Afiuni: libertad condicional para “la presa personal de Chávez”

Maria Lourdes Afiuni
Image caption Afiuni, quien en la foto saluda a través de la ventana de su casa, podría quedar en libertad en las próximas horas.

Si bien el gobierno de Venezuela insiste en que en su sistema democrático no caben los presos políticos, eso no es lo que piensa la jueza María Lourdes Afiuni, que se considera "la prisionera personal de Hugo Chávez".

Este viernes se conoció que las autoridades ordenaron su excarcelación, pero Afiuni continuará siendo juzgada en libertad condicional, tras casi tres años y medio de reclusión. Tendrá que presentarse ante un juez cada 15 días ni podrá salir del país. Además, tampoco hablar con la prensa ni, lo que es nuevo, hacer uso de las redes sociales: en Twitter tienen 250.000 seguidores.

Afiuni es la jueza que en 2009 exasperó a Hugo Chávez liberando a Eligio Cedeño, un banquero acusado de varios delitos que llevaba tres años pendiente de juicio. Ante eso, el difunto mandatario pidió dureza contra ella, la pena máxima de 30 años e incluso cambiar la ley si hacía falta porque "es mucho más grave un juez que libere a un bandido, que el bandido mismo".

Desde entonces, Afiuni ha vivido un proceso que es presentado como paradigma por quienes cuestionan la existencia de un poder judicial independiente en el país.

Su caso llegó a ser objeto de unas críticas a la que incluso se sumó el intelectual izquierdista estadounidense Noam Chomsky.

Lea también: Chomsky pide liberación de Afiuni

Para el chavismo, sin embargo, la resonancia internacional que tiene no es más que un elemento más de la campaña de descrédito contra la revolución bolivariana. Aseguran que se trata de un proceso que lleva adelante ante jueces independientes y con todas las garantías.

El delito

Los problemas de Afiuni empezaron cuando en diciembre de 2009 aplicó la recomendación del Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria de Naciones Unidas que había cuestionado la situación del banquero Eligio Cedeño.

Resolvió otorgar libertad condicional a Cedeño, que llevaba cerca de tres años detenido sin que comenzara su juicio. La ley venezolana establece un tope de dos años.

Aunque le prohibió abandonar el país, el banquero, que se consideraba "preso político", huyó a Estados Unidos, donde recibió asilo.

La fiscalía estimó que había habido irregularidades en la liberación y el Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebín) la arrestó.

Chávez expresó su indignación. "Habrá que meterle pena máxima a esta jueza y a los que hagan eso, ¡30 años de prisión!, pido yo a nombre de la dignidad del país", dijo en televisión.

En prisión se encontró con mujeres a las que ella misma había sentenciado. Encerrada en una celda de 3 por 2,5 metros, denuncia que fue atacada con armas blancas y agredida sexualmente.

Entonces abrió su cuenta en Twitter, que supera los 250.000 seguidores y es el único medio por el que se podía expresar públicamente hasta este viernes, cuando entre las medidas cautelares, se le prohíbe hacerlo, según le confirmó su abogado a BBC Mundo.

No tardó en recibir muestras de solidaridad en Venezuela e internacionalmente. Incluso Chomsky se unió a la campaña por su liberación con una carta a Chávez, por quien nunca había ocultado sus simpatías.

Tras un año y dos meses en el presidio del Instituto Nacional de Orientación Femenina (INOF), fue decretado el arresto domiciliario. Así su casa se convirtió en su prisión por los siguientes dos años y cuatro meses.

Lea también: ¿Hay presos políticos en Venezuela?

"Torturas"

Eso, hasta este viernes, una semana después de que la fiscal general del Estado, Luis Ortega, anunciara en su cuenta personal de Twitter su solicitud de libertad condicional para Afiuni.

Tuvo que pasar una semana para que se consumara la medida. El abogado de la jueza, Jose Amalio Graterol, califica de "tortura" la dilación.

"Esta espera también es un trato cruel, inhumano y degradante, y constituye una tortura psicológica", le dijo el letrado a BBC Mundo.

Según su abogado, sin embargo, esta no es la primera vez que padece torturas. Ya en el INOF sufrió heridas de arma blanca y quemaduras de cigarrillos después de haber llegado con un certificado de buen estado de salud.

"Además, tuvo el valor de denunciar que había sido violada", comentó Graterol.

Problemas de salud

Otra queja recurrente de su entorno es la actitud de las autoridades ante sus constantes problemas de salud. Afiuni ha tenido problemas para ser atendida por un médico por depender de la autorización de la jueza que ve su caso.

"Tiene problemas renales, cistitis y problemas urinarios. En una axila tiene un quiste y en un seno también. No ha podido operarse", le relató a BBC Mundo su hermano, Nelson Afiuni.

"La fiscalía se ha preocupado, pero la que autoriza que es la juez y no le da la gana a veces", se quejó.

El hermano de la jueza contó que el mayor problema se da cuando enferma en fin de semana, pues les resulta imposible encontrar a la autoridad encargada de autorizar su traslado a un centro médico.

"Una vez se intoxicó. Hasta la fiscalía fue a ver qué pasaba y tuvo que esperar a que el lunes llegara la autorización de la juez, pero bajo presión, bajo denuncia", agregó.

Sin declarar a los medios

Image caption En su momento, el difunto presidente Chávez criticó duramente la decisión de Afiuni de liberar al banquero Cedeño.

A solicitud de la fiscalía, la jueza tendrá que presentarse cada quince días ante las autoridades, no podrá salir de Venezuela y tampoco podrá hablar con los medios de comunicación. La novedad es que tampoco podrá hacer uso de su cuenta en la red social Twitter.

La presentación ante las autoridades es una fórmula habitual para minimizar el riesgo de fuga. Para el veto a las declaraciones a los medios o las redes sociales es para lo que no encuentra justificación su abogado.

"Apelamos y nunca nos han dado la razón ante algo a criterio nuestro inconstitucional que violenta la libertad de expresión", le dijo Graterol a BBC Mundo.

En cualquier caso, al poder salir de su domicilio, pudo hacer realidad su deseo de visitar varios templos religiosos para cumplir con sus promesas, mientras continúa su juicio cuya sentencia espera para septiembre.

Lea también: Hugo Chávez se defiende ante la BBC

Contenido relacionado