Colombia: Juan Manuel Santos pierde la mayoría en el Senado

  • Arturo Wallace
  • BBC Mundo, Colombia
Juan Manuel Santos

Fuente de la imagen, Reuters

Pie de foto,

El Partido de la U, del presidente Santos, tendrá que contar con aliados en el senado colombiano.

El mapa político de Colombia fue redibujado radicalmente este domingo por unas elecciones legislativas decididas con la contribución de menos de la mitad de la población.

Pero a la hora de valorar los resultados, tanto el presidente de la República, Juan Manuel Santos, como su antecesor y principal opositor, Álvaro Uribe, presentaron los resultados finales como una victoria, pues los comicios no arrojaron un claro ganador.

La popularidad de Uribe, por ejemplo, bastó para convertir a su recién creado movimiento Centro Democrático en la segunda fuerza política en el senado colombiano.

Pero sus resultados quedaron lejos de los prometidos inicialmente por el exmandatario y no alcanzan para sumar una clara mayoría contraria al proceso de paz.

Los partidos que apoyan oficialmente la reelección de Santos, por su parte, perdieron su mayoría en la cámara alta. Pero juntos lograron superar ampliamente en votos y curules al movimiento de Uribe.

Y, de ser reelecto, el mandatario también puede aspirar a renovar alianzas en el senado con varios de los partidos que lo apoyaron en su primer período de gobierno –especialmente con sectores del Partido Conservador–, además de contar con los partidos de izquierda para todo lo referente al proceso de paz.

La tarea, sin embargo, no será fácil. Por más que los resultados del oficialismo fueron mucho más halagadores en la Cámara de Representantes, donde el uribismo prácticamente decidió no presentar batalla.

Los resultados

Aunque finalmente terminó primero en la carrera por el senado, el gran perdedor de la jornada fue el oficialista Partido de la U, que según las primeras proyecciones pasará de haber obtenido 28 senadores en los pasados comicios a nada más 21 en esta ocasión.

Y durante buena parte del escrutinio, el partido de Santos estuvo por detrás del Centro Democrático de Uribe, que superó los dos millones de votos, suficientes para 19 curules, una cifra nada despreciable para un movimiento incipiente, pero menos de la mitad de los 40 pronosticado por el ahora senador.

A Santos, sin embargo, tampoco le debe haber gustado ver cómo el Partido Conservador superaba al Partido Liberal, que forma parte de su coalición de gobierno, en la batalla por el tercer lugar.

Efectivamente, los conservadores –que decidieron no apoyar a Santos en su búsqueda de la reelección– también consiguieron 19 escaños en la cámara alta, por 17 de los liberales.

Y con el 97% de los votos escrutados las proyecciones de la Registraduría le daban nueve curules al también oficialista Cambio Radical, mientras que Alianza Verde (centro izquierda), Polo Democrático Alternativo (izquierda) y Opción Ciudadana (derecha) habrían obtenido cinco escaños cada uno.

En la Cámara de Representantes, por su parte, todo indica que los partidos de la Unidad Nacional de Santos –la U, Liberal y Cambio Radical– sumarán al menos 92 de las 166 sillas en disputa, por 27 de los conservadores y 12 del Centro Democrático.

De destacar también es el elevado porcentaje de votos nulos o no marcados, que superó el 16% del total en el senado y el 15% en las elecciones para la Cámara. Y, sobre todo, el alto nivel de abstención, de aproximadamente el 56% en ambas cámaras y la más alta desde 1994.

El resultado del cacareado "voto en blanco" fue sin embargo decepcionante, de poco más del 5%. Aunque hubo una excepción: las elecciones para el Parlamento Andino, en las que habría superado a todos los partidos en contienda con casi 36% de la votación.

Fuente de la imagen, AFP

Pie de foto,

El expresidente Álvaro Uribe queda como líder de la oposición a Santos.

El regreso de Uribe

Hablando poco después de que se conocieran los resultados finales, el presidente Juan Manuel Santos dijo que los mismos eran un victoria de la coalición de gobierno y demostraban que la mayoría de los colombianos apostaba por la paz.

Pero el regreso en fuerza de Uribe a la política electoral es innegable. Y eso podría tener un fuerte impacto sobre las negociaciones con las FARC.

"Es un golpe a la mesa, se está enviando un mensaje contundente a la mesa de negociación", le dijo a BBC Mundo Jorge Restrepo, director ejecutivo del Centro de Recursos para el Análisis de Conflictos, CERAC.

"Los términos en los que se ha venido negociando probablemente van a tener que cambiar para incluir las demandas y las necesidades de aquellos que se oponen a ese proceso. Especialmente en materia de justicia para los militares y las condiciones de la justicia transicional para las FARC", agregó.

Lo que queda sin resolverse, sin embargo, es la cuestión de hasta qué punto Uribe logrará “heredar” sus votos al candidato de su partido para las presidenciales, Óscar Iván Zuluaga, y si eso bastará para darle verdadera batalla a Santos.

A juzgar por lo que pasó en las elecciones a la Cámara, en la que Uribe no era candidato, la inmensa mayoría de los más de dos millones de votos obtenidos por el Centro Democrático en las votaciones para el senado pueden atribuirse a su popularidad.

Y aún así, la cifra no se acercó a las de los partidos cercanos a Santos, y mucho a menos a las que él acostumbraba obtener cuando era candidato presidencial.

Empieza, en cualquier caso, otra batalla: la de interpretar los resultados de este domingo y ponerlos al servicio de las respectivas campañas.

Y a la misma se acaba de sumar otro candidato: el exalcalde de Bogotá Enrique Peñalosa, electo en la consulta de la Alianza Verde que tuvo lugar de forma paralela a las elecciones legislativas.