Siria: el gobierno y la oposición frente a frente por primera vez

Conversaciones sobre Siria Derechos de autor de la imagen AFP

En medio de una mezcla de expectativa y grandes dudas, comenzó este miércoles en la ciudad suiza de Montreux la conferencia de paz para Siria conocida como Ginebra II.

Durante meses, diplomáticos de Naciones Unidas, Estados Unidos y Rusia intentaron persuadir al gobierno de Bashar al Asad y a las distintas facciones de la oposición en Siria para que participaran.

Media playback is unsupported on your device

Las dudas sobre su realización, sin embargo, persistieron hasta el martes, luego de la crisis generada por la invitación efectuada por la ONU a Irán, que provocó una reacción negativa de EE.UU. y también una amenaza por parte de la oposición siria de que no asistiría.

Once horas después, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, retiró la invitación al gobierno de Teherán y la opositora Coalición Nacional Siria confirmó su invitación.

Es la primera vez que el gobierno y la opsición de Siria participan en negociaciones para poner fin al conflicto que comenzó hace tres años.

La gran pregunta ahora es: ¿qué perspectivas reales hay de poner fin a la sangrienta guerra civil?

La conferencia fue precedida por la difusión de un informe que acusa al gobierno sirio de graves violaciones de los derechos humanos.

Lea: Acusan a Al Asad de torturas y ejecuciones

BBC Mundo le explica quiénes participan de la conferencia y qué se espera lograr en este encuentro.

¿Cómo se logró acercar a las partes en guerra?

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Grupos rebeldes islamistas se han unido para combatir en Siria.

Los preparativos de las conversaciones comenzaron en mayo de 2013 cuando el secretario de Estados de Estados Unidos, John Kerry, y su contraparte ruso, Sergei Lavrov, acordaron reunir a ambos bandos.

Kerry dijo entonces que esa era la única alternativa porque Siria "estaba dirigiéndose hacia un abismo y hacia el caos".

Pero los esfuerzos iniciales para acercar a las partes fracasaron.

Las cosas cambiaron después de un ataque con armas químicas cerca de Damasco en agosto de 2013 donde murieron cientos de personas.

En septiembre, el Consejo de Seguridad de la ONU adoptó la resolución para destruir el arsenal químico de Siria y también para "convocar, lo más pronto posible a una conferencia internacional sobre Siria para implementar el llamado Comunicado de Ginebra.

La resolución también establecía que "todas las partes en Siria se comprometan seria y constructivamente" a "lograr la estabilidad y la reconciliación".

¿Qué es el Comunicado de Ginebra?

Es un acuerdo para establecer un gobierno de transición que fue firmado en una reunión de la ONU en junio de 2012.

El documento establece que cualquier acuerdo político debe incluir "una transición que ofreza la posibilidad de que el futuro pueda ser compartido por todos en Siria, pueda ser implementado en un ambiente de seguridad y sea fiable".

Asimismo indica que para lograr esa transición se debe establecer "un organismo de gobierno con amplios poderes ejecutivos que incluya a miembros del gobierno y de la oposición".

También debe garantizar "la participación de todos los grupos y segmentos de la sociedad siria en un proceso de diálogo nacional significativo", la revisión del orden constitucional y el sistema legal y elecciones libres y justas para establecer nuevas instituciones y organismos".

¿Asistirá a la conferencia el gobierno de Bashar al Asad?

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Bashar al Asad reiteró que no renunciará.

El gobierno sirio anunció el 27 de noviembre que participaría en las conversaciones pero que su delegación oficial "no entregaría el poder a nadie".

En una declaración la Cancillería indicó que los representantes del presidente al Asad estarán presentes para "perseguir las demandas del pueblo sirio, en primer lugar la eliminación de los terrositas", que es el término que utiliza el gobierno para referirse a quienes se oponen al presidente al Asad.

El domingo, tres días antes del inicio de Ginebra II, Bashar al Asad reiteró que no tiene ninguna intención de entregar el poder y que el asunto no será tema de discusión en las conversaciones de paz.

"Si hubiéramos querido renunciar lo hubiéramos hecho desde un principio", dijo Al Asad a la agencia rusa Interfax en Damasco.

Anteriormente el presidente ha insistido en que cualquier acuerdo que se logre deberá ser aprobado por referendo. Pero no es claro cómo se podrá llevar a cabo.

¿Quién representará a la oposición en las conversaciones?

La Coalición Nacional Siria, el principal grupo de oposición en el extranjero, anunció el sábado que asistirá a las conversaciones. Pero el bloque opositor está sumido en profundas divisiones y desacuerdos.

Un bloque clave del grupo, el Consejo Nacional Sirio, amenzó con retirarse de la Coalición si ésta participa en las conversaciones. Y el Comité de Coordinación Nacional también ha rechazado negociar con el gobierno y declaró que no reconoce la autoridad de la Coalición Nacional.

El movimiento de oposición que lucha en el terreno, el Ejército Libre de Siria, dijo en noviembre que sus aliados no irán a Ginebra porque no se ha dejado en claro si las negociaciones conducirán a la renuncia del presidente Al Asad.

Y el Frente Islámico, una poderosa alianza de grupos rebeldes islamistas, advirtió que considera que la participación en las conversaciones es "una traición".

De cualquier forma la principal demanda de los que sí asistirán, la Coalición Nacional Siria, es la renuncia del presidente Al Asad.

¿Podrán tener éxito estas conversaciones?

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Las fuerzas de oposición en el terreno rechazaron las conversaciones.

Después de tres años de sangrientos combates, más de 100.000 muertos y 9,5 millones de desplazados, Estados Unidos dijo que la conferencia es "la mejor oportunidad para que la oposición logre los objetivos del pueblo sirio y de la revolución".

Pero tal como señalan los corresponsales, con posiciones y objetivos tan irreconciliables del gobierno y la oposición: Al Asad reitera que no renunciará, la oposición insiste en que Al Asad no debe participar en la transición, es difícil saber cómo se podrá lograr un progreso tangible en la reunión.

Poco antes de que las conversaciones se inicien, el ministro de Reconciliación Nacional de Siria, Ali Haidar, declaró: "No esperen nada de Ginebra II. Ni Ginebra II, ni Ginebra III o Ginebra X resolverán la crisis siria. La solución ya comenzó y continuará siendo el triunfo militar del Estado".

E incluso si se lograra algún tipo de acuerdo político en Ginebra II, muchos se preguntan cómo se implementará ese acuerdo en el terreno, cuando estas conversaciones son irrelevantes para las fuerzas que están allí combatiendo.

Contenido relacionado