Cómo se mantiene al Asad en el poder pese a la brutal guerra civil en Siria

Siria Derechos de autor de la imagen Getty
Image caption En el cuarto año de guerra, no hay indicios de que vaya a terminar.

La profesora, bastante joven, iba bien vestida, con un abrigo largo y falda, y llevaba el pelo cubierto con un pañuelo blanco.

No quiso que la identifique porque podría ponerla en problemas. Trabaja en una escuela en Qaboun, suburbio de Damasco controlado por una facción rebelde leal al Ejército Libre de Siria.

El verano pasado, conseguí cruzar desde la zona controlada por el gobierno para encontrarme con ellos.

Los mandos eran musulmanes piadosos y barbudos que dijeron que condenaban la brutalidad de los yihadistas.

Dijeron que estaban preparados para morir en la lucha por destruir al presidente Bashar al Asad y su régimen, y para construir un Estado a imagen y semejanza de la Turquía del siglo XXI, bajo un gobierno de orientación islamista.

Dos bombas cayeron sobre la escuela la semana pasada durante el descanso de la mañana.

15 estudiantes que habían salido al patio a jugar murieron y otros sufrieron graves heridas.

Lea: Siria: Bashar al Asad se muestra confiado y amenazante en la TV

La profesora dijo que no sabe quién lanzó las bombas. Como muchos sirios, está disgustada con el comportamiento de todos los bandos en la guerra.

"El presidente al Asad debe dejar a los niños fuera de esta guerra. Tiene que parar de bombardear escuelas, pero ambos lados deben dejar de atacar a los niños", opinó.

Muertos y exiliados

Media playback is unsupported on your device

¿Hay alguna forma de acabar con la guerra en Siria? De momento, no. Y tampoco parece que en el futuro próximo.

Haga clic en el video para ver cómo es la vida en Alepo, la ciudad devastada por la guerra en Siria.

Casi 200.000 personas murieron desde el inicio del conflicto, según estimaciones de la ONU.

Cerca de 11 millones de sirios, lo que viene a ser la mitad de la población, se han visto obligados a dejar sus casas.

De ellos, más de tres millones abandonaron el país.

Un año después del inicio del conflicto, los enemigos del presidente al Asad esperaban que la guerra acabase con el rápido colapso del sistema que el padre del presidente estableció en 1970.

Derechos de autor de la imagen Getty
Image caption El presidente mantiene apoyos internos.

Los presidentes de Túnez, Egipto y Yemen se habían visto forzados a dejar sus cargos. En Libia, Muammar Gadafi había sido ultimado.

El presidente al Asad nunca fue tan impopular como los líderes depuestos en 2011, pero muchos sirios estaban hartos de la represión y la corrupción.

Al Asad tenía enemigos. Al principio, los manifestantes pidieron reformas, que el presidente decía que iba a realizar, pero nunca cumplía sus promesas.

Lea: Por qué Irán necesita a Bashar al Asad en Siria

Algunas veces los manifestantes acababan recibiendo un disparo de las fuerzas de seguridad.

Pero al Asad ha sobrevivido, y esto hubiera sido imposible sin cierto apoyo popular.

Dinosaurios

Para sus defensores, y para otros que solo querían una vida tranquila, la llamada "Primavera Árabe" ha sido una broma cruel.

Hace seis semanas, el ejército sirio recapturó Adra, un pueblo satélite a las afueras de Damasco.

Muchos defensores del presidente vivían allí, la mayoría funcionarios que recibieron casas baratas del gobierno.

Adra resultó muy perjudicada en la batalla para expulsar a la coalición de rebeldes armados, dominados por el Frente Nusra, afiliado de al Qaeda.

Mohammad Raja Mahawish, supervisor de obras de 40 años, estuvo retenido en el sótano de su bloque de apartamentos con su mujer, sus hijos y otras 60 personas durante 22 días después de que los rebeldes capturasen la ciudad hace casi un año.

Image caption Mohammad Raja Mahawish cree que la Primavera Árabe fue un engaño.

De pie en la habitación donde vivió como si fuese un prisionero, Mahawish condenó los levantamientos de 2011.

"La Primavera Árabe", dijo, "se utilizó para engañar a la gente y causó muchos problemas en nuestro país", añadió.

"Los propietarios perdieron sus casas, también los dueños de las fábricas, gente que soñaba con un futuro mejor para sus hijos, buenas escuelas, universidades, bodas…"

"Ahora, todo esto se acabó", añadió.

Lea: Siria: "Deserté porque me ordenaron matar a civiles"

"Durante estos tres o cuatro años, nos han llevado de vuelta a la era de los dinosaurios", dijo Mahawish.

Incluso los dinosaurios, opinó, eran más civilizados que los rebeldes. Antes de dejar Adra con su familia y vecinos, el Frente Nusra y sus aliados habían impuesto un reino del terror.

"Imagínate una situación en la que en cualquier momento alguien puede matarte a ti, a tus hijos y a tu mujer, o violarla".

