Los ingleses que están a favor de la independencia de Escocia

Sirviendo té Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption "Anglo-Escoceses por el Sí" hace campaña ofreciendo té como una forma de "jugar con los estereotipos".

Hay casi medio millón de ingleses en Escocia y la mayoría de ellos está en contra de la independencia del territorio. Pero los sondeos sugieren que uno de cada cuatro de ellos votará por el "Sí" e incluso hay quienes están haciendo campaña activamente para promover esa opción.

Math Campbell-Sturgess es uno de muchos ingleses entusiastas a favor de la independencia y el fundador del grupo "Anglo-Escoceses por el Sí".

Creció en la ciudad inglesa de Cambridge pero hoy en día es concejal del Partido Nacional Escocés. Campbell-Sturgess declara estar orgulloso de ser inglés, pero entiende que quienes deben tomar decisiones sobre Escocia son quienes viven allí.

"La independencia es una cuestión de autodeterminación, equidad y justicia. En mi distrito, uno de cada tres niños vive en extrema pobreza. Una Escocia independiente puede convertirse en un ejemplo para Inglaterra", según dijo Campbell-Sturgess a la corresponsal de la BBC Vanessa Barford.

Sostiene que muchos ingleses en Escocia piensan que no les concierne decidir sobre este tema y por eso el grupo fue formado para decirles "esta es tu casa, tu referendo, tienes voz y voto en tu futuro".

El grupo tiene cerca de 500 miembros en Facebook y entre 3.000 y 4.000 leen consistentemente sus mensajes, según Campbell-Sturgess.

"Algunos de nosotros somos de lo más ingleses, otros se sienten prácticamente escoceses. Hay miembros que son adolescentes y otros activistas de más de 70 años. Es un grupo muy inclusivo", explicó.

Image caption Math Campbell-Sturgess se declara "orgullosamente inglés", pero dice que la independencia es un asunto de autodeterminación.

Robin Horn, ebanista residente en Escocia desde los 12 ó 13 años, es otro de sus miembros.

Horn quiere que gane el "Sí" para contrarrestar el desbalance que, según él, existe en el sistema político en Reino Unido.

"No veo que un cambio va a suceder de manera tranquila. La independencia es la mejor forma de catalizar las transformaciones".

Horn sostiene que hay que desmitificar el argumento del nacionalismo.

"Hay nacionalismo en ambos lados. No tiene ningún sentido. Esto no tiene nada que ver con la gente de Inglaterra. Yo me siento tan inglés como escocés y amo a los dos países. Esto tiene que ver con el marco político", expresó.

Para Horn, el referendo escocés es una "oportunidad extremadamente rara e inusual" de llevar a cabo una independencia por medios pacíficos.

"Mejor Juntos"

Image caption Anya O Shea no quiere fronteras "innecesarias".

Sin embargo, las encuestas muestran que la mayoría de las 400.000 personas procedentes del resto de Reino Unido que residen en Escocia votarán por el "No" el 18 de septiembre, cuando los votantes responderán a la pregunta '¿Debería Escocia ser un país independiente?’"

Y según la corresponsal de la BBC Vanessa Barford "es fácil entender por qué la mayoría de quienes nacieron en el resto de Reino Unido están a favor del "No". Muchos de ellos tienen aún fuertes lazos en sus lugares de origen".

Una de ellas es Roisin Kay, de 23 años de edad, quien creció en Londres, pero se mudó a Glasgow con su familia en mayo pasado.

"Toda mi familia es escocesa. Mi papá es de Glasgow y nosotros veníamos todos los años de vacaciones cuando vivíamos en Londres, pero mis amigos están en Inglaterra y yo fui a la universidad allí", dijo Roisin Kay.

"Siento que hay una gran conexión entre Inglaterra y Escocia y estoy convencida de que Escocia debe permanecer en Reino Unido".

Es un sentimiento que comparte Anya O'Shea, quien decidió permanecer en Escocia tras terminar sus estudios en la Universidad de Edimburgo.

"Me encanta vivir en Escocia, pero no quiero estar separada de mis familiares en Londres y Manchester por una frontera innecesaria.

Tanto Roisin Kay como Anya O'Shea sienten tal convicción, que decidieron hacer campaña a favor del "No".

Anya explica que comenzó a distribuir panfletos en las universidades y en la actualidad trabaja a tiempo completo para la organización "Mejor Juntos".

Derechos de autor de la imagen Getty
Image caption Uno de cada cuatro ingleses residentes en Escocia dice que votará a favor de la independencia.

"La salud, la educación y la vigilancia policial ya están en manos del gobierno escocés y eso está bien. Pero yo quiero ser parte de algo mayor. Hay muchas incertidumbres ligadas a la opción independentista y a las familias escocesas no les conviene eso".

También niega que el debate gire en torno a la identidad.

"Mi papá es galés, mi mamá de origen polaco, yo tengo un apellido de origen irlandés. Para mí el nacionalismo es un concepto arcaico", dice Anya O'Shea.

Cuenta regresiva

A poco más de una semana del referendo del 18 de septiembre, ambos bandos están intensificando su campaña para captar el voto de los indecisos.

Campbell-Sturgess dice que su grupo "Anglo-Escoceses por el Sí" seguirá tratando de convencer a los votantes "con té y tartas" hasta el último minuto antes del referendo.

"La mejor forma de llegar hasta los votantes es haciendo política en las calles y pensé que era mejor pasar un buen rato jugando con los estereotipos y tomando té", señaló.

Sin embargo, para él, la idea de que gane el "No" no es cuestión de juego. "Sería decepcionante tanto para Inglaterra como para Escocia".

Pero para Roisin Kay lo decepcionante sería que gane el "Sí".

"Si el costo de vida sube y se dificulta conseguir un trabajo, yo hasta consideraría volver a Londres".

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Ambos bandos están intensificando su campaña para captar el voto de los indecisos.

Contenido relacionado