El fenómeno de Podemos, el partido que sacude la política en España

Participante del último congreso de Podemos muestra su entusiasmo a Pablo Iglesias Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Podemos, fundado en enero, ya es la primera fuerza política de España por intención de voto.

La última encuesta oficial confirma lo que en España es hace días un rumor a voces: Podemos, un partido creado hace menos de un año, ha logrado situarse primero en intención de voto directo, por delante de las fuerzas hasta ahora hegemónicas del Partido Popular (PP, hoy en el gobierno) y del Partido Socialista Obrero Español (PSOE).

El ascenso de Podemos, que nunca se ha presentado a unas elecciones al Parlamento español, está provocando un terremoto político en España.

Un 17,6% de españoles dice ahora que votaría al partido liderado por Pablo Iglesias, un joven profesor de Ciencias Políticas de 35 años.

El PSOE, con un 14,3%, se sitúa en segunda posición y el oficialista PP baja a tercera posición, con el 11,7%.

Estos son los datos obtenidos directamente al preguntar a los entrevistados a qué partido votarían si las elecciones fueran mañana.

El CIS, además, construye otra variable de estimación de voto para corregir posibles sesgos de la encuesta.

Una vez realizado ese trabajo, los resultados son un poco distintos: Podemos pasa a ser tercera fuerza en estimación de voto (22,5%), por detrás del PSOE (23,9%) y el PP (27,5%).

Sin embargo, pese a este ascenso en las encuestas, la única cita electoral a la que acudió Podemos hasta ahora fueron las elecciones parlamentarias europeas en mayo, donde contra todo pronóstico logró cinco eurodiputados.

Pero esto no fue suficiente para sus líderes.

"Podemos no nació para ser testimonial. Vamos a por todas", dijo Iglesias tras conocer el resultado.

Los orígenes

Aunque la formación se inscribió como partido en enero, Podemos no nació de un día para otro.

Uno de sus gérmenes fue el movimiento de los indignados, que tomó las plazas de España en mayo de 2011 para pedir una regeneración política del país y recibió el nombre de movimiento 15-M.

Esa experiencia de participación derivó luego en los "círculos", el ADN de Podemos: asambleas de barrio o de pueblo en las que se empezaron a reunir ciudadanos descontentos, organizados geográficamente, por profesión, o por tema.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Mariano Rajoy (izq.), presidente del gobierno y líder del PP y Pedro Sánchez, líder del PSOE han visto a sus fuerzas caer en los niveles de apoyo popular.

"En el círculo se van recogiendo las inquietudes de la gente", explica Emilio González, de 53 años y desempleado, quien participó en un círculo de Podemos en Vigo, Galicia, y fue interventor de la formación en las elecciones europeas.

González dice que se unió al círculo llevado por la "indignación frente a la situación política y económica".

Nadie ha sabido catalizar esa indignación, en parte resultado de una crisis económica que ha dejado a España con poco más del 23% de desempleo, como Podemos. ¿Por qué?

La "casta"

Una de las palabra más utilizadas por los líderes de la formación esconde, según los expertos consultados por BBC Mundo, una de las claves del éxito: la "casta".

Hace referencia a los políticos tradicionales, que los líderes y simpatizantes de Podemos asocian a grandes escándalos de corrupción.

"El éxito de Podemos ha sido cambiar el eje político tradicional", afirma José Ignacio Torreblanca, profesor de Ciencia Política en la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) y director de la oficina en Madrid del centro de análisis Consejo Europeo de Relaciones Exteriores.

La disyuntiva ya no está en el eje que separa a la izquierda de la derecha, sino la "confrontación entre la élite y la ciudadanía, o entre el pueblo y la casta", dice Torreblanca.

Podemos ha conseguido que no sea tan importante lo que se dice, sino marcar la agenda política. La elección ahora es entre "ellos" o "nosotros", entre "reforma" o "ruptura".

Sus líderes mantienen un discurso en el que no se declaran "ni de izquierdas, ni de derechas".

