"En Guatemala jamás hubo genocidio"

Media playback is unsupported on your device

"Rechazamos el fallo porque es injusto. En Guatemala, como en cualquier parte del mundo, el fallo debe ir acorde a lo probado y aquí no sucedió eso".

Esta palabras pertenecen a Francisco García Gudiel, abogado del expresidente de facto Efraín Ríos Montt.

En conversación con BBC Mundo, García Gudiel dijo estar confiado de que se anulará la sentencia dictada la semana pasada contra Ríos Montt por un tribunal nacional, que lo halló culpable de genocidio y crímenes de lesa humanidad.

Tras conocerse el veredicto, la defensa presentó un recurso ante la Corte Constitucional para que se anule el fallo. El resultado de esta petición se dará a conocer a partir de este lunes.

Aunque reconoció que en la época de Ríos Montt se cometieron excesos, García Gudiel negó rotundamente la existencia de un genocidio.

La condena por genocidio es la primera en el mundo a un exmandatario ante un tribunal nacional.

Ésta es una síntesis de la conversación.

¿Por qué cree que se debería anular la sentencia?

Image caption En opinión de García Gudiel (derecha) la sentencia no es válida porque se han cometido demasiadas "violaciones a la ley".

La justicia ha tomado una decisión que no avalamos, porque se ha tomado violentando la ley. Existieron órdenes expresas de cortes y de salas de apelaciones superiores al tribunal que emitió la sentencia, en las cuales se ordenaba suspender el trámite del proceso mientras se depuraba el mismo.

Hay muchas cuestiones incidentales pendientes de resolver y la corte de constitucionalidad era del criterio de que no se dictara sentencia hasta que se resolvieran estas cuestiones incidentales. El tribunal desobedeció esta orden y dictó esta sentencia. Por eso es que estamos en desacuerdo con el fallo.

En segundo lugar, porque no compartimos el criterio de que en Guatemala hubo genocidio. En Guatemala jamás hubo genocidio. En el juicio nunca se probó que existiera una orden del gobierno, como ente soberano, de eliminar a los ixiles.

De los 50.000 ixiles que había en el año 82, durante el juiciose probó que fallecieron únicamente 232. ¿Crees tú que puede haber genocidio? No se puede decir entonces que se pretendía exterminar a los ixiles. Además se probó que muchos murieron por muerte natural, no por balas.

Lea: Guatemala y los dragones del pasado

Pero la jueza determinó que hubo pruebas suficientes para asegurar que hubo genocidio, que Ríos Montt lo supo y no hizo nada al respecto, ¿ustedes rechazan la afirmación de la jueza?

Rechazamos el fallo porque es injusto. En Guatemala , como en cualquier parte del mundo, el fallo debe ir acorde a lo probado. Aquí no sucedió eso.

Image caption "Nunca se probó que existiera una orden del gobierno (...) de eliminar a los ixiles", aseguró García Gudiel.

La sentencia recoge los testimonios de mujeres violadas, pero que una persona haya sido violada no quiere decir que en Guatemala hubo genocidio. En Guatemala hubo excesos de la guerra, y de los dos lados, no sólo del lado del ejército.

De eso a genocidio hay mucha diferencia. No se probó que se persiguiera a los ixiles.

Vea: La condena a Ríos Montt en imágenes

¿Creen ustedes que la corte va a anular el fallo?

Si, estamos sumamente confiados. ¿En qué país del mundo se ha visto que un juez inmediatamente después de sentenciar a alguien se esté congraciando con la gente? Es como decirles les cumplí. Eso sólo demuestra que el juez está parcializado hacia una de las partes. El derecho penal debe juzgar actos, no personas.

El fallo es insostenible por una serie de violaciones al debido proceso y al derecho de defensa. Que el proceso se cae, se cae. Definitivamente.

El tribunal vició el proceso por la ambición y el interés de llegar rápido a una sentencia condenatoria.

¿Cómo se encuentra Ríos Montt en este momento?

Image caption Aunque se lo vio lúcido y saludable durante el juicio, García Gudiel asegura que Ríos Montt está muy enfermo.

Está muy enfermo.

Tiene una cardiopatía seria, un problema de hipertensión arterial, problemas de próstata, tiene problemas en cinco vértebras que le dificultan permanecer sentado y sus piernas están dormidas las 24 horas.

Sin embargo en la corte se lo veía bien de salud, lúcido, listo para enfrentar la pelea legal

Ésa es la percepción que tú tienes, por lo que viste superficialmente. Desde que comenzó el debate él ha estado haciendo un gran esfuerzo por mantener esa postura, aún en detrimento de su propia salud.

Lea: De mandatario a culpable de genocidio

¿Y cómo está de ánimo?

Muy bien. Tiene mucha paz interior.

Me dijo, "licenciado, no tenga pena, yo tengo paz, yo sé que no hice nada malo por este país. Lo que hice, lo hice pensando en el bienestar de los guatemaltecos. Si la historia me juzga de genocida, allá ellos. Yo no soy genocida".

¿Qué opina del papel que han jugado las ONG internacionales en todo el proceso?

Estamos iniciando una cruzada a nivel nacional para que expulsen a los extranjeros que vengan a meter sus narices en la justicia de Guatemala. Vamos a crear fondos, vamos a comprar cámaras de video y fotografía para ponerlos en evidencia, vamos a pagar publicidad para que todo extranjero de las ONG que participe influyendo en decisiones de Guatemala, sea declarado non grato y expulsado del país.

Estoy indignado con el papel de las ONG que han canalizado fondos de los europeos, despilfarrándolos acá en Guatemala, para las ONG que sólo son parásitos para Guatemala.

¿Qué consecuencias va a tener este proceso?

Desgraciadamente, los organismos internacionales que apoyan esta serie de circunstancias han tomado el proceso contra Ríos Montt como emblemático. Han dicho: Ríos Montt ya no tiene inmunidad porque ya no es congresista, por eso es mucho más fácil juzgarlo. Y si demostramos al mundo que fuimos capaces de encarcelar a Ríos Montt, vamos a encarcelar al resto de personajes involucrados en este problema.

Es un efecto dominó. El problema es que en Guatemala, los exguerrilleros han cooptado las instituciones de justicia. Todas las personas que en ese momento se movían en la ideología de izquierda hoy están en posiciones privilegiadas en la administración de justicia y han buscado ese deseo de revancha, de venganza y no de justicia.

Contenido relacionado