Aplicaciones para predecir lesiones y enfermedades

Jugador de Rugby Derechos de autor de la imagen BBC Horizon

Imagine que todo el mundo pueda ver lo que tiene por delante, que todos sepan lo que viene antes de que suceda. Gracias a la tecnología de las aplicaciones y dispositivos -al menos en algunos aspectos de la salud- ese escenario puede ser real.

Existen dispositivos para supervisar la postura, los niveles de alcohol en la sangre, saber cuántos pasos se dan en un día o cuán alto se puede saltar. Incluso hay unos que indican la rapidez con la que una persona come; y todo se puede saber sin tener que llenar la casa de aparatos.

Actualmente existen decenas de miles de aplicaciones disponibles para teléfonos inteligentes que llevan un registro de lo imaginable... y a veces inimaginable, como medir el ritmo cardíaco con tan sólo colocarse delante de la cámara de un celular.

Si bien esto puede ser un hobby para muchos, hay quienes ya utilizan esta tecnología de auto monitoreo de una manera fundamental para la salud y estar en forma.

En Londres, la selección inglesa de rugby entrena de una forma peculiar. Sus jugadores están entre las personas más vigiladas del mundo.

El jefe de desempeño físico, Brett Davison, no pierde detalle de estos deportistas.

Los jugadores llevan una pequeña unidad de sistema de posicionamiento global (GPS, por sus siglas en inglés) en un bolsillo de neopreno en la parte de atrás de sus camisetas.

También llevan una cinta para medir la frecuencia cardíaca, que se coordina con el GPS y envía información a un programa de computación.

Números en vez de ojos

Derechos de autor de la imagen BBC Horizon
Image caption Brett Davison (der) puede predecir una lesión e incluso una enfermedad de sus jugadores.

Si bien a los ojos de cualquier persona, e incluso de médicos, estos jugadores se ven completamente sanos, Davison se fija mucho más en su condición física sin tener que mirarlos directamente.

Sólo tiene que observar los datos que le ofrece la pantalla del computador.

"Aquí tenemos la velocidad (de cada uno), tanto la actual, como la promedio, así como los máximos", le explica Davison al presentador de BBC Horizon, Kevin Fong.

También tiene la estadística de la frecuencia cardíaca durante toda la sesión de entrenamiento, la carga de estrés y el número de aceleraciones y desaceleraciones.

Brett observa los números sobre los kilómetros que corrieron y la velocidad en que lo hicieron. Todos estos datos le ayudan a detectar problemas mucho antes que cualquier doctor pueda hacerlo.

"Normalmente puedes ver las posibles lesiones al fijarte en la velocidad, o en la falta de velocidad", señala.

Si hay "algo" que no esté bien en el jugador, los números no le engañarán.

"Esta información que recoge Brett resulta ser un indicador increíblemente sensible a lesiones", explica Fong.

Davison puede ver el balance de cada pisada, de la derecha y la izquierda, gracias a un acelerómetro.

"Así que podemos saber qué tan mal está cojeando, o qué tanto están favoreciendo a una pierna", explica el técnico mientras observa que uno de sus jugadores tiene problemas en una rodilla. "La diferencia entre su rodilla izquierda y su derecha es de 1,5%".

Diferenciá mínima

Derechos de autor de la imagen BBC Horizon
Image caption Estos jugadores llevan un GPS en la parte de atrás de sus camisetas, entre otros dispositivos.

Estos números parecen ser insignificante, pero en el caso del jugador que Davison está monitoreando, también muestra pequeños signos de cojera; y eso lo hace más serio.

Desde que este equipo de rugby empezó a ser vigilado con tal detalle, las lesiones han disminuido en un 80%. Davison detiene una lesión antes de que surja.

Para el experto, todos estos dispositivos condensados en un programa informático se han convertido en una especie de bola de cristal.

"Si han tenido una mala noche, la frecuencia cardíaca lo mostrará. Si se están enfermando y no lo saben, normalmente sus pulsaciones nos lo dirá", comenta Davison.

Mirándolo así, algunas veces el equipo médico de esta selección de rugby sabe cosas de sus jugadores antes de que ellos se enteren.

"Hasta ahora (este sistema) no ha fallado. Cuando no reaccionamos a la información que vemos, literalmente el jugador se levanta sintiéndose mal al día siguiente".

Davison agrega que cuando esto pasa se molesta porque ha visto lo números y no han actuado. "Pero por lo general detectamos enfermedades 24 horas antes de que (los jugadores) puedan empezar a sentirse enfermos".

Para el médico Kevin Fong, poder ver una enfermedad o lesión antes de que los jugadores sean conscientes de ello es algo extraordinario. "Porque es para lo que realmente nos esforzamos en la medicina".

Las aplicaciones como la que utiliza Brett Davison permiten ver la tormenta antes de que llegue y evitarla, o si ello no puede ser, navegar sin peligro a través de ella.

En las próximas semanas ofreceremos las siguientes entregas sobre cómo la tecnología puede revolucionar la medicina.

Síganos en Twitter @bbc_ciencia