¿Cómo impacta a la economía que EE.UU. recorte su plan de estímulo?

Sede de Reserva Federal de Estados Unidos.
Image caption El objetivo del programa fue reactivar la economía de EE.UU.

La Reserva Federal de Estados Unidos, Fed, anunció este miércoles una reducción del programa de estímulo económico puesto en marcha en 2008 para reimpulsar la deprimida economía del país.

El programa de flexibilización cuantitativa, que consiste en una enorme compra de bonos de deuda, se desarrolló para incrementar el dinero en circulación e incentivar el consumo.

Ahora, en un contexto de cierta recuperación de la economía estadounidense, el presidente de la Fed, Ben Bernanke, comunicó que habrá una reducción de US$10.000 millones en la cantidad de deuda que la Fed compra cada mes.

Se esperaba el anuncio de una modificación del programa -incluso había quien creía que iba a ser cancelado- y la expectativa había impulsado una reacción positiva de los mercados financieros.

BBC Mundo explica los detalles del plan y cómo puede afectar su recorte.

¿Qué es la política de inyección o Flexibilización cuantitativa?

El programa de rescate que Estados Unidos puso en marcha para sobreponerse a la crisis de 2008 se resume en dos palabras: flexibilización económica.

Se trata de una herramienta de política monetaria cuyo objetivo es dotar de liquidez a la economía. Esto es, poner más dinero en circulación a disposición del público.

Para ello, la Reserva Federal compraba hasta ahora unos US$85.000 millones de bonos de deuda al mes, con el objetivo de propiciar una bajada de la tasa de interés e incentivar el consumo.

Esto supone una inyección de dólares a la economía.

Con la reducción conocida este miércoles, la cantidad será de US$75.000 millones mensuales.

En cinco años, desde su inicio, la Reserva Federal ha acumulado unos US$4 billones en títulos de la deuda, casí el equivalente del producto interno bruto de Alemania, la cuarta economía del mundo.

¿Por qué se implantó esta política?

El objetivo del programa es estimular la economía. Dice la teoría que, al poner más dinero en efectivo en circulación, aumenta la actividad económica.

En 2008 la tasa de desempleo en Estados Unidos se situó alrededor del 7%.

Desde entonces, el banco central estadounidense inició la compra de bonos y activos a un ritmo frenético. Esto llevó a una baja en el valor de referencia de las tasas de interés ya que, al haber un voraz comprador de bonos, el interés ofrecido para hacer que la emisión fuera atractiva no tenía que ser tan elevado.

Como consecuencia, las tasas de interés para el público fueron presionadas a una baja, lo que llevó a un aumento en las solicitudes de crédito.

A su vez, el incremento de esta demanda de préstamos condujo a un aumento de las inversiones de capital privado, lo cual influye en la generación de empleo.

Así, se busca frenar el alza del desempleo y además dar un impulso al consumo.

Image caption Ben Bernanke será sucedido por Janet Yellen a inicios de 2014..

Si los ciudadanos logran empleos y reciben un salario, pueden ayudar a la reactivación del flujo económico a través de algo tan sencillo como la compra.

La Reserva Federal cree que las tasas de interés pueden incrementarse a partir de 2015, una vez que el desempleo baje de 6,5% y si la inflación se mantiene dentro del objetivo del ente emisor de 2% anual.

¿Cómo afecta este recorte al resto de países?

Si la economía estadounidense empieza a mejorar y su plan de incentivos se recorta, pueden darse consecuencias en el resto del mundo.

"Es lógica la postura que adopta Estados Unidos porque cuando un país empieza su recuperación, debe ir retirando los estímulos monetarios porque de lo contrario acabaría con una inflación muy alta", señaló el economista Manuel Pazos, subdirector del Departamento de Análisis Económico de la Universidad de Sevilla.

En muchos mercados emergentes se mira con recelo una reducción de la flexibilización cuantitativa.

Cuando la Reserva Federal lanzó su programa y se devaluó el dólar, el mercado de divisas estadounidense dejó de resultar atractivo a ojos de los grandes inversores.

Muchos, por ello, decidieron destinar sus recursos a mercados que suponían un mayor riesgo, pero una mayor ganancia, como Brasil o India.

La reducción de los estímulos disminuirá la cantidad de dólares en circulación y, por tanto, puede causar una subida del tipo de interés en Estados Unidos. Consecuentemente, esto apreciará el valor del dólar.

"Los grandes inversores, como China, que habían apostado por otras economías, pueden retirar esos fondos para volver a llevarlos a Estados Unidos", explica Francisco Javier Ferri, profesor titular de Análisis Económico en la Universidad de Valencia.

El nuevo panorama puede apreciar el valor del dólar y a la vez depreciar el valor de la moneda de mercados de los que se retirarían los fondos invertidos.

"La economía de América Latina, que no es tan competitiva como la europea, necesitaría entonces importar muchas más cosas, al tener una moneda depreciada. Es lo que se llama importar inflación. Van a tener que pagar más por comprar lo mismo", dice Ferri.

En este sentido, "en los países latinoamericanos tenderá a subir el tipo de interés. De ser así, la economía se resiente", continúa el profesor.

Sin embargo, cuando EE.UU. crece con un dólar que se va apreciando, también hay efectos positivos para países que ven cómo sus exportaciones se vuelven más competitivas.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.