Resistencia

El presidente al Asad ha tenido algunos malos momentos. Ha perdido el control de grandes franjas del país. Pero su régimen se ha mostrado sorprendentemente resistente.

Ha tenido apoyo militar, diplomático y financiero de Irán, Rusia y el movimiento libanés Hizbolá.

Igual de importante para la supervivencia de al Asad ha sido mantener el apoyo de la mayor parte de las minorías sirias y una mayoría suficiente de musulmanes sunitas.

Esto le ha ayudado a captar la lealtad de gran parte de las fuerzas armadas, otro factor crucial.

En los primeros años se predijeron grandes deserciones, pero nunca ocurrieron.

En el laberinto de pasajes, caminos llenos de bolsas de arena y sótanos destrozados en el frente de Damasco, los soldados sirios, endurecidos por la batalla, luchan una guerra de erosión contra los rebeldes armados.

El capitán Yaroub Issa, comandante de una unidad de fuerzas especiales, recita los lugares donde ha estado: año y medio en Idlib, Khan el Asal y Aleppo durante siete meses, y en los suburbios de Damasco en los últimos 16 meses.

Image caption Yaroub Issa lleva meses luchando contra los enemigos de Assad.

Los soldados repiten los lemas del régimen.

Lea: Acusan a gobierno sirio de torturar y ejecutar a 11.000 personas

Un hombre en ropa de combate con una balaclava negra, de guardia en un agujero a unos 10 metros de posiciones rebeldes, culpó a una conspiración extranjera de los problemas de Siria, igual que hace el presidente al Asad.

"El país iba bien", dijo. "Su objetivo es, simplemente, dividir Siria en partes para ayudar a Israel. Estamos en contra de este plan y esta conspiración. Resistiremos hasta nuestra última gota de sangre".

Desechó mis palabras cuando le dije que me había encontrado con rebeldes que dicen que luchan por una vida más libre.

"Esta gente ha sido engañada. Les han lavado el cerebro bajo el velo de la religión, y lo utilizan como coartada".

Lo que importa no es si lo que dice es o no verdad, sino que Yaroub Issa y otros soldados creen lo suficiente en el régimen como para estar preparados, en el cuarto año de guerra, para luchar hasta la muerte si hace falta.

Yihadistas

Muchos de los oficiales sirios que he conocido son alawitas, de la secta del presidente. Pero en todas las unidades hay también sunitas.

El régimen se ha mostrado más fuerte de lo que muchos esperaban. Pero otra razón de esta larga guerra es la desunión de los rebeldes.

Nunca ha existido una alianza efectiva e influyente de rebeldes laicos e islamistas moderados.

Culparon a los países occidentales de no darles el apoyo suficiente, pero nunca fueron capaces de elaborar un discurso coherente para atraer a los millones de sirios atrapados en sus propias luchas personales para sobrevivir a la guerra.

El mensaje de al Asad ha sido consistente. Desde el principio dijo que la rebelión en su contra era una conspiración extranjera, una alianza cínica de yihadistas y amigos de Israel que querían destruir el Estado sirio por atreverse a desafiarlos.

Lea: Siria: el bastión rebelde de Homs en ruinas

La versión del presidente fue rechazada y ridiculizada por los países que pedían su destitución, incluido Estados Unidos, Reino Unido, Francia y Arabia Saudí.

Derechos de autor de la imagen Getty
Image caption Cerca de 11 millones de personas dejaron sus casas por la guerra.

Pero a medida que los grupos yihadistas empezaron a dominar la lucha contra el régimen, el argumento de al Asad de que los sirios debían elegir entre su régimen laico y los radicales extremistas se volvió más convincente dentro del país.

La oposición al régimen dice que al Asad trabajó desde el principio para crear una encrucijada en la que los sirios debían elegir entre el régimen y los yihadistas, una realidad que él dice que existía desde el principio de la guerra.

Su método, dicen los enemigos de al Asad, fue luchar contra los rebeldes más moderados y no ejercer presión sobre los yihadistas, primero al Qaeda y ahora el grupo que se autodenomina Estado Islámico.

La ONU tiene otro plan para el alto el fuego, pero está en una fase muy preliminar. Intentos diplomáticos para parar la guerra, o incluso ralentizarla, han fracasado.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Asad debe contar con alguna medida de apoyo popular.

Las conexiones de siria con el resto del Medio Oriente y las rivalidades entre los grandes poderes, no dejaron espacio para la diplomacia.

Todos sus vecinos se han involucrado, de una forma u otra. Una de cada cuatro personas en Líbano es, en la actualidad, un refugiado sirio.

La guerra se ha juntado con una renovada guerra sectaria en Irak.

Las potencias regionales están involucradas, Irán a favor del gobierno, Arabia Saudí en contra.

Los rusos apoyan a al Asad, y los estadounidenses, que ahora bombardean a los yihadistas, están en contra.

La guerra cambia, va tomando una forma todavía más grotesca, pero no da señales de que vaya a acabar pronto.

Contenido relacionado