonces Carrington.

El 5 de abril, el funcionario dimitió como canciller, lo que provocó esta reacción de Thatcher: "Tenía mucha confianza en Peter Carrington y su pérdida me pareció un golpe devastador para Reino Unido".

Lea: Argentina lanza ofensiva de prensa mundial sobre Malvinas/Falklands

Documento poderoso

El historiador Hennessy sostiene que la declaración de Thatcher sobre la guerra de las Malvinas/Falklands es uno de los documentos más poderosos en ser desclasificado por los Archivos Nacionales Británicos en los últimos treinta años.

"Apenas habían pasado tres meses desde el final de la guerra", señaló.

"Ella también tiene una gran capacidad de expresión", añadió Hennessy.

El ataque argentino a las islas puede haber sido una sorpresa para Thatcher y sus ministros, pero los documentos gubernamentales revelan otros aspectos interesantes.

Desde 1977 había una evaluación de la inteligencia británica indicando que la acción militar argentina era posible si las conversaciones sobre las islas no avanzaban bien.

Image caption Informes de inteligencia advertían desde 1977 de la posibilidad de una acción militar argentina.

Al final de ese año, el gobierno británico decidió enviar un submarino y dos fragatas al Atlántico Sur.

Sin embargo, los movimientos de los navíos se mantuvieron en secreto.

De hecho, no hubo presencia naval británica en el Atlántico Sur en los cinco años anteriores a la guerra.

Es posible que eso hubiese llevado a Argentina a pensar que el Reino Unido no lanzaría un ataque para retomar las islas en abril de 1982.

También, el embajador británico en Buenos Aires en 1982, Anthony Williams, sintió que algunas de sus advertencias enviadas a Londres habían sido simplemente ignoradas.

"Argentina no es apenas otra república bananera, un país de hojalata gobernado por un dictador de hojalata", escribió en su despacho final en junio de 1982.

"Argentina tiene sus vándalos, hooligans y hombres rudos. Pero esa no es toda la historia, y la toma de las islas no fue un simple acto de robo".

Contenido relacionado