Colombia: el general de civil cuya captura puso en peligro el proceso de paz

  • Arturo Wallace
  • BBC Mundo, Colombia
Pie de foto,

Denunciada por las autoridades como un secuestro, la captura y retención del Brigadier General Rubén Darío Alzate (a la izquierda) puso en crisis al proceso de paz con las FARC.

Cuando Rubén Darío Alzate Mora fue interceptado por guerrilleros de las Fuerzas Amadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en el remoto departamento de Chocó no llevaba armas y vestía de civil.

Pero el general de 55 años, que se desplazaba por el río Atrato acompañado de un cabo del ejército y una abogada, terminaría siendo el oficial de mayor graduación jamás capturado por la guerrilla en los más de 50 años del conflicto armado colombiano.

Y en vísperas del segundo aniversario del inicio de las conversaciones entre gobierno y FARC en La Habana, el inesperado golpe obligaría a la inmediata suspensión del proceso de paz.

Pie de foto,

Alzate es el militar de más alto rango jamás en poder de las FARC.

Qué hacía un Brigadier General del ejército moviéndose por una "zona roja" sin escoltas, cuando su protocolo de seguridad demanda un mínimo de 80, es una pregunta que todavía no se ha podido contestar.

Pero es posible que en la misión, credenciales y experiencia del comandante de la Fuerza de Tarea "Titán" –desplegada en la zona desde enero de este año– esté la respuesta.

Aunque ciertamente estas también han alimentado la especulación.

31 años de servicio

Originario del vecino departamento de Valle del Cauca, Alzate Mora empezó su carrera militar luego de graduarse de la Escuela Militar de Cadetes General José María Córdoba en 1983.

Y en sus más de 31 años de servicio ha ocupado diferentes cargos en las Fuerzas Armadas colombianas, entre ellos el de comandante de su Grupo Antisecuestro y Extorsión (GAULA), lo que significa que no es ajeno a las labores de inteligencia.

Pie de foto,

Alzate tenía a su cargo la Fuerza de Tarea "Titán", que opera en el remoto departamento del Chocó, donde fue capturado.

Alzate también ha participado en diferentes cursos en contrainsurgencia en Estados Unidos y tiene una maestría por el Army War College, un centro de estudios avanzados de las fuerzas armadas estadounidenses.

Fue el propio presidente Santos quien, a inicios de año, le pidió a este antiguo miembro del Estado Mayor Conjunto, ascendido a Brigadier General en diciembre de 2011, que dejara las tareas administrativas –en ese momento la dirección de Proyectos Especiales del ejército colombiano– para asumir la jefatura de la fuerza de tarea para el Chocó.

Alzate Mora ya había acumulado amplia experiencia de combate.

Pero la comandancia de una Fuerza de Tarea –que tiene a su cargo la coordinación de los esfuerzos de la Armada, el Ejército, la Fuerza Aérea y la Policía colombiana– también requiere de algo más.

"Cercano a la comunidad"

"Su tarea es doble, general: es darles seguridad a los ciudadanos y crear las condiciones para que la prosperidad se pueda traducir en una mejor calidad de vida de todos", le dijo Santos a Alzate en ese momento.

Y muchos afirman que el talante del general, y su interés y capacidad para conectar con la comunidad, lo hacían perfecto para la misión.

Pie de foto,

Según su esposa, Alzate había hecho buenas migas con los pobladores de Chocó.

"Tenía algunas ideas importantes sobre cómo las fuerzas armadas debían desarrollar buenas relaciones con los colombianos más pobres", le dijo también a la agencia AP Adam Isacson, un experto en Colombia de Oficina de Washington sobre Latinoamérica (WOLA) que conoció a Alzate durante una visita al Chocó.

"Él es muy cercano a la comunidad del Chocó, él está trabajando mucho por la comunidad en su proyecto principal de ayudarle", fue, por su parte, la descripción de su esposa y madre de sus dos hijos, Claudia Farfán.

"A los que lo tienen que hablen con quien lo conozcan, que él es un ser humano maravilloso y yo sé que si lo conocen más no pueden hacerle nada malo", pidió además Farfán luego de que se hiciera pública la desaparición.

"El 'chacho' de la contrainsurgencia"

Las FARC, sin embargo, parecen tener otra opinión del militar colombiano, descrito como "el 'chacho' (la supuesta estrella) de la guerra contrainsurgente Imperial en Colombia" por una página afín a la organización.

"Son grandes las cuentas pendientes del general Alzate con la justicia popular. Seguramente su caso amerita un detenido examen en el que habrá que balancear muchas cosas", dijo el Bloque "Iván Ríos" de las FARC en el comunicado en el que admitió tener en su poder al oficial.

Aunque, para fortuna del proceso de paz, la comandancia de la organización guerrillera, decidió liberar, sin aparentemente mayores condiciones "a uno de los siete generales más importantes que hay en Colombia", en las palabras del negociador guerrillero Pablo Catatumbo.

Aunque el Senado colombiano ya informó que convocará al Brigadier General para que explique las extrañas circunstancias de una captura que no sólo lo puso en peligro a él, sino también al proceso de paz con las FARC.