Esta posición genera desconfianza entre algunos sectores, desde los que se acusa a podemos de "ambigüedad".

En cambio, los expertos no dudan sobre dónde se sitúa la formación.

"En realidad, el partido es el que se sitúa más a la izquierda del espectro político", explica Lluis Orriols, profesor de Ciencia Política de la Universidad Carlos III de Madrid.

"Una persona normal"

"Soy una persona normal", suele decir Iglesias.

Pero Iglesias y el resto de los líderes destacados de Podemos, todos profesores de Ciencia Política de la Universidad Complutense de Madrid, supieron ver la oportunidad política que generó en España la crisis económica y el descontento ciudadano con los partidos tradicionales.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption La presencia de Iglesias en la televisión le permitió aumentar su perfil mediático y darse a conocer.

La cúpula del partido cuenta con experiencia en los movimientos sociales y en la política latinoamericana, sobre todo en Venezuela y en Bolivia.

Uno de sus hombres clave, Juan Carlos Monedero, fue asesor del fallecido expresidente venezolano Hugo Chávez y es también profesor de la Complutense, al igual que Carolina Bescansa, experta en comportamiento político y electoral.

Ese vínculo con el gobierno de Venezuela y algunas de sus propuestas propuestas económicas han llevado a quienes critican al grupo a acusarlo de populismo.

Una de las propuestas más polémicas del partido es realizar una auditoría de la deuda pública y el impago de la parte que se considere "ilegítima".

Muchos expertos, sin embargo, critican que esta propuesta es irrealizable en España y que llevaría el país a la ruina.

Lo mismo ocurre con otras propuestas económicas de Podemos, como el establecimiento de una renta mínima universal y el control público de sectores estratégicos de la economía.

Participación

"A partir del 15M se dan cuenta de que hay mucho descontento y malestar", dice Pablo Rodríguez Suanzes, periodista el diario El Mundo y exalumno de Iglesias, Monedero y Bescansa.

Para el periodista, una de las claves de la popularidad de Iglesias es su presencia en los medios de comunicación.

El núcleo fundador de Podemos tiene muy claro el papel de la televisión como fuente de socialización política. Iglesias presenta dos programas políticos, uno de ellos en Hispan TV, la cadena iraní en español.

Esto también ha provocado que algunos sectores critique a Podemos por el "personalismo" de su líder.

Participación

Rodríguez Suanzes cree que Pablo Iglesias y su equipo "son el partido" y que el esfuerzo por incluir a los ciudadanos en las decisiones no es lo relevante.

Sin embargo, más de 110.000 personas votaron en el proceso para definir las bases políticas, éticas y organizativas del partido.

Para votar sólo era necesario inscribirse y la participación era a través de internet.

En ese proceso, las propuestas del equipo de Pablo Iglesias vencieron con amplia mayoría.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Podemos ya tiene más de 200.000 inscritos.

Riesgos

El equipo de Iglesias también ha decidido que el partido no se presente a las elecciones municipales, una decisión criticada por algunos sectores, que no entienden que la formación renuncie a intentar lograr poder en la administración que se sitúa más cerca de los ciudadanos.

La decisión responde a la necesidad de "minimizar los riesgos y maximizar las oportunidades".

Ahora, el partido debe decidir quienes serán sus candidatos a los órganos internos, que se elegirán entre el 10 y el 14 de noviembre.

Podrá votar y presentarse como candidato cualquiera de los ya más de 200.000 inscritos en Podemos.

De aquí a las elecciones generales de diciembre de 2015 queda aún mucho tiempo.

Según Torreblanca, gran parte del éxito o fracaso electoral Podemos estará en función de cómo reaccionen los dos grandes partidos (PP, PSOE) a los escándalos de corrupción que les afectan.

"Mucho dependerá de cuán concernido se sienta el PP por Podemos", dice Torreblanca.

"El problema es la credibilidad de los dos grandes partidos", añade.

Y a más de un año de los comicios generales pocos se atreven ahora a aventurar cómo va a evolucionar el apoyo a Podemos.

Contenido relacionado