Petróleo de esquisto: ¿convertirá a Argentina en potencia energética?

Yacimiento Vaca Muerta (Foto: AFP) Derechos de autor de la imagen BBC World Service
Image caption Vaca Muerta es una de las mayores formaciones de gas y petróleo no convencionales del mundo. (Foto: AFP)

Este martes la empresa nacional de petróleo de Argentina, Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPF), anunció la firma del primer acuerdo con una petrolera internacional desde que fue expropiada a la española Repsol en mayo de 2012.

YPF selló una alianza con el gigante estadounidense Chevron para explotar el yacimiento de Vaca Muerta, una enorme formación de petróleo y gas no convencional en la provincia de Neuquén, en el oeste de Argentina.

Se prevé que Chevron invierta US$1.240 millones en el proyecto. La petrolera avanzó con el acuerdo con YPF a pesar de que Repsol la demandó ante tribunales de EE.UU. y España por esta asociación.

Repsol acusa a Chevron de aprovecharse de información privilegiada sobre Vaca Muerta que le dio la petrolera española cuando descubrió ese enorme yacimiento argentino. Y considera que la estadounidense busca un beneficio "ilegítimo" al asociarse con el Estado argentino, que aún no pagó la indemnización por YPF.

Cuando se expropió esa empresa, un vocero de Repsol dijo a BBC Mundo que el motivo real de la nacionalización era el interés del gobierno en quedarse con los derechos de explotación de Vaca Muerta, algo en lo que coincidieron varios observadores.

Lea también: ¿Está Vaca Muerta detrás de la expropiación de YPF?

¿Pero por qué tanto interés en este yacimiento? Porque según estudios del Departamento de Energía de Estados Unidos esta y otras formaciones argentinas contienen uno de los mayores recursos de petróleo y gas no convencionales del mundo.

Los últimos datos de la Agencia de Información de Energía (EIA, por sus siglas en inglés), una dependencia del Departamento de Energía de EE.UU., indican que Argentina tendría 802 trillones de pies cúbicos (tcf) de gas de esquisto o shale gas.

De los 41 países medidos sólo China tiene más.

Argentina también tendría un gran caudal de petróleo de esquisto (shale oil): 27.000 millones de barriles, los cuartos recursos no convencionales más grandes del mundo después de Rusia, EE.UU. y China.

Con ese potencial, algunos creen que si Argentina hallara un método rentable para extraer estos hidrocarburos podría competir con Venezuela como principal productor sudamericano de combustibles.

Potencial

Derechos de autor de la imagen BBC World Service
Image caption El acuerdo entre YPF y Chevron es el primero que logra la petrolera argentina con una multinacional desde que fue estatizada.

Para entender la magnitud de lo que significa esta riqueza para Argentina alcanza con hacer esta observación: al año los argentinos consumen 1,5 tcf de gas, una fracción minúscula de los 802 tcf que se estiman podrían yacer bajo tierra.

En comparación, el mayor yacimiento de gas que tiene hoy en día el país, Loma La Lata, posee 10,8 (tcf) de reservas.

Esto, en un país en el que mitad de la matriz energética depende del gas.

Es por eso que el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner quiere explotar estos recursos para recuperar el autoabastecimiento energético que se perdió bajo su gobierno.

Si bien provienen de un lugar distinto, el gas y el petróleo no convencionales cumplen las mismas funciones que los combustibles tradicionales.

Sin embargo explotar el potencial de estos hidrocarburos no es una tarea sencilla. A diferencia de los combustibles convencionales, el gas y el petróleo de esquisto son mucho más difíciles de extraer.

Hace sólo diez años que se creó la tecnología adecuada para perforar con éxito el primer pozo comercial no convencional, en EE.UU.

Es que a diferencia de los yacimientos tradicionales, que no suelen superar los 2.000 metros de profundidad, para alcanzar la "roca generadora" o "roca madre" de donde se extraen los hidrocarburos no convencionales hay que perforar al menos 2.500 metros, a veces hasta el doble.

Fuentes del Instituto Argentino del Petróleo y del Gas (IAPG) explicaron a BBC Mundo que además cada pozo requiere una tecnología particular, adaptada a las características de ese suelo.

Debido a estas dificultades, mientras que de un pozo tradicional se pueden extraer un 30% de las reservas, en los pozos no convencionales apenas se extrae entre el 8 y el 12%, según el IAPG.

Más caro

Además del mayor desafío, explotar reservorios no convencionales es también mucho más caro. Mientras que un pozo de gas o petróleo en Argentina requieren una inversión cercana a los US$6 o 7 millones, su equivalente no convencional cuesta dos o tres veces más, afirmaron los expertos.

De ahí la importancia del acuerdo que firmó este martes YPF con Chevron.

Derechos de autor de la imagen BBC World Service
Image caption El acuerdo con Chevron causó polémica en Argentina donde algunos cuestionan sus términos. (foto: Getty Images)

Diversos consultores en temas energéticos dijeron a BBC Mundo que el Estado argentino depende de socios extranjeros para explotar sus prometedoras formaciones, ya que no cuenta con los recursos necesarios para hacerlo solo.

Durante un discurso en diciembre pasado, el presidente del IAPG, Ernesto López Anadón, estimó que "en los primeros diez años se requerirán inversiones por alrededor de US$70.000 millones si queremos contar con una desarrollo significativo de los recursos no convencionales".

En ese sentido, muchos advierten que la inversión que hará Chevron representa una parte muy pequeña de lo que necesita Argentina si verdaderamente quiere extraer el máximo de su potencial.

Sin embargo, el geólogo Luis Stinco, experto en hidrocarburos no convencionales, destacó a BBC Mundo que la importancia del acuerdo con la petrolera estadounidense reside en el conocimiento –o el know how- que va a aportar esta empresa.

"Estados Unidos desarrolló la principal industria del esquisto y Chevron puede disminuir fuertemente la curva de aprendizaje –el learning curve- de Argentina, que recién está aprendiendo sobre estos hidrocarburos", afirmó.

Lea también: El petróleo de esquisto cambiará el mercado energético

Además, Stinco consideró que el acuerdo puede traer confianza a otras multinacionales y sentar las bases para futuras asociaciones.

Industria naciente

En la actualidad en Argentina hay unos 80 pozos donde se extrae gas y petróleo de esquisto y el país es el único de América Latina donde se explotan los hidrocarburos no convencionales.

Pero a pesar de que algunos creen que Argentina podría convertirse en un gigante energético gracias a sus recursos no convencionales otros se muestran más escépticos.

Derechos de autor de la imagen BBC World Service
Image caption Según algunos expertos Argentina podría recuperar su autoabastecimiento energético en los próximos 10 años, gracias a los no convencionales.

"Para empezar hay que distinguir si se comprueba que este recurso es en efecto una reserva", dijo a BBC Mundo el geólogo Daniel Kokogian. En este sentido este y otros expertos resaltan que un recurso es una estimación de los hidrocarburos que son "técnicamente recuperables".

Pero para que los recursos se transformen en reservas debe existir un contexto económico que torne rentable su extracción.

Es decir, explotar gas y petróleo no convencionales solo tiene sentido si su costo es menor a producir o importar hidrocarburos convencionales.

En ese contexto, el consultor en temas energéticos Eduardo Barreiro estimó que para Argentina sólo es rentable en la actualidad explotar el 10% de sus recursos no convencionales.

No obstante, el experto dijo a BBC Mundo que con esa cantidad el país podría volver a autoabastecerse en los próximos diez años.