El poder detrás del show de Bill Cosby

Actores del show de Bill Cosby, recibiendo un premio Derechos de autor de la imagen Getty
Image caption La familia Huxtable dominó las pantallas estadounidenses por cinco años.

En septiembre de 1984, El show de Bill Cosby nos presentó a los Huxtable, el dúo conformado por el doctor Heathcliff y la abogada Clair y sus cinco hijos increíblemente bien educados: Sondra, Denise, Theo, Vanessa y Rudy.

Basado en el humor y los mensajes morales, el programa abordaba diversos temas, incluidos los piercings en la oreja (Theo), darle de comer verduras a los niños (Rudy) y la relación de la hija mayor (Sondra) con alguien indeseable.

Con instrucciones para la vida ofrecidas con amor del bueno, no era posible que los televidentes confundieran a los Huxtable con La tribu de los Brady (Brady bunch).

"Fue una oportunidad para ver la vida de personas afroamericanas representada de una manera 'responsable'", dice Mark Anthony Neal, profesor de estudios africanos y afroamericanos de la Universidad de Duke en Carolina del Norte.

Pero aunque el show se convirtió en el programa de televisión número uno durante cinco temporadas (entre 1985 y 1990), no estuvo exento de críticas.

"El origen del descontento de la generación del hip-hop con El show de Bill Cosby no era solo que el programa no era político, sino que más bien cumplía la función política de distraer la atención de las duras realidades de las políticas sociales de la era Reagan", dice Neal.

Con todo, algunos argumentan que la acogedora familia de clase media de El show de Bill Cosby se basaba más bien en una tradición evolutiva de la representación de los afroamericanos en la televisión.

Tomando forma en pantalla

No fue sino hasta finales de los años 60 que una perspectiva multidimensional de los afroamericanos comenzó a tomar forma en la pantalla.

Entre 1968 y 1971, Diahann Carroll desempeñó el papel de una enfermera viuda en la serie de televisión "Julia".

Derechos de autor de la imagen Getty
Image caption El show aprovechaba la versatilidad de Cosby como comediante y actor.

En 1972, Bill Cosby tomó las riendas con su serie animada "El gordo Alberto y la pandilla Cosby" y "Sanford e hijo".

"Good Times", en 1974, documentaba las dificultades de la familia Evans establecida en Chicago.

Usando temas crudos y controversiales, la trama examinaba la vida urbana a través del humor. Sin embargo, había una batalla tras bastidores para mantener al margen los estereotipos negativos.

"Intentar hacer algo decente era como intentar extraer con pinzas los dientes de un elefante", dice Eric Monte, guionista y creador de "Good Times".

Para Monte, se trataba más que solo una lucha creativa.

"Good Times era todo lo que teníamos para representar mi cultura negra en televisión. Los blancos tenían dramas, programas de entrevistas y noticieros. Todo lo que teníamos nosotros era Good Times y Sanford e hijo", dice.

"Los Jefferson", que se estrenó en 1975, fue una forma de romper los estereotipos acerca de los afroamericanos en los medios populares.

Louise y George Jefferson, en compañía de su hijo, Lionel, entretenían a los televidentes con sus bufonerías luego de convertirse en personas adineradas y de mudarse a Manhattan. A través de esta comedia se abordaron temas difíciles como el suicidio y el control de armas.

En los años 80 y 90, la televisión negra creció muy rápido, ya que las cadenas compitieron por crear programas positivos para un sector demográfico objetivo.

Hoy en día, hay protagonistas de raza negra en diversos programas. La guionista Shonda Rhimes ha dominado este espacio con programas galardonados como "Scandal" y también "Grey’s Anatomy", "Private Practice" y "How to Get Away with Murder".

Las voces negras del cine

Al igual que la televisión, ha existido presencia afroamericana durante mucho tiempo en el cine estadounidense.

Tenemos las dolorosas escenas de "El nacimiento de una nación" de D.W. Griffith en 1915; las películas de temática racial de Oscar Micheaux en los años 20; el histórico premio de la Academia a Hattie McDaniel por su participación en "Lo que el viento se llevó" y la potente voz barítona de Paul Roberson en "Show Boat" en los años 30.

La lucha por los derechos civiles y la agitación social de la década de 1960 marcaron un cambio profundo en la forma en que la población negra de los Estados Unidos fue representada en la pantalla.

Derechos de autor de la imagen Getty
Image caption Scandal es una de las series galardonadas de la guionista Shonda Rhimes.

Mientras el Dr. Martin Luther King Jr. y Malcolm X marchaban y hacían actos de manifestación, artistas como Ruby Dee, Ossie Davis y Harry Belafonte libraban sus propias campañas, utilizando el cine como su mensajero.

Sidney Poitier estuvo en la vanguardia, convirtiéndose en el primer afroamericano en ganar un Oscar a mejor actor, en 1964.

Pero fue en los años 80, con "She’s Gotta Have It" y "Do the Right Thing" de Spike Lee que se marcó el comienzo de lo que el crítico de cine Roger Ebert denominó la "nueva ola negra".

"Todo sigue igual"

Un informe reciente de la Escuela de Comunicaciones y Periodismo Annenberg de la Universidad del Sur de California advierte de una "escasez" de afroamericanos en Hollywood.

Incluso en un año como 2013, en el cual destacaron películas como "12 años de esclavitud", "El mayordomo" y "The Best Man Holiday", 17 de los largometrajes más taquilleros no contaron con la participación de actores negros. Y no existen mejores noticias con respecto a los cineastas.

En lugar de tener que lidiar con los ejecutivos de cine y televisión, algunos creadores de contenidos están llevando su trabajo directamente al público a través de la web.

Derechos de autor de la imagen Getty
Image caption Las películas de Spike Lee marcaron el comienzo de la "nueva ola negra" del cine estadounidense.

¿Podría ser internet el próximo hogar de la nueva ola negra?

La empresa Black and Sexy TV, con sede en Los Ángeles, fundada conjuntamente por Numa Perrier, Dennis Dortch, Jeanine Daniels y Brian Ali Harding, crea contenido negro sin reserva alguna.

Su serie web "The Couple" ha sido adquirida por HBO, aunque el equipo fundador insiste en que este no era su objetivo principal.

Las cosas son muy distintas ahora a cuando nació "El show de Bill Cosby", hace 30 años.

Derechos de autor de la imagen Getty
Image caption Ni Steve McQueen, con "12 años esclavo", pudo revertir la proporción de actores negros en la gran pantalla.

En muchos sentidos, el reto para los productores de contenido consiste ahora en ¿cómo desarrollarlos sobre los cimientos de los numerosos programas con presencia de actores negros que los han precedido?

Aunque El show de Bill Cosby no aborda directamente las cuestiones raciales, entreabrió silenciosamente la puerta a los cambios, tanto a la forma en que los afroamericanos son percibidos por los demás como a la forma en que los afroamericanos se ven a sí mismos.

Todo un logro para un programa con un personaje principal que tenía tan mal gusto para los suéteres.

Lea la historia original en inglés en BBC Culture

Contenido relacionado