#MundoEnLaRed: el hashtag de la indignación en México #YaMeCanse

Tuit de foto #Yamecanse de @Revolucion3_0 Derechos de autor de la imagen Twitter

Apoyado en el atril, respondiendo a los periodistas antes de que terminaran sus preguntas, al procurador general de México, Jesús Murillo Karam le traicionó el pensamiento el pasado viernes.

Murillo dejó escapar un "Ya me cansé", que se convirtió en tendencia mundial en las redes sociales como #Yamecanse.

Lo decía al final de una larga rueda de prensa en la que ofreció detalles de las últimas horas de los 43 estudiantes desaparecidos en Iguala.

Al parecer, según la prensa local, Murillo Karam ya se había quejado con otro "ya me cansé" de las críticas y presiones de los padres de los desaparecidos.

Lea también: Las últimas horas de los estudiantes desaparecidos en Iguala

Esto fue suficiente para provocar un estallido de tuits (cerca de 450.000), proliferación de videos en YouTube y memes de todo tipo durante los últimos días.

Derechos de autor de la imagen Twitter

"#YaMeCanse de estar indignada, ahora tenemos que actuar, basta de la simulación!", tuiteaba Xochitl Gálvez Ruiz desde su cuenta @XochitlGalvez.

"Me siento devastada ante tanta porquería que sucede en mi país. Pa' donde le mires y #yamecansé ¿Qué puedo hacer? Mi trabajo y mi ejemplo", se sumaba días más tarde Pita Ojeda, @PitaOjedaSoy.

En YouTube, la conferencia de prensa de más de una hora supera 1,5 millones de visitas; y muchos tomaron la famosa frase del procurador para hacer Vines.

¿Repercusión real?

Pero, ¿de dónde salió? Miguel Angel Sánchez, del Frente Autónomo Audiovisual del Centro Universitario de Estudios Cinematográficos y activista, explica que en este caso #Yamecanse es un grito espontáneo "de una sociedad civil harta".

El politólogo John Ackerman explica que si bien la movilización actual por el caso de Ayotzinapa nace del activismo de base dirigido por estudiantes y padres de los desaparecidos, "las redes sociales han ayudado enormemente a difundir y generalizar su mensaje y sus causas, así como para tener la enorme solidaridad internacional".

"Pero no son el origen o la fuente principal para la movilización", aclara el profesor de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Por su parte, el corresponsal de BBC Mundo en Ciudad de México, Juan Carlos Pérez Salazar, cree que esta manifestación virtual aún no se siente lo suficiente en las calles.

Derechos de autor de la imagen Twitter

"Si lo ves desde las redes sociales, pareciera que en el país está a punto de estallar una revolución, pero, por lo que yo he visto hasta ahora, esto no se ha traducido aún en la vida diaria".

Pérez Salazar comenta que las protestas callejeras que se han producido en la capital, si bien han tenido repercusión por su espectacularidad (no todos los días se quema la puerta del Palacio Nacional) en una ciudad de más de 20 millones de habitantes, miles de manifestantes no parecen suficientes para crear un cambio.

Y ese es el temor que tiende a haber con las campañas que nacen en las redes. Muchas veces empiezan y terminan allí, sin que se tenga un verdadero impacto en la sociedad.

No obstante, Ackerman considera que "nos encontramos frente a una simbiosis sumamente fértil entre las dos caras del movimiento (el de calle y en las redes sociales) que genera condiciones muy positivas para su continuidad e impacto futuros".

El próximo 20 de noviembre distintos grupos activistas han convocado a través de las redes sociales a un paro nacional. El corresponsal dice que ese día se va a ver realmente si lo que se dice desde las redes sociales se traduce en la realidad y tiene apoyo en todo el país

Por lo pronto, #Yamecanse ya ha tenido efecto. El procurador Murillo Karam explicó este lunes que la razón por la que se le escapó la frase se debe a que es "tan humano como cualquiera y también me canso".

"Llevo 30 días durmiendo cuatro horas y ese día tenía 40 horas", agregó.

Contenido relacionado