Por qué Walmart fracasó en China

Walmart. Derechos de autor de la imagen Getty
Image caption Walmart comenzó su operación en China a fines de los 90 con fuegos artificiales.

El gigante de los supermercados Walmart es número uno en el máximo mercado del planeta, Estados Unidos, y tiene sucursales en 26 países con más de 800.000 empleados y 6.000 tiendas, pero su operación está afrontando dificultades en China.

Tras 18 años en el país, la empresa reconoció este año que China era uno de los mercados con peor desempeño.

El despido de unos 250 empleados y unos 30 ejecutivos para reestructurar la dirección no parecen haber arreglado las cosas.

Una investigación publicada en diciembre por la agencia de noticias económicas Bloomberg reveló lo que describe como cuestionables prácticas contables en que la compañía habría incurrido en años recientes para cumplir con las metas de venta.

Lea: El "efecto Walmart", ¿a precios más bajos mayor delincuencia?

Según John Ross, economista senior del Instituto Chongyang de la Universidad Renmin de Pekín, el problema de Walmart es el de muchos minoristas occidentales que operan en el país.

"Están usando el mismo modelo de su país de origen sin darse cuenta que tienen que adaptarlo. Asumen que China es un país con una gigantesca clase media que pronto va a ser igual que en sus países y no se dan cuenta de las características propias del mercado chino", señaló a BBC Mundo.

Dos ejemplos

En 2011 dos exitosas firmas estadounidenses – Home Depot and Best Buy – cerraron sus operaciones en China a seis años de abrir sus puertas con un fracaso que sorprendió a muchos analistas occidentales.

Home Depot es la compañía más importante de Estados Unidos para el mejoramiento del hogar, bricolaje y materiales de construcción.

Derechos de autor de la imagen Getty
Image caption Walmart explicó su apuesta por China con la palabra que abría y cerraba cualquier discusión económica de los 90: "globalización".

Con el boom inmobiliario chino de este siglo y las características del mercado local – la mayoría de las propiedades en China se venden absolutamente vacías, es decir, sin enchufes, cables, ventanas, puertas, etc – parecía una aventura comercial con un éxito asegurado.

Por su parte, Best Buy, especializado en productos electrónicos, había apostado a la nueva franja de consumidores medios-altos chinos, pero seis años más tarde solo dominaba un 1% del mercado.

"Es que la estructura de costos en China es totalmente diferente a la occidental. El DIY, es decir, Do It Yourself, hacer uno mismo ciertas cosas básicas de un hogar, no sirve porque todo se puede hacer por muy poco dinero con trabajadores locales. Otro rasgo son los grandes locales en las afueras con grandes playas de estacionamiento. Esto en China no sirve porque mucha gente no tiene coche o no puede llegar al lugar", indicó a BBC Mundo Ross.

Relaciones peligrosas

En el caso específico de Walmart su operación en China comenzó a fines de los 90 con fuegos artificiales.

En una década caracterizada por la euforia pos-muro de Berlín el mensaje de la empresa era optimista y visionario.

La cadena explicaba su apuesta por China, el gran mercado del futuro, con la palabra que abría y cerraba cualquier discusión económica de la época: "globalización".

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Walmart no es la única compañía estadounidense que ha tenido problemas para penetrar en el mercado chino.

Este 2014 ha quedado claro que la distancia entre retórica y realidad es gigantesca.

Lea: Por qué Walmart y Gap no firman acuerdo sobre industria textil en Bangladesh

A principios de año, en un país cada vez más obsesionado por la calidad alimentaria, la empresa tuvo un bochornoso escándalo en el que uno de los productos que vendía, la carne de burro Five Spice, mostró rastros de carne de zorro.

En el trimestre que finalizó en octubre reportó una caída de las ventas del 0,8% que atribuyó a las medidas de austeridad del gobierno y la "deflación".

La empresa responde

Los problemas de Walmart no se limitan a la caída de ventas.

Según la investigación de Bloomberg, el funcionamiento interno de la empresa enfrenta irregularidades.

"Estas prácticas que incluyen ventas al por mayor y operaciones fantasma hicieron que la situación de la empresa pareciera más fuerte de lo que era incluso cuando las ventas disminuían y el inventorio de productos no vendidos aumentaba", señala Bloomberg.

Según le indicó a BBC Mundo la portavoz de asuntos internacionales de Walmart, Marilee McInnis, la compañía toma seriamente este tipo de denuncias.

"Cuando nos enteramos de algún problema, incluyendo alegaciones sobre integridad financiera, actuamos rápidamente para investigar y remediar el asunto. En 2011 Walmart China reconoció discrepancias en el precio de los inventarios y luego de una nueva investigación se tomaron una serie de medidas preventivas, cambios en el liderazgo y acciones disciplinarias", indicó a BBC mundo.

De acuerdo a Bloomberg, la compañía está siendo investigada por el Departamento de Justicia estadounidense y la Securities and Exchange Commission (SEC), órgano regulador del mercado financiero de ese país, por posibles violaciones de la ley contra prácticas corruptas en el extranjero.

Lea: La ley que asusta a Walmart tras el escándalo de soborno en México

En cuanto al futuro en China las señales son contradictorias.

A principios de diciembre, la compañía señaló que eliminará unos 30 tiendas de las alrededor de 400 que tiene en el país, pero que al mismo tiempo se crearán unos 6.000 nuevos puestos con la apertura de 31 tiendas y centros de distribución.

Contenido relacionado