Elecciones en Bolivia: los candidatos que desafían a Evo Morales

  • Lorena Arroyo
  • BBC Mundo, @bbc_arroyo
Candidatos opositores

Fuente de la imagen, Reuters

Pie de foto,

El debate presidencial en Bolivia: cuatro candidatos opositores...

Cuatro hombres compiten contra el presidente boliviano Evo Morales en los comicios del próximo 12 de octubre: un acaudalado empresario, un exalcalde de La Paz, un expresidente y un líder indígena amazónico.

El pasado 28 de septiembre, en un hotel de La Paz, se reunieron para exponer las ideas con las que quieren llegar a la Presidencia de Bolivia, al lado de una silla vacía.

Sin embargo, si hacemos caso a todas las encuestas publicadas hasta ahora, la silla vacía, la que debería ocupar el presidente Evo Morales que se presenta a su segunda reelección, es la del candidato que ganará las elecciones de este domingo en la primera vuelta.

Fuente de la imagen, Reuters

Pie de foto,

... y una silla vacía. Desde que llegó al poder, el presidente Morales no ha debatido con opositores.

El propio Morales, que desde que se convirtió en presidente en 2006 no debate con sus rivales –el verdadero debate es el que hace todos los días con la población en la calle, alegan en su partido-, no titubeó esta semana al señalar que superará su marca personal del 64% de los votos que consiguió en los comicios de 2009.

Pero, sus rivales, el empresario cementero Samuel Doria Medina, el expresidente Jorge "Tuto" Quiroga, el exalcalde de La Paz y exaliado del presidente, Juan del Granado, y el líder indígena amazónico Fernando Vargas son optimistas.

Esperanza de una sorpresa "a la brasileña"

Ellos prefieren apegarse a la sorpresa brasileña del pasado fin de semana y desdeñar los sondeos publicados en su país.

"No se ganan las elecciones ganando encuestas. Las encuestas de Brasil se trastocaron el domingo", le dice el candidato del Movimiento Sin Miedo (MSM), Juan Del Granado, a BBC Mundo, al referirse a la primera vuelta de las elecciones del país vecino donde los sondeos llegaron a colocar a la ambientalista Marina Silva como ganadora pero finalmente no consiguió ni siquiera pasar a la segunda vuelta.

Fuente de la imagen, AP

Pie de foto,

Samuel Doria Medina (izquierda) es un conocido empresario cementero. Se enfrenta por tercera vez a Morales en las urnas y promete crear nuevas oportunidades económicas para las familias bolivianas.

Y pese a que todos los candidatos se muestran en público seguros de que tienen posibilidades de sustituir a Morales en el sillón presidencial, nadie en el país es ajeno a la enorme distancia que dan los sondeos de opinión al mandatario respecto al resto de los candidatos.

En ese sentido, el diario Página Siete asegura en un editorial que la pugna de los rivales de Morales se centra no en la victoria eleccionaria, si no en "quién capitaliza el voto de la oposición".

"Los diferentes postulantes han preferido afilar la puntería contra sus inmediatos adversarios que atizar con propuestas o respuestas diferentes el escenario del discurso político", apunta el diario.

Sin alianzas

Muchos se preguntan si no hubiera sido posible hacer una alianza de partidos opositores al estilo de la Mesa de la Unidad Democrática de Venezuela.

Para el analista político Jorge Lazarte eso les habría beneficiado pero "no se dieron los medios para hacerlo porque ninguno quería renunciar a favor del otro".

Fuente de la imagen, Reuters

Pie de foto,

Jorge Quiroga fue presidente de Bolivia entre 2001 y 2002. Promete dar seguridad a los bolivianos y acabar con el narcotráfico.

"Los candidatos más importantes no estaban de acuerdo", le dice Lazarte a BBC Mundo.

A esa posible alianza se ha referido el expresidente Jorge Quiroga, ahora candidato con el Partido Demócrata Cristiano (PDC) quien asegura que instó al candidato de Unidad Demócrata (UD), Samuel Doria Medina, a averiguar quién estaba de segundo en intención de votos para que el resto retiraran sus candidaturas pero este lo rechazó.

Por su parte, Doria Medina se ha esforzado durante toda su campaña en divulgar un mensaje para que los bolivianos que no están de acuerdo con las políticas del presidente no dispersen su voto.

"Unidad Demócrata es la alternativa, con el pueblo vamos por la Presidencia, no para segundos, no dispersar, VOTO ÚTIL", escribió el candidato en las últimas horas de campaña en su cuenta de Twitter.

Más rotundo al rechazar la posibilidad de alianzas con los otros opositores se muestra el candidato del MSM, Juan del Granado.

Fuente de la imagen, AP

Pie de foto,

Juan del Granado fue abogado en el juicio en el que condenaron al exgobernante de facto Luis García Meza. Fue aliado político, amigo personal de Evo Morales.

"Nunca hemos compartido el criterio de frente único. El país no se divide entre quienes están contra Evo Morales y quienes están contra él. Yo respeto lo que se hizo en Venezuela pero yo creo que en Bolivia tenemos diversas opciones", le dice a BBC Mundo el líder izquierdista cuyo partido fue durante años aliado del presidente y él mismo su amigo personal e incluso padrino de la hija de este, antes de que ambos grupos rompiesen en 2008.

En su caso, dice no tener ningún razón para apoyar al gobierno de Morales que, asegura, está "estancado en el autoritarismo, la corrupción y el despilfarro de los recursos", pero tampoco quiere "volver a los gobiernos del pasado" con los que identifica a un sector de la oposición.

¿Poder absoluto?

Con la oposición dividida, la gran duda es si sus candidatos conseguirán evitar que el partido de Morales mantenga los dos tercios que le permitan controlar el Parlamento.

Fuente de la imagen, Reuters

Pie de foto,

El candidato del Partido Verde Fernando Vargas se convirtió en una figura pública en el país con las movilizaciones contra la construcción de una carretera transamazónica en la reserva natural del TIPNIS. Promete generar una economía solidaria, comunitaria y ecológica.

En ese sentido, el analista Jorge Lazarte advierte que el gobierno "con todo el poder en sus manos, tiene el control de los sectores claves de la Justicia y, si quiere, puede simplemente iniciar procesos judiciales contra los opositores con o sin razón y acabar ellos en la cárcel o en el exilio".

Ese fue el caso del candidato opositor más votado en las elecciones de 2009, Manfred Reyes Villa, quien se fue a EE.UU. tras los comicios con varios juicios pendientes por su gestión como alcalde de Cochabamba y quien alega ser víctima de persecución política.

Y pese a que ese es el mismo destino que han seguido en los últimos años otros políticos opositores como el exgobernador de Tarija Mario Cossío, o el exdiputado Roger Pinto, que encontraron refugio en Paraguay y Brasil, respectivamente, Morales considera que se trata de procesos ordinarios por la gestión de esos cargos públicos y ha negado que exista la persecución política en el país.

De cualquier forma, y pese a que se muestra crítico con Morales, el analista Lazarte considera que el verdadero problema de la oposición es que "no ha sabido presentarse como una alternativa efectiva".

"El problema de la oposición no es tanto Evo Morales como ella misma y por eso se explica que a pesar de que hace unos dos años o dos años y medio Evo Morales había perdido el apoyo de un tercio de la población, lo está recuperando", concluye el analista.

Sin embargo, la verdadera respuesta sobre si estos cuatro candidatos podrán hacerle sombra a Morales, la tendrán el domingo los más de seis millones de bolivianos llamados a las urnas.