El suicidio de Aaron Swartz, un símbolo de la lucha por internet

Aaron Swartz

Cuando estaba en la Universidad de Harvard, Aaron Swartz usó su acceso de estudiante al sistema de JSTOR, una editorial de ensayos académicos, para bajar cuatro millones de artículos y repartirlos gratis en internet.

Al darse cuenta, Harvard le cortó su acceso a JSTOR, pero Swartz -que desde muy joven demostró su destreza en la informática- se dirigió al campus de Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés), otra prestigiosa universidad en Boston, EE.UU., y se coló a un cuarto de cables y equipos electrónicos donde bajó los artículos manualmente.

Lea también: Aaron Swartz muere a los 26 años

El 19 de julio de 2011 Swartz fue arrestado por cargos de crimen informático, violación de los términos de uso de JSTOR y entrar a un área restringida.

Swartz se declaró inocente y esperaba ir a la corte dentro de dos meses para defender su causa, que probablemente no se reducía al caso de los artículos.

La policía de Nueva York encontró este fin de semana el cuerpo muerto de Swartz en su apartamento. El estadounidense de 26 años se ahorcó.

Su suicidio ha generado todo tipo de reacciones en el gremio de la tecnología, muchas de ellas culpando a quienes lo llevaron a las cortes de la justicia.

En un comunicado la familia de Swartz aseguró que el sistema legal estadounidense propició su muerte al calificar como "criminal" a un talentoso activista que lo único que buscaba era difundir información académica.

Swartz manifestó sus tendecias depresivas varias veces en sus blogs e incluso mencionó que solía pensar en suicidarse.

Aunque el vínculo de la muerte con el robo de los artículos de JSTOR no es claro, muchos creen que lo es y han enmarcado el suceso dentro del debate sobre el libre acceso a la información en internet.

Lea también: El gobierno de internet: ¿la nueva guerra fría?

De prodigio a activista

Cuando tenía 13 años y vivía con sus padres en Chicago, Swartz se ganó una beca que lo llevó a pasar unos meses en el MIT y conocer a importantes personalidades del mundo de la tecnología.

Tenía 14 años cuando hizo parte del equipo que inventó el RSS, un revolucionario formato para indicar o compartir contenido en la web de manera simple y efectiva.

Después de salir de la Universidad de Stanford sin haber terminado el currículo, Swartz fundó la empresa que en 2005 se convertiría en Reddit, una red social para la promoción de contenido que hoy en día no solo es visitada por millones de personas al mes sino también es considerada un ejemplo de innovación en internet.

La editorial Condé Nast compró Reddit en 2006 por una enorme fortuna que hizo a Swartz un joven millonario. La compra lo llevó a San Francisco, donde se deprimió y renunció al poco tiempo.

En 2010 Swartz se vinculó al Centro de Ética Edmond Safra de la Universidad de Harvard. Fue uno de los promotores de la campaña que hundió a ley SOPA en el Congreso de EE.UU., la cual buscaba establecer controles más rígidos al libre flujo del contenido en internet.

¿Producto de la persecución?

Su faceta de activista es lo que ha hecho que su muerte sea vista como un nuevo símbolo de la lucha por una internet neutral.

No en vano el inventor de la World Wide Web, Sir Tim Berners-Lee, tuiteó: "Aaron está muerto. Caminantes del mundo, perdimos a uno de nuestros sabios. Hackers por derecho, perdimos a uno de los nuestros. Padres todos, perdimos a un hijo. Lloremos".

Image caption Reddit, creación de Swartz, es un agregador de links en el que los usuarios pueden promover, criticar y votar por el contenido.

Y organizaciones y personalidades de este gremio se han pronunciado en ese sentido, entre otras el portal de filtración de documentos WikiLeaks y el promotor de leyes para el flujo de contenido gratuito Creative Commons.

Aaron Swartz finalmente no publicó los artículos por los que lo arrestaron en 2011. De hecho, los devolvió. JSTOR manifestó que no quería verlo enjuiciado y MIT se mantuvo ambigua sobre su voluntad.

Pero según el experto Glenn Greenwald, que escribió sobre el tema en el diario The Guardian este domingo, "los fiscales federales ignoraron la voluntad de las supuestas víctimas (…) e insistieron en acusarlo por delitos que implican sentencias de varias décadas y más de US$1 millón en multas".

Que la persecución judicial a Aaron Swartz esté vinculada a la intención de ciertos sectores de la política estadounidense de restringir la internet es una interrogante que con dificultad se puede contestar. Lo mismo ocurre con el vínculo entre esa persecución y su muerte.

Cualquiera que sea la razón que lo llevó a suicidarse, la muerte de Aaron Swartz ya es símbolo de una pelea que para muchos es de vida o muerte. Una batalla perdida en una guerra por ganar.

Contenido relacionado