Venezuela devalúa el bolívar

Cajero en Venezuela
Image caption Con la devaluación, US$1 pasará de valer 4,3 bolívares fuertes a 6,3.

El gobierno de Venezuela aprobó la tantas veces anunciada devaluación de su moneda, que continuará sometida a un estricto sistema de control cambiario.

Un dólar pasará de valer 4,3 a 6,3 bolívares, según informó el ministro de Planificación y Finanzas, Jorge Giordani, quien atribuyó la medida al mandatario Hugo Chávez.

"Y aquí está la firma del presidente, por si la quieren reconocer o todavía tienen dudas", esgrimió Giordani, aludiendo a las críticas llegadas sobre todo desde la oposición al hecho de que Chávez lleva casi dos meses sin dar señales de vida.

Minutos antes, el vicepresidente, Nicolás Maduro, había adelantado que últimamente la economía es "la gran preocupación" de Chávez, convaleciente en La Habana.

Desde la capital cubana -insistió Maduro- Chávez sigue gobernando. "Nos ha dicho: 'hagan un gran esfuerzo en el equipo económico del gobierno'", dijo Maduro recién llegado de la isla.

Lea también: La salud de Chávez pospone una devaluación "inevitable"

El gobierno venezolano espera que con esta devaluación aumenten los ingresos del Estado, cuya economía registró el año pasado un déficit del 16%.

En Venezuela existe un sistema de control de cambio desde 2003 que obliga a recurrir al Estado a través de varios organismos para acceder a las divisas que son autorizadas de acuerdo a un complicado proceso burocrático.

El anuncio de la medida no tomó a los venezolanos por sorpresa, quienes desde hace meses esperaban una devaluación.

Los expertos señalan que entre las principales razones de la decisión está el bajo nivel de las reservas internacionales líquidas en el Banco Central, el fuerte incremento de las importaciones, el creciente déficit fiscal y el hecho de que el precio de las divisas se haya disparado en el mercado paralelo, en el que el dólar se cotiza a unos 20 bolívares.

Aumento de precios

Image caption El ministro de Finanzas, Jorge Giordani, dijo que Chávez tomó la decisión de devaluar el bolívar.

En el caso de Venezuela, una devaluación supone un aumento de los precios de bienes y servicios, ya que el país importa casi la totalidad de lo que consume.

"La inflación va a repuntar hacia el orden del 30%", le dijo a BBC Mundo el economista Ángel García Banchs, de la consultora Econométrica.

Sin embargo, por el lado positivo, el experto asegura que la devaluación va a desalentar la importación de productos no esenciales.

"Muchas importaciones que uno veía por allí, que uno decía, cómo es posible que falta un fármaco para la diabetes, medicinas, alimentos en fin, pero hay bebida energética coreana. Simple y llanamente se empieza a resolver en la medida en que la bebida energética coreana deja de ser negocio (con la nueva devaluación). La importación de alimentos y medicinas seguirán siendo negocio porque son productos necesarios", afirma.

El líder opositor Henrique Capriles, gobernador del estado Miranda, rechazó el anuncio a través de la red social Twitter, calificando las medidas de "un 'paquetazo' oculto al pueblo".

"Al señor Maduro le dan un tiempito más al frente y acaba con el país, miren la inflación de enero", escribió el excandidato presidencial que fue derrotado por Chávez en las elecciones del pasado mes de octubre.

La rigidez del control de cambios y la escasa disponibilidad de divisas a través de los cauces oficiales hicieron florecer un mercado negro cuyo precio multiplica por tres y hasta cuatro la tasa oficial, que ahora es de 6,3 bolívares por dólar.

El país, que cuenta con las mayores reservas probadas de petróleo del mundo, tiene en las exportaciones de crudo su virtual única fuente de divisas: representa un 97% de sus exportaciones.

"Un gran esfuerzo"

Image caption Algunos temen que la devaluación conlleve un repunte de la inflación.

El gobierno de Chávez ha aprovechado los altos precios del petróleo los últimos años para impulsar políticas sociales como la Gran Misión Vivienda, que reparte casas entre los más necesitados.

Sin embargo, los altos precios del crudo no han bastado para financiar estos programas sociales, por lo que el país ha tenido que recurrir a nuevos endeudamientos.

Poco antes del anuncio de la devaluación, el vicepresidente Maduro adelantó que en una reciente reunión con el mandatario en Cuba, éste pidió "un gran esfuerzo al equipo económico del gobierno" para "estrangular la inflación y la especulación".

"Transmítale al pueblo de Venezuela que tenemos que hacer un gran esfuerzo para mantener el ritmo de crecimiento económico que este año está estimado en un 6%", fueron las palabras que Maduro atribuyó al presidente.

El vicepresidente insistió así en que Chávez sigue gobernando pese a que desde que partió para Cuba para entrar al quirófano a operarse de cáncer el pasado 11 de diciembre sólo se ha sabido de él por lo que dicen sus más estrechos colaboradores: ni una imagen, ni una llamada.